El autoconsumo solar se dispara en Alicante con más de mil nuevas instalaciones al mes

Solo en el primer semestre ya se han ejecutado más proyectos que en todo el año pasado

Trabajos para instalar una cubierta fotovoltaica en una firma de la provincia.

Trabajos para instalar una cubierta fotovoltaica en una firma de la provincia. / Información

David Navarro

David Navarro

La fiebre por las placas fotovoltaicas no cesa. A medida que se prolongan los elevados precios de la electricidad y sin visos de que la situación se normalice, cada vez son más las empresas y particulares de la provincia que recurren al autoconsumo solar en un intento de contener la factura mensual, que se mantiene en niveles insostenibles para muchos negocios y familias.

Las cifras son elocuentes. De acuerdo con el último balance de la Conselleria de Economía Sostenible, solo en los primeros seis meses de este año se han dado de alta 5.174 nuevas instalaciones en la provincia, más que todo el año pasado, cuando sumaron 4.709. Pero es que la tendencia no deja de acelerarse, como se comprueba si se analizan los datos trimestrales por separado. En el primer trimestre se inscribieron 2.067 instalaciones, mientras que entre abril y junio fueron 3.107. Es decir, más de mil nuevos proyectos cada mes.

"Es la respuesta natural de los consumidores ante la subida de la electricidad. Pero no hay que equivocarse, esto ha venido para quedarse y pronto será raro ver un tejado o la cubierta de una fábrica sin placas", asegura el presidente de la Asociación Valenciana de Energías Renovables (Avaesen), Marcos J. Lacruz.

Con los precios actuales, los plazos de amortización son cada vez menores, hasta el punto de que en las instalaciones industriales puede recuperarse la inversión en apenas un año, según explica el CEO de Cubierta Solar, Luis Navarro. "Es ya un tema de supervivencia para muchas empresas. Aunque pueda pagar las facturas de las eléctricas, quien no tenga placas será menos competitivo porque sus costes serán mayores", asegura el especialista. En el caso de los particulares, los plazos se sitúan entre los dos y tres años.

El incremento de las nuevas instalaciones es aún más llamativo si se tienen en cuenta los múltiples problemas que afrontan las compañías del sector, que se han visto afectadas por los retrasos en los suministros –que llegan mayoritariamente desde Asia- y, sobre todo, la falta de mano de obra especializada. Es decir, que el ritmo podría haber sido aún mayor. Además, hay que tener que durante la pasada primavera llovió más días de lo habitual en la provincia, lo que también supone un obstáculo a la hora de realizar este tipo de trabajos, ya que la normativa de prevención de riesgos laborales obliga a suspenderlos en estas circunstancias.

Potencia instalada

Con las altas de este año, en total en la provincia ya hay registradas 11.861 instalaciones de autoconsumo solar, que suman una potencia total de 109,7 megavatios. Es decir, que generan el equivalente a la energía que consumen unos 70.000 hogares.

De esa cifra, hasta 10.287 se corresponden con instalaciones para dar suministro a viviendas, mientras que el resto -1.574- se corresponde con instalaciones industriales y de otro tipo de empresas, edificios públicos, garajes, bombas de extracción o elevación de aguas y hasta un proyecto para proporcionar energía a un ascensor, según los datos de la Conselleria. Claro está, que si lo que se mira la potencia las cifras se invierten, ya que las instalaciones industriales son de dimensiones mucho mayores.

Al respecto, tanto el presidente de Avaesen, como el CEO de Cubierta Solar denuncian las trabas que existen para que las grandes instalaciones puedan verter sus excedentes a la red y obtener una compensación por esa energía, lo que supone desaprovechar la electricidad que generan las placas de muchas empresas durante los fines de semana o en horarios en los que no trabajan. Así muchas firmas empiezan a instalar también baterías para no perder esta energía y reforzar su independencia energética.

Por municipios, Elche se mantiene a la cabeza como la población de toda la Comunidad Valenciana con mayor volumen de instalaciones en funcionamiento, con un total de 905; seguida por Alicante, con 761; y Orihuela, con 653. También destacan las cifras de Xàbia, con 548 cubiertas; y San Vicente del Raspeig, con 511.

Desde la Conselleria señalan que el impulso al autoconsumo es uno de los "pilares fundamentales" para conseguir la transición energética hacia un modelo de energías limpias. Por eso, y ante el contexto actual, que se ha visto agravado por la guerra en Ucrania, el departamento que dirige Rafa Climent ha solicitado al Ministerio para la Transición Ecológica la ampliación del presupuesto que tiene asignado el Ivace para fomentar el autoconsumo en 50 millones adicionales a los 40 que ya tenía concedidos.

Atasco en la tramitación de las plantas solares

En contraste con la agilidad con la que están proliferando las instalaciones de autoconsumo, desde Avaesen alertan de los retrasos que acumula las tramitaciones de las plantas solares competencia de la Generalitat, que son aquellas de una potencia máxima de 50 megavatios. Es decir, las de tamaño pequeño y medio. «En el primer semestre apenas se han conectado a la red tres megavatios en toda la Comunidad Valenciana, frente a los cerca de 700 de Castilla-La Mancha», denuncia el presidente de la patronal, que alerta, además, de la caducidad de los puntos de enganche a la red que estos proyectos tienen asignados.

Además, los empresarios locales también temen que las grandes plantas, que dependen del Gobierno central para su aprobación, se adelanten y copen el espacio disponible para este tipo de infraestructuras, tras la limitación impuesta por el Consell de que no puedan ocupar más del 3% de un término municipal.

El propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, reconocía este miércoles que la tramitación de estos expedientes «debe mejorar», durante un foro organizado por Europa Press, en el que recordaba los esfuerzos que ya está haciendo la Administración autonómica para conseguirlo. Así, entre otras iniciativas, ha citado el decreto que ha aprobado el Consell y que reduce a 10 meses el tiempo de tramitación de los proyectos, y que abre la vía de urgencia para las instalaciones de menos de 10 hectáreas. Además, según ha afirmado, se ha duplicado el personal dedicado a la tramitación de estos proyectos para tratar de acelerarlos. La Generalitat tiene 452 plantas en tramitación.

Suscríbete para seguir leyendo