Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis energética

Galicia duplica las importaciones de gas y petróleo desde Rusia en plena guerra

Las compras de combustible al país alcanzan los 190 millones de euros, el importe más alto desde 2012 | Es el cuarto mayor suministrador este año tras EE UU, México y Libia

Las empresas gallegas duplican las importaciones de petróleo y gas a Rusia. CHRISTIAN HARTMANN

Hace un par de semanas ya que los depósitos de gas de la Unión Europea están por encima del 80%, el objetivo que las autoridades comunitarias y los Veintisiete marcaron inicialmente para noviembre en el plan de urgencia para reforzar las reservas ante el más que probable corte del abastecimiento desde Rusia. Las entregas a través del Nord Stream 1 que circula bajo el mar Báltico hasta Alemania siguen a cero y, de momento, se mantiene el suministro vía Ucrania. El gigante Gazprom, de titularidad estatal y controlado por el gobierno de Putin, anunció el pasado lunes el envío de 42,4 millones de metros cúbicos. Van 210 días de guerra. Nadie sabe cuándo el grifo se cerrará definitivamente. Preocupa la dureza de las temperaturas en invierno, mientras la demanda de gas para la producción de electricidad se dispara por el freno de las renovables a causa de la sequía. Galicia, con una de las regasificadoras de España y dos ciclos combinados, se suma a la fiebre del acopio energético y a las compras a Rusia.

La factura de las empresas gallegas en combustibles y aceites minerales fósiles ascendió a 3.056 millones de euros entre enero y julio, un 135% más que en el mismo periodo del ejercicio pasado, según los datos publicados ayer por la Secretaría de Estado de Comercio. El gasto se dispara porque aumenta el volumen de las importaciones (37%) y, sobre todo, por el fortísimo encarecimiento de los precios. Entre las partidas destacan los aceites crudos de petróleo (2.197 millones de euros), los aceites de petróleo (447 millones) y el gas (183 millones), que registran alzas del 126%, 107% y 722%, respectivamente. El encendido temporal de la térmica de As Pontes para ampliar el mix eléctrico provoca la reaparición de la hulla en la lista de la compra de combustibles de la comunidad: 42,3 millones de euros, veinte veces por encima de los niveles de 2021.

En un claro intento de garantizar el suministro y arañar el mejor precio posible, las empresas gallegas diversifican al máximo sus mercados de importación. Compran combustibles fósiles en un centenar de países hasta julio, frente a la treintena del año anterior. El saldo con Estados Unidos alcanza los 1.058 millones de euros y representa más de un tercio del total de operaciones. Le sigue México, con el 13,3% (406 millones), y Libia, el 9,5% (291 millones).

El cuarto país que más vende a Galicia es Rusia: 190 millones de euros, el doble que en los siete primeros meses de 2021 y el mayor importe desde 2012. Unos 121 millones de euros se destinaron a adquisiciones de gas y los otros 68,4 millones a aceites de petróleo. La invasión a Ucrania y las primeras sanciones impuestas desde Bruselas frenaron en seco el tráfico comercial de Galicia con el ejecutivo de Putin, pero en julio, el último mes incorporado al balance del mercado exterior, el flujo solo en combustibles rondó los 152 millones de euros.

Pero hay más productos ahora mismo en la cesta. Galicia importó de Rusia a lo largo de este año unos 12,4 millones de euros en pescados y crustáceos; 5,1 millones en residuos de la industria alimentaria; 32,6 millones en abonos; y alrededor de 2,2 millones en madera y sus manufacturas.

A pesar de la enorme subida en el coste de las importaciones por culpa de la energía, la comunidad mantiene todavía un superávit comercial de casi 1.700 millones de euros porque también crecieron con intensidad las exportaciones (29,4%). Las ventas de las empresas gallegas en el exterior aguantan en récord en medio del huracán inflacionario y la incertidumbre económica: 16.919 millones de euros. El textil confirma su buena racha –52% de alza en prendas de punto y 67% en el resto–; la pesca eleva sus exportaciones el 26%; y caen el 7,8% las de la automoción por la estocada de la falta de chips

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats