El mercado laboral alicantino sigue en cifras de récord. La aceleración de la actividad económica, en general, y el inicio de la campaña turística o las fiestas de Hogueras, en particular, permitieron que durante el pasado mes de junio se crearan en la provincia 8.243 nuevos empleos, lo que sitúa el total de ocupados en la zona en 713.834, lo que supone un nuevo máximo histórico y ya son varios consecutivos.

De esta forma, el volumen de trabajadores con empleo ya supera holgadamente las cifras prepandemia –en junio de 2019 la cifra de ocupados era 676.262- pero también las que se registraban antes del estallido de la burbuja inmobiliaria.

Eso sí, el ritmo de avance se ha ralentizado algo con respecto a los meses anteriores, ya que en abril, coincidiendo con la Semana Santa y el fin de las restricciones al turismo extranjero llegaron a crearse 10.235 empleos, y en mayo fueron 9.156. Igualmente, también son inferiores a las registradas en junio del año pasado, en las que la Seguridad Social ganó de golpe 14.188 afiliados, aunque hay que tener en cuenta que entonces se venía de un momento de parón por la pandemia.

En cualquier caso, los 713.834 afiliados actuales supone que nunca antes había habido tanta gente trabajando en la provincia como en la actualidad. Como era de esperar, la actividad que más empleo generó durante el pasado mes de junio fue la hostelería, con casi 3.300 cotizantes más; seguida por el comercio, que sumó 2.735 trabajadores con respecto al mes de mayo. Por su parte, las actividades administrativas y de servicios a otras empresas, sumaron un millar de empleos más, mientras que la industria ocupó a 810 personas más y la construcción, a 712.

Entre las pocas actividades donde se redujo el número de ocupados destaca la educación que, como es habitual, con la llegada del verano reduce personal. En este caso, en 1.881 personas.

Por el lado del paro registrado, el número de desempleados inscritos en las oficinas del servicio valenciano de empleo, Labora, se redujo en 2.139 personas, hasta situarse en 141.283, lo que supone 33.443 menos que en el mismo mes del año pasado. El hecho de que el paro registrado baje menos que el volumen de empleo que se crea se debe a que no todas las personas que encuentran trabajo estaban inscritas en Labora, ya que muchos desocupados dejan de renovar la inscripción al finalizar las prestaciones. Además, hay que tener en cuenta los estudiantes o amas de casa que se incorporan al mercado laboral solo en determinadas fechas o los trabajadores que llegan de otras provincias para la temporada estival.

Una camarera atiende a los clientes en una terraza. AXEL ALVAREZ

Empleo fijo

Del mismo modo, como viene ocurriendo desde la entrada en vigor de la reforma laboral, los contratos indefinidos vuelven a superar a los temporales, a pesar del carácter estacional que muchos empleos tienen en estas fechas.

Así, según los datos del Ministerio de Trabajo, hasta el 56,4% de los 61.782 contratos laborales firmados en Alicante durante el pasado mes de junio tuvieron carácter indefinido, lo que supone 12 puntos porcentuales más que la media nacional. Si se comparan los datos con los del mes de junio del año pasado, el número de contrataciones fijas se ha multiplicado por más de seis, mientras que los contratos temporales se han reducido a la mitad.

En el apartado de valoraciones, sindicatos y patronal coinciden en calificar como positivos los datos, pero en lo que no se ponen de acuerdo es en cómo actuar para evitar que la inflación arruine esta buena racha en el mercado laboral. Así, CC OO y UGT insisten en la necesidad de subir salarios para evitar que el aumento de los precios merme la capacidad adquisitiva de las familias y eso se traduzca en una caída del consumo que frene la economía. "La relación entre aumento de la actividad económica y aumento del dinero disponible de las familias es claro. Si se quiere mantener esa productividad es fundamental, necesario y urgente aumentar los salarios", asegura el secretario de Empleo de CC OO en l'Alacantí-les Marines, José María Ruiz Olmos. "Pese a que se han adoptado medidas para paliar las tensiones sobre los precios energéticos, éstas no han sido todo lo efectivas que se esperaba", insiste Yolanda Días, desde UGT.

Por el contrario, desde la patronal CEV advierten de que el actual ritmo de creación de empleo "podría frenarse en los próximos meses debido al impacto de la incertidumbre generada por la guerra de Ucrania, a sus repercusiones sobre los elevados precios energéticos, y a las consecuencias que tendrán sobre el crecimiento económico". Por ello advierte del "riesgo de adoptar medidas que contribuyan a una espiral inflacionista o un aumento de los costes empresariales en la actualidad ya inasumibles para muchas empresas".

Para el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, los datos de desempleo de junio muestran "signos de fortaleza" en el mercado laboral y suponen el mejor resultado en un mes de junio desde el año 2008.

A nivel nacional, el número de parados registrados se redujo en 42.409 desempleados en junio, lo que situó el total de parados por debajo de los 2,9 millones por primera vez desde el otoño de 2008. Por su parte, la Seguridad Social sumó  115.607 afiliados en junio, cifra que representa el tercer mayor incremento para ese mes y con la que vuelve a marcar un récord con 20,3 millones de cotizantes.