Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Reyes Maroto: "Otoño e invierno lo vemos con preocupación, pero hemos tomado medidas"

El sector turístico Wse ha ido recuperando y ha cogido más impulso del que esperábamos", observa la ministra socialista, quien subraya que la inflación en el entorno europeo es lo que más inquieta al Gobierno

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. EP

La recuperación turística va viento en popa. ¿Cómo ve Mallorca? ¿Nos sobran turistas este verano? 

Tenemos un sector turístico que tiene una inercia muy buena desde el punto de vista de la recuperación. Empezamos enero con algunos nubarrones por ómicron, pero había un elemento de seguridad por la vacunación. Eso ha hecho que Balears, Mallorca y España sean uno de los destinos más deseados y mes a mes los datos revalidan el liderazgo internacional. Tenemos que mirar todos los indicadores para tener una evaluación correcta, no solo basados en el volumen sino también en el gasto. En junio Balears ha superado el de la prepandemia. Queremos turistas de mayor valor añadido y estancia media, y eso es lo que estamos viendo. La vía tiene que ser desestacionalizar el destino, las islas están abiertas todo el año y necesitamos reforzar productos turísticos distintos al sol y playa. Desde el Gobierno lo apoyamos con el programa Experiencias Turismo España, muy pronto conocerán los productos alternativos para que nos visiten turistas nacionales e internacionales.

 Carmen Riu siempre ha defendido que es necesario limitar el turismo en Mallorca; considera que en la isla hay un exceso de plazas, lo mismo se podría observar en Eivissa. ¿Algún otro hotelero le ha transmitido la misma preocupación?

Ahora mismo tratamos de recuperar el sector, después de dos años de pandemia y sufrir la ausencia de turistas. Es fundamental que se modernice y atraer a turistas de mayor gasto durante todo el año. En ese debate estamos trabajando no solo con las comunidades autónomas -las competentes en decidir qué modelo quieren- sino con el sector en el Consejo Español del Turismo. Hemos iniciado un debate para definir la hoja de ruta para 2030. Ahí van a salir cuáles son los riesgos como destino muy deseado y también las fortalezas. Antes de la medida de restringir, que quizás Carmen tiene más interiorizada, tenemos que repensar qué fortalezas tiene el destino y cuáles son sus debilidades. Junto con el incremento del gasto ha aumentado la estancia media un día, eso es un elemento muy positivo. Muchas veces faltan días para ver el destino y eso hace que se congestionen las grandes ciudades, y centros turísticos como Palma. 

Sigue creando polémica la oferta de alquiler turístico. ¿Desde el Gobierno se llegará a plantear la regulación de una actividad que irrita a los hoteleros y perjudica la convivencia?

Siempre hemos defendido que había que regular las viviendas turísticas. Creamos una mesa nada más llegar al Gobierno. La pandemia hizo que las prioridades fueran otras, pero volvemos a recuperar ese debate necesario. Se debe de regular incorporando también el debate europeo. Las directivas europeas no siempre ayudan y nosotros nos hemos comprometido a que en el segundo semestre de 2023, cuando España tenga la presidencia, podamos elevar este debate a nivel europeo para poder alinear las normativas, que es lo que a veces nos ha limitado poder poner control a las plataformas.

Este invierno la preocupación era la incertidumbre que podía generar la guerra de Ucrania para las vacaciones de verano. ¿Cómo evalúa el efecto del conflicto y la temporada?

En aquel momento había muchas dudas, lo cierto es que el sector turístico se ha ido recuperando y de hecho ha cogido más impulso del que esperábamos. Fuimos bastante realistas en nuestras previsiones y España se ha consolidado como uno de los principales destinos. Otoño e invierno lo vemos con preocupación, pero también habiendo tomado medidas. Hay confianza en los viajes, para eso es fundamental las medidas que hemos tomado y que atienden el problema de la inflación. Si las familias pierden poder adquisitivo pueden decidir prescindir del viaje. Para ello hemos hecho planes de choque movilizando 30 millones de euros, con el descuento a los carburantes y la bajada de más del 80% de la fiscalidad de la luz. Nos estamos preparando, la inflación es lo que más nos preocupa en el entorno europeo. Las reservas de momento van bien, no hemos visto efectos de la guerra, pero todos los planes de choque van enfocados a minimizar el efecto de la inflación. Queremos que el consumo no se vea afectado.  

