Textilhogar ha duplicado los visitantes profesionales, hasta situarse por encima de los 3.000, en su regreso a Feria Valencia después de cinco años en Madrid y dos de ausencia por la pandemia. Las empresas participantes están satisfechas con el ambiente de compra registrado a lo largo de los últimos cuatro días, a la espera de lo que pueda suceder en esta recta final de año, que se presume complicada.

El presidente de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval), Pepe Serna, ha destacado que todo ha resultado positivo. Empezando por el número de expositores, que ha crecido un 20% hasta reunir a 82, y continuando por la asistencia de compradores, de los que un centenar han sido internacionales. Según sus palabras, "las caras son de satisfacción, porque la gente tenía ganas de volver a la normalidad tras la pandemia y se ha notado".

Respeto al regreso a Valencia, Serna no tiene dudas a la hora de señalar que "hemos acertado. En su momento tuvimos que marcharnos a Madrid para mantener la masa crítica de empresas, dado que aquí no se vendía nada como consecuencia de la crisis. Pero la vuelta ha sido muy positiva, como hemos podido comprobar".

Respecto a lo que pueda suceder en el futuro, el presidente de la patronal destaca que "hay incertidumbre por la guerra de Ucrania y las empresas que se han visto obligadas a recurrir a ERTE por los precios energéticos. Pero aquí no se ha hablado de eso, porque el mundo continúa girando".