Encontrar un piso de alquiler en buenas condiciones y a un precio asequible empieza a ser misión casi imposible en la provincia. El aumento registrado en la demanda desde el final del confinamiento no ha estado acompañado por un incremento similar en el ritmo de salida de nuevas viviendas al mercado, lo que se ha traducido en un encarecimiento de las rentas que, además, se ha acelerado en el último año con la inflación.

Una situación de tormenta perfecta que ha llevado a que el coste medio del alquiler en la provincia se haya disparado hasta un 18,6% durante el último, de acuerdo con los datos facilitados por el portal Fotocasa, relativos al pasado de mes de mayo. De esta forma, el metro cuadrado se paga ya a 8,73 euros o, lo que es lo mismo, un piso de tres habitaciones y unos 80 metros cuadrados supone un pago mensual de casi 700 euros mensuales. Claro está, con notables diferencias entre las distintas poblaciones e, incluso, entre barrios, aunque lo cierto es que la subida es generalizada, según apuntan desde el portal y confirman también las inmobiliarias locales.

Con este incremento, Alicante se sitúa como la cuarta provincia donde más han subido los alquileres en los últimos doce meses, únicamente por detrás de Huelva, donde el aumento alcanza el 30,4%; Segovia, con un 10,7%; y Cuenca, con un 18,9%.

Una imagen de la ciudad de Benidorm, donde están los alquileres más caros de la provincia de Alicante. David Revenga

Por lo que respecta al resto de la Comunidad Valenciana, en la provincia de València los alquileres se han encarecido un 13,5%, aunque también es cierto que partían de un precio superior y ahora se sitúan en 10,27 euros por metro. Por su parte, en Castellón han subido un 12,3%, hasta los 7,3 euros.

El motivo de esta escalada que se registra en el alquiler en toda España hay que buscarlo en el aumento de la demanda y la reducción de la oferta disponible. Así, en el caso de la provincia de Alicante el volumen de personas que buscan una vivienda para alquilar se ha incrementado un 35% con respecto a 2019, mientras que el número de pisos que se ofertan ha descendido alrededor de un 50%, según apuntan desde Fotocasa.

Una tendencia que también confirman desde inmobiliarias locales, como el Grupo Casamayor. “Se alquila todo y el ritmo al que salen nuevas viviendas al mercado no compensa la demanda, lo que ha provocado que la cartera disponible sea cada vez menor”, apunta el socio director de esta firma, Pedro Casamayor.

A esto se ha unido el efecto de la inflación, que también ha llevado a que muchos propietarios aumenten las rentas en los nuevos contratos para evitar la pérdida de poder adquisitivo en los ingresos que obtienen de los inquilinos.

Municipios

En cuanto a las cuatro poblaciones de las que el portal inmobiliario ofrece información desglosada en su estudio, el mayor incremento de precio del último año se ha registrado en la ciudad de Alicante, donde la renta media que solicitan los propietarios se ha disparado un 24,6%, hasta situarse en 9,87 euros por metro o unos 790 euros por un piso de 80 metros.

Por su parte, en Benidorm se pagan ya 10,52 euros, un 16,1% más que hace un año, y eso que la estadística únicamente incluye el alquiler de larga estancia. Es decir, que no contempla la evolución de los precios de los apartamentos turísticos.

Evolución de los alquileres por municipios

Evolución de los alquileres por municipios David Navarro

Algo más moderadas son las subidas en Elche, donde, aun así, el precio medio de los arrendamientos se ha encarecido un 12,3% en los últimos 12 meses, hasta los 6,57 euros; mientras que en Alcoy han subido un 10,3% interanual, hasta los 5,56 euros, aunque en este caso en el último mes ha bajado el coste, de acuerdo con el portal.

A nivel nacional, los alquileres más caros se pagan en Barcelona, con una media de 15,71 euros por metros (1.256 euros para un piso de 80 metros), seguida por Gipuzkoa, con 15,56 euros (1.244 para un piso medio); y Madrid, con 14,74 euros (1.179 euros).