El límite de 27 grados en el aire acondicionado está generando críticas entre restauradores, comerciantes y hoteleros. 

Intentamos tomar medidas lo más consensuadas posibles. Este es un compromiso que España asumió en la UE. Se nos exigía reducir el gasto energético un 15 % y conseguimos una excepción, con el 7%, por las fortalezas que tiene España (como isla energética, la red de gasificación y sobre todo la solidaridad con nuestros socios, fundamentalmente con Francia). Las dos únicas maneras de dar una respuesta al chantaje de Putin son ahorrar e invertir en eficiencia energética. Hemos reforzado las ayudas al sector terciario, ahora mismo hay 270 millones de euros, y estamos evitando ir a medidas más drásticas que otros países van a tener que tomar. El decreto tiene la suficiente flexibilidad para atender a las excepciones, pero esa regulación es necesaria.

La presidenta Ayuso ha llamado al boicot de las medidas de ahorro energético, cuando el presidente popular había propuesto un plan similar.

Bueno, ahí de nuevo lo que se ve es cómo se vuelven a enfrentar los líderes del PP con Feijóo. Ya pasó con Casado, vamos a ver cómo el señor Feijóo pone orden en casa. También en Murcia y el portavoz del PP amenazaban con no cumplir con estas medidas, y eso es no cumplir con Europa. España es un país solidario y nos hemos beneficiado de estar en la UE y España tiene que cumplir. Es siempre el no por el no, el negacionismo. Se negaron a los ERTE, a los ICO y pusieron en cuestión el estado de alarma. El Gobierno está para tomar medidas pensando en el interés colectivo, no en el individual. Y el PP piensa más en el interés partidista. Somos un gobierno que no improvisa.

«Si Feijóo no acaba con Ayuso, Ayuso acabará con Feijóo», afirmaba el periodista Ramón Lobo en Twitter, ¿lo comparte?

Como ministra prefiero ser más institucional. Lo que tiene que hacer el Partido Popular es pensar en España. El PP es necesario, la principal fuerza de la oposición. Tiene que pensar cómo puede ayudar a dar confianza a las incertidumbres del sector empresarial y las familias. El negacionismo es una forma de hacer oposición, pero no sabemos qué proyecto de país tiene Feijóo, como tampoco lo sabíamos con Casado.

¿En el PSOE están nerviosos por el resultado de las encuestas, sobre todo tras las elecciones andaluzas?

Las mejores encuestas son las urnas. Ha habido tres elecciones, cada una muy distinta: Andalucía, Castilla y León y Madrid. Casualmente elecciones que se han adelantado rompiendo gobiernos de coalición. El PSOE todavía no ha roto ninguno. Siempre tratan de generar inestabilidad, pero somos un gobierno progresista que se ha enfrentado a dificultades enormes y siempre ha estado por encima pensar en los españoles que en las diferencias puntuales. Lamentablemente en Castilla y León ha entrado Vox, creo que el PP se va a arrepentir de esa coalición. Ya lo estamos viendo, en sus cien días lo único que vemos es involución (recortes en fondos para violencia de género o la mala gestión de los incendios). Ellos ven una España en blanco y negro, nosotros la vemos de color. Trataremos en el año que resta para las elecciones autonómicas y municipales generar ilusión. 

Vuelven los viejos problemas de Mallorca y Eivissa: el turismo de borrachera y las muertes por balconing. 

Se están haciendo esfuerzos y desde el Gobierno estamos ayudando a poner límites al turismo de excesos. Hay una parte muy importante de concienciación y hay que seguir reforzando, como hacemos con los accidentes de tráfico. El sector privado y los turoperadores también son competentes en poner límites. No debería ser lo que vendemos fuera para que el turista tenga una de las mejores experiencias . El elemento de fidelización es fundamental, España tiene un 40%, queremos más y ese turismo hay que acotarlo para que no esté en el debate y hablemos de las fortalezas de las islas.

 Se extienden los pinchazos a mujeres en el ocio nocturno, con casos también en Mallorca y Eivissa, ¿qué podemos hacer ante este fenómeno?

Me comentaba la delegada del Gobierno que han tenido una reunión para analizar dónde se produce y cómo se puede prevenir. Es una violencia de género distinta, primero es la prevención y cuando se produce, si se constata que hay delito, la ley está para proteger a las mujeres.

Menudo verano de caos aéreo, en España no al nivel los aeropuertos europeos. ¿Por qué no se ha terminado con la precariedad de los trabajadores de las low cost, que incluso incumplen la normativa laboral?

Matizo, habláis de caos pero hay hechos puntuales, por las huelgas, pero nada que ver con otros aeropuertos. Nosotros no hemos perdido trabajadores, se les protegió con los ERTE y eso ha hecho que estemos en mejores condiciones. Estamos trabajando con Transportes para que las empresas renueven los convenios en el caso que sea necesario. La legislación laboral está para cumplirse, antes de la reforma laboral y si cabe ahora más, sobre todo en el sector turístico, donde había un mayor abuso de la temporalidad. Apelamos a la responsabilidad de sindicatos y patronales para que encuentren solución a los conflictos y que no repercutan en los viajeros.

El sector ha sufrido para completar plantillas. Señalan a la Administración para que resuelva ese problema estructural. ¿Ellos también son responsables ante esta problemática?

Es un problema estructural que ya teníamos antes de la pandemia. Lo tenemos que resolver ente todos y ver por qué no tenemos perfiles adecuados para cubrir los puestos de difícil ocupación. ¿Qué podemos hacer desde la Administración? Sobre todo formación e incentivos para que la contratación sea más fácil. En hostelería y restauración estamos trabajando con la patronal en el carnet profesional. Las empresas tienen que poner también de su parte definiendo los perfiles profesionales de difícil ocupación. También hemos mejorado el reglamento para poder traer población extranjera para determinados puestos.

El paro ha subido. 

Mi visión, quizás porque soy experta en mercado laboral, es distinta a la alarma. Hay que mirar siempre la tendencia. El sector turístico siempre compensa a otros en verano, fundamentalmente en educación -la figura del interino todavía está muy presente-. Este año se han adelantado las contrataciones en turismo, desde abril, y la estabilización de las plantillas por la reforma laboral ha hecho que por primera vez este sector no compense la pérdida de educación en julio. Vamos a ver la tendencia. De momento me quedo con dos datos extraordinarios, un paro por debajo de 3 millones y más de 20 millones de afiliados a la Seguridad Social.

Los hoteleros están en pie de guerra por los viajes del Imserso. ¿Tienen razón al reclamar a la ministra Belarra que suba precios? 

Quiero trasladar la confianza en el programa, está garantizado; Feijóo en una visita a Benidorm generó un poco de ruido. Tiene que tener mejoras en los dos ámbitos: mejorar la experiencia -los pensionistas no son los de hace veinte años- y las reclamaciones del sector. Espero que se pueda crear el grupo de trabajo que he reclamado. Pero el problema no es solo del diseño del Imserso, el programa tiene que ver también con los intermediadores (las UTE), son los que licitan al programa y muchas veces van a bajas que no son necesarias. El año pasado salió con un 13% de crecimiento de precios y los programas que presentaban no incorporaban ninguna subida. Las UTE son parte también de la solución. Tenemos que intentar definir un precio justo.

¿Con la escalada inflacionista, peligra la recuperación turística en 2023?

Ante la incertidumbre siempre tenemos que tener propuestas. Por eso siempre uso la palabra confianza. Aquí no cabe no hacer nada, esa es la postura del PP para desgastar a este Gobierno. Hay que buscar soluciones. Si la ciudadanía ve políticas eficaces va a seguir viajando y consumiendo. Con los fondos europeos hemos visto un montón de proyectos que se han presentado. En cuanto a la famosa petición del PERTE turístico creo que 3.400 millones (en tres años) que estamos volcando es suficientemente importante para poder hablar de un PERTE, pero estoy dialogando para ver qué más podemos hacer en eficiencia energética o inversión en destinos pioneros. El año pasado autorizamos 916 millones de euros, este año vamos a ejecutar 1.413 millones. En tres o cuatro años vamos a ver realmente cambios en calidad, sostenibilidad, innovación... El sector se queja, pero está viendo cómo hay oportunidades y siempre ha estado a la vanguardia de los cambios. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats