Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reestructuración

Pizza Hut inicia el cierre de 24 tiendas en España y 300 despidos

Food Delivery Brands, la sociedad que gestiona también Telepizza, reestructura su negocio en la Península Ibérica

Un establecimiento de Pizza Hut. David Benito

Pizza Hut echa el cierre en España y la dirección de Mixor S.A. (que gestiona la marca en la Península Ibérica) ha iniciado los trámites para despedir a 300 trabajadoressegún confirma la empresa. Fuentes sindicales cifraron inicialmente los ceses en 500 afectados. La notificación el pasado 10 de julio del inicio de las negociaciones de un expediente de regulación de empleo (ERE) para finiquitar a toda la plantilla de establecimientos propios. El objetivo de la reestructuración es "impulsar la red de franquicias", según afirman desde la compañía. Mixor S.A. es la sociedad detrás del nombre comercial de Pizza Hut en España y propiedad de Food Delivery Brands, que gestiona otras marcas similares como Telepizza, Jeno’s Pizza y Apache Pizza. EL PERIÓDICO, diario integrante del grupo Prensa Ibérica al igual que este medio, ha remitido sus preguntas a la empresa sin obtener respuesta.

La compañía ha iniciado un proceso de reestructuración a nivel mundial que en España se saldará con la clausura de los 24 establecimientos propios, según la documentación preliminar que manejan las centrales. "La compañía ha decidido centrar su estrategia en España en un modelo operativo 100% franquicia, como ya aplica en otros países como en Portugal, para seguir expandiendo la marca a través de franquiciados con nuevos establecimientos en zonas más estratégicas, con locales adaptados a los nuevos hábitos de consumo. Esto implica el cierre de sus tiendas propias en España", afirman desde Food Delivery Brands.

Las conversaciones podrían comenzar a principios de julio y culminar en agosto. Queda por definir cómo será el calendario de cierre, si será progresivo o 'exprés'. En Cataluña, cuatro de estos están en Barcelona y otro más en Badalona y la cantidad de empleados en vías de ser cesados rondaría las 50 personas, según afirman fuentes de la UGT, que remarcan su rechazo a cualquier medida unilateral de la empresa y que suponga pérdida de empleo. "Exigiremos reubicar al máximo de gente dentro Telepizza", apuntan desde CCOO.

A nivel internacional, Food Delivery Brands es uno de los gigantes de los establecimientos de comida rápida, con 2.374 restaurantes repartidos en 32 países. La marca Pizza Hut nace en 1958 en Kansas (Estados Unidos) como una franquicia internacional y Food Delivery Brands es una de las compañías que explotan dicha marca. La mayoría de su facturación proviene del mercado latinoamericano y en Europa únicamente opera –hasta ahora- en España y Portugal. En 2018 firmó una alianza con Telepizza para repartirse el mercado ibérico. 

En vías de superar el covid

El covid ha pasado factura al grupo y ahora traslada esas pérdidas en despidos. La compañía cerró el ejercicio 2021 con unas pérdidas de 20,9 millones de euros. Números negativos, aunque unas pérdidas un 85% inferiores a las que registró en el 2020 y en vías de crecimiento de sus resultados.  

Los trabajadores estudian movilizaciones para oponerse al ERE que les ha presentado la compañía. Un sector complicado de organizar dado que las tiendas operan con poco personal -no suele haber más de 10 personas por tienda-, muy joven, con la gran mayoría de contratos a tiempo parcial y salarios anclados la mayoría en el salario mínimo.

No es la primera vez que entre la plantilla y Food Delivery Brands hay un choque frontal y las últimas subidas del salario mínimo interprofesional ya sacaron a parte de la plantilla a protestar. Concretamente en la división de Telepizza la dirección se negó a aplicar de manera automática la revisión de 735 a 900 euros aprobada por el Gobierno en 2019. Lo que se tradujo en movilizaciones de repartidores en Barcelona o Zaragoza. 

También copó titulares Telepizza cuando en 2021 el Tribunal Supremo vetó a la dirección de la compañía que geolocalizara a sus 'riders' mientras estos repartían. La intención alegada por la compañía era mejorar la calidad del servicio y la eficacia del mismo –al estilo de las aplicaciones como Glovo Uber Eats-, aunque los magistrados consideraron que el método era excesivamente invasivo para la privacidad de los trabajadores.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats