Representantes de UGT, Alta, CGT, Intersindical, CIG, Ela y LAB se han concentrado este martes frente a la sede social de Banco Sabadell, en la avenida de Óscar Esplá de Alicante, para denunciar las condiciones laborales que sufre la plantilla tras los últimos recortes de personal acometidos por la entidad. Unos recortes que supusieron la salida de cerca de 3.400 empleados –el 22% del total- en poco más de un año.

Además, también reclaman una mejora de las retribuciones que compensen la subida de la inflación, sobre todo ante la mejora de los beneficios que el sector financiero va a registrar gracias a la subida de los tipos de interés.

Los sindicatos convocantes reúnen alrededor del 40% de la representación de los trabajadores del Sabadell, mientