Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de viviendas se dispara en la provincia y alcanza niveles de 2007

El ahorro y los bajos tipos elevan la cifra de operaciones el primer trimestre por encima de las 12.000, un 52% más que el año pasado y un 28% más que antes de la pandemia

Ofertas en el escaparate de un inmobiliaria de la provincia. Axel Alvarez

El mercado inmobiliario alicantino registró un primer trimestre del año de récord. De acuerdo con las estadísticas del Colegio de Registradores, entre los meses de enero y marzo se vendieron en la provincia hasta 12.046 viviendas, lo que supone un incremento del 52% sobre las cifras del mismo periodo del año pasado y de más de un 28% sobre las que se daban antes de la pandemia.

De hecho, el aumento es tan significativo que hay que remontarse nada menos que 15 años, hasta el verano de 2007, antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, para encontrar una cifra más elevada de operaciones en un solo trimestre, de acuerdo con las mismas fuentes. Eso sí, con una notable diferencia: entonces buena parte de este "boom" lo protagonizaban las viviendas de obra nueva, que acaparaban cerca del 45% del mercado, mientras que en la actualidad la gran protagonista es la segunda mano, con un 88% de todas las transacciones que se registran.

A pesar de estas cifras, los profesionales del sector descartan, al menos por el momento, la existencia de una nueva burbuja y apuntan a la confluencia de varios factores para explicar este nuevo "boom" de compraventas, que empezó a notarse tras el fin del confinamiento pero que no ha dejado de acelerar su ritmo desde entonces.

Un cliente mira el escaparate de una inmobiliaria en Alicante. PILAR CORTES

"Hay demanda acumulada y los tipos de interés de las hipotecas aún están bajos, aún son accesibles, y la gente que tiene en mente comprar una casa quiere aprovechar antes de que suban", apunta la presidenta del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Alicante, Marifé Esteso.

Efecto covid

A esto hay que sumar el "efecto covid", es decir, la demanda generada por aquellos que decidieron cambiar de casa en busca de mayor comodidad y de una calidad de vida más elevada, tras pasar meses y meses encerrados en un piso demasiado pequeño. Una demanda a la que, además, desde el fin de las restricciones y la reapertura de todas las fronteras se ha sumado el regreso de los compradores extranjeros, que ni siquiera el estallido de la guerra ha logrado contener. Al contrario, como explica el socio director del Grupo Casamayor, Pedro Casamayor, el conflicto incluso ha provocado un aumento en la llegada de compradores de algunas nacionalidades que hasta ahora no eran tan habituales en la provincia, como son los polacos.

A todo esto hay que sumar también la existencia de una considerable bolsa de ahorro que no encuentra rentabilidad en los productos financieros y que ha vuelto a refugiarse en el ladrillo, en busca de una estabilidad que no ofrece la Bolsa ni otro tipo de inversiones. "Se está comprando mucho con intención de sacarlo al alquiler y conseguir una buena rentabilidad. Y no sólo por parte de clientes alicantinos, también están entrando muchos madrileños y de otras provincias del norte", señala el propietario de Ábaco Servicios Inmobiliarios, Juan Carlos Sempere, que recuerda que los precios actuales de los pisos y los elevados alquileres que se pagan permiten superar con relativa facilidad rentabilidades del 5%.

La conjunción de todos estos factores ha favorecido que, desde que la situación pandémica empezó a mejorar, sobre todo a partir del segundo trimestre del año pasado, la cifra de compraventas de viviendas en la provincia no haya dejado de remontar. Así, de 7.901 operaciones entre enero y marzo del año pasado se pasó a 8.280 en el segundo trimestre, que se transformaron en 9.925 durante los meses de verano y en más de 10.000 en el último trimestre del año.

Una cifra que de nuevo se batió en el arranque de 2022, con las citadas 12.046 operaciones. Esta cifra mantiene a Alicante como la tercera provincia con mayor volumen de transacciones de todo el país, sólo por detrás de Madrid, con 22.356, y de Barcelona, con 16.423. En toda España, en el primer trimestre del año se vendieron 164.299 viviendas, un 27% más que en el mismo periodo de 2021.

Del total de inmuebles vendidos, hasta 10.499 fueron de segunda mano, el 88% del total, frente a 1.547 viviendas de nueva construcción, que representaron el otro 12%.

Segundo trimestre

En cuanto a la evolución en el segundo trimestre, los profesionales consultados coinciden en que se mantiene un ritmo elevado de actividad en el mercado inmobiliario, con lo que probablemente se volverán a superar las cifras del inicio del año. Eso sí, en lo que no hay coincidencia es en la repercusión del endurecimiento de las condiciones financieras que ya han empezado a aplicar las entidades, ante la subida del euríbor. Así, mientras unos, como Pedro Casamayor, auguran cierto "enfriamiento" el mercado como consecuencia de los mayores intereses que deberán afrontar los compradores, otros como Juan Carlos Sempere opinan que las subidas aún no son suficientemente significativas para tener un impacto considerable.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats