Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El calzado se resiste a la inflación

Los fabricantes de zapatos apenas han subido un 1,7% los precios durante el último año frente al aumento del 30,3% del conjunto de industrias

Una fábrica de calzado de Elche. ANTONIO AMOROS.

Ya sea por la caída de la demanda que provocó el confinamiento no se lo permite, porque se ha visto menos afectada por los incrementos de determinados suministros o, simplemente, porque ha sabido recortar otros costes, pero lo cierto es que la industria del cuero y el calzado es la que menos ha aumentado sus precios durante el último año en la Comunidad Valenciana. Apenas un 1,7%, de acuerdo con los datos del Índice de Precios Industriales que elabora el INE y que analiza la evolución del coste de los distintos productos en el momento en que salen de la fábrica, es decir, sin contar los gastos de transporte y comercialización o el IVA.

De esta forma, el aumento de tan sólo el 1,7% del calzado contrasta con el 30,3% que se ha encarecido el conjunto de la producción industrial valenciana o el 43,6% en que han subido los precios industriales en toda España. Una cifra en la que ha tenido una influencia decisiva la generación de energía, cuyos costes se han incrementado un 83,3% en el caso de la Comunidad Valenciana, y hasta un 113,6% si se mira la media nacional.

Sin embargo, lo cierto es que este mayor coste de la producción de energía -y, por tanto, del precio al que luego se venden la electricidad y los carburantes a los consumidores-, ya empieza a tener una clara repercusión sobre el resto de actividades. Así, el índice general sin contar energía también sube ya un 14,9% en la autonomía, lo que anticipa que la inflación seguirá siendo un problema durante algún tiempo.

Desde la patronal autonómica Avecal señalan que la contención de los precios del calzado se debe al "especial esfuerzo" que está realizando el sector desde hace meses, "asumiendo gran parte del encarecimiento de los costes productivos para no trasladarlos al consumidor". "Nos encontramos en un momento de contención e incertidumbre, que nos preocupa, porque los márgenes de comercialización se han reducido" asegura la presidenta de la asociación, Marián Cano, que también advierte de que la "situación va a ser insostenible en el tiempo" y no se podrá prolongar mucho más.

Las mayores subidas

Entre las actividades donde se registran las mayores subidas destaca la metalurgia, que se ve doblemente afectada por el uso intensivo de electricidad y la escalada de las materias primas, lo que provoca que los precios de sus productos al salir de las factorías sean un 51,2% más caros que hace un año. En el caso de la industria de la madera y el corcho -sin incluir la fabricación directa de muebles-, las tarifas ya son un 23% superiores a las de mayo del año pasado, mientras que la industria química cobra ahora un 22,6% más por sus productos.

En la misma línea, el papel cuesta un 19,6% más que hace un año y mientras que el conjunto de precios de la industria alimentaria -sin tener en cuenta las bebidas- se ha encarecido un 16,5%. Hasta un 14,7% han subido los productos de caucho y plástico, influidos por la cotización del petróleo, y un 11,1% los productos minerales no metálicos, lo que incluye tanto a la piedra natural del Vinalopó, como a la fabricación de productos cerámicos.

Por el contrario, además del calzado, también están logrando contener sus precios de fábrica otros negocios, como el del suministro y depuración de aguas, que tan sólo han elevado sus tarifas un 1,9% en la autonomía. Por su parte, la industria farmacéutica, que ha sido clave en la lucha contra la pandemia, sólo ha subido el conjunto de sus productos un 2,1%, mientras que la fabricación de bebidas lo ha hecho en un 4%.

Por su parte la reparación de maquinaria sube un 3,2% y la de productos informáticos, un 4,9%.

En el caso del textil, mientras que el conjunto de la industria -que incluye hilaturas y fabricantes de telas- ha incrementado el coste de sus precios un 13,9%, lo que es la confección de prendas de vestir apenas lo hace un 1,7%. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats