Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo salvará a la Comunidad de un retroceso en el crecimiento

El Congreso de la Economía, celebrado en Alicante, destaca la necesidad de gastar de forma eficiente los fondos europeos y reforzar la educación. Ximo Puig pone el énfasis en la autosuficiencia energética

23

V Congreso de Economía Valenciana en Casa del Mediterráneo Jose Navarro

El turismo va a resultar crucial para que la Comunidad no registre un retroceso en las previsiones de crecimiento de este año. Así se ha expuesto este martes en la primera jornada del V Congreso de la Economía Valenciana, celebrada en la sede de Casa Mediterráneo en Alicante, en la que los expertos han destacado la necesidad, para plantar cara a la crisis, de gastar de forma eficiente los fondos de recuperación que van a llegar de la Unión Europea y reforzar al mismo tiempo el sistema educativo. Por su parte, el jefe del Consell, Ximo Puig, ha puesto el énfasis en conseguir la autonomía energética a través de fuentes sostenibles y renovables.

El congreso ha sido convocado por la Generalitat y los agentes sociales, en colaboración con el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), constituyéndose como un encuentro económico que reunirá en torno a diferentes mesas de debate a representantes políticos, sindicatos, empresarios, sociedad civil y expertos para analizar la evolución de la economía valenciana durante los últimos 40 años, desde la aprobación del Estatuto de Autonomía de la Comunidad en 1982, además de evaluar los principales asuntos que preocupan a los ciudadanos y hacer propuestas de futuro. La sesión inaugural ha tenido lugar este martes en Alicante, y a la misma le seguirán, entre los meses de julio y noviembre, otras ocho que se celebrarán en Sagunt, Torrevieja, Requena, Vila-real, València, Gandia, Elche y Torrent. La clausura está prevista en el Palacio de Congresos de la propia València.

La directora general de Análisis y Políticas Públicas, Ana Berenguer, ha sido la encargada de abrir la primera sesión en Alicante, destacando que, pese a la complicada coyuntura actual de incertidumbre, la economía valenciana a experimentado mejoras como la reducción en siete puntos de la temporalidad en el empleo desde el inicio de 2022.

También han intervenido, a modo de bienvenida, el secretario de la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV) en Alicante, Rubén García, quien ha puesto en valor el diálogo social instaurado desde la pandemia y pedido medidas para impulsar la competitividad empresarial, así como los secretarios autonómicos de UGT y CC OO respectivamente, Ismael Sáez y Ana García, que han coincidido a la hora de reclamar que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo en el actual contexto de inflación y que se impulsen acciones para conseguir un cambio de modelo productivo.

Con todo, el congreso ha entrado en materia con la presentación del documento «La economía valenciana 40 años después del Estatuto de Autonomía de 1982», a cargo de Francisco Pérez, director del Ivie. De entrada, ha subrayado que el contexto actual es muy diferente, sobre la base de que la capacidad de generar renta ha mejorado al tiempo que la población crecía desde los 3,7 millones iniciales a los 5 millones actuales, y que los empleos también se han doblado, al pasar de 1,1 millones a 2,2. 

Con todo, ha llamado la atención sobre el hecho de que la renta per cápita haya mejorado en la Comunidad un 60%, pero alejándose de la media española y europea en este siglo XXI. La causa, destaca, han sido las perturbaciones registradas, que han propiciado que las mejoras de productividad y los salarios que han logrado otras economías hayan sido más intensas gracias a su mayor competitividad. Pérez, asimismo, ha destacado que durante este tiempo también se ha producido «una descentralización, pero no una desconcentración desde Madrid», enfatizando que la diferencia de renta entre los madrileños y valencianos ha pasado de 25 puntos a los actuales 35.

En este contexto, el director del Ivie se ha referido a tres grandes retos de futuro a lo que se enfrenta la economía valenciana. En primer lugar, hacer mayoritario un tejido productivo y un sector público apoyados en los activos que se basan en el conocimiento, como son el capital humano y tecnológico. En este sentido, ha insistido en la necesidad de hacerlo de forma rápida, contando para ello con los recursos que ofrece la UE para la transición digital.

El segundo de los retos es la sostenibilidad medioambiental del desarrollo autonómico, centrado en las energías renovables y una economía circular, y, el tercero, un crecimiento que ofrezca oportunidades a todos, teniendo en cuenta que las economías de mercado prosperan de manera irregular, sufriendo crisis y generando ganadores y perdedores.

Por su parte, el responsable de análisis económico de BBVA Research, Rafael Doménech, se ha referido a los problemas que presenta en estos momentos la economía internacional, como es un entorno global dominado por la geopolítica y donde la guerra ha agravado cuestiones como el alza de precios de la energía y las materias primas, una pandemia de la que siguen arrastrándose cuellos de botella en las cadenas de distribución, una ralentización del crecimiento económico que afecta principalmente a EE UU y China y una inflación que está obligando a los bancos centrales a elevar los tipos de interés.

Pese a todo este panorama, los estudios de BBVA Research apuntan a que el crecimiento del 4% previsto para este año en la Comunidad Valenciana se va a mantener, gracias en gran parte a a la buena campaña turística que se espera, que va a servir para compensar la desaceleración. «Hay más dudas respecto a lo que pueda pasar con el crecimiento del 3,3% previsto para 2023», enfatiza. Al buen funcionamiento del turismo, Doménech añade otros factores que pueden servir de colchón a la desaceleración, como son el exceso de ahorro de los ciudadanos en la pandemia y el buen uso que se pueda hacer de los fondos europeos.

El congreso ha vivido uno de sus momentos más animados con la mesa de debate moderada por la redactora jefa de la sección de Economía y Política de INFORMACIÓN, María Pomares. En la misma ha intervenido, vía telemática, Inmaculada Martínez-Zarzoso, economista y profesora de las universidades de Göttingen y Jaume I, quien ha expresado su preocupación por el aumento de la pobreza que se está registrando y la agudización de las desigualdades. En este sentido, propone un crecimiento sostenible que combata el cambio climático, una formación adecuada que permita cubrir las profesiones del futuro y potencie la inserción laboral de los jóvenes, y un empresariado que sepa valorar la capacitación superior con unos salarios adecuados que ayuden a retener talento. También apuesta por la relocalización de procesos productivos con socios fiables.

Por su parte, Antonio Roldán, director del Centro de Políticas Económicas de Esade y exdiputado del Congreso por Ciudadanos, se ha mostrado un poco más pesimista que el resto sobre la coyuntura actual y de futuro y ha animado a «no hacerse trampas al solitario. Estamos en una situación de fragilidad y no hay un árbol donde crezca el dinero». Así, ha coincido en la necesidad de una buena gestión de lo fondos europeos, al tiempo que ha planteado una reforma fiscal que consiga recaudar más ante la evidencia de que España recauda entre siete y ocho puntos menos que la media europea. También ha pedido una reforma de pensiones que garantice su viabilidad y ha propuesto al Consell un programa de tutorías individualizadas vía online para luchar contra el abandono escolar. Otra de sus apuestas sería destinar una parte de los fondos comunitarios a recuperar científicos de alto nivel.

La que más incisiva se ha mostrado en sus intervenciones ha sido Carmen Herrero, profesora emérita de la Universidad de Alicante y Premio Rei Jaume I 2017 en Economía. Tras destacar que «nos encontramos ante un cambio productivo similar a la revolución industrial», ha llamado la atención sobre el hecho de que en la actualidad convivan trabajadores no cualificados con empresas que necesitan cualificación. Así, no ha dudado a la hora de señalar que la Comunidad Valenciana se encuentra «fatal» en materia de educación, destacando que hay pocos niños en preescolar, malos resultados y alto nivel de abandono en los alumnos de entre 12 y 15 años y un bachiller con materias demasiado específicas. Respecto a la Formación Profesional dual, ha reclamado más compromiso de las empresas, en el sentido de que «no puede ser que consideren a los alumnos como aprendices subvencionados por el Estado, sino que tienen que verlos como aprendices a los que se quieren quedar». También ha tenido para las universidades, de las que ha dicho que «están encantadas de haberse conocido y no tienen ningunas ganas de cambiar nada».

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha sido el encargado de cerrar la primera sesión del Congreso de la Economía Valenciana. En su intervención, ha propuesto que la Comunidad lidere un "gran pacto por la energía" e incremente su apuesta por las renovables, sobre la base de que el objetivo de alcanzar la autonomía energética constituye una garantía para el mantenimiento del estado de bienestar. En este sentido, ha subrayado la capacidad para aprovechar los fondos europeos, señalando que el primer gran proyecto tractor que se va a desarrollar en este ámbito es la gigafactoría de baterías eléctricas de Sagunt. También ha planteado una intensificación de las políticas de impulso a la formación Profesional para incrementar la conexión de las empresas con el mundo académico.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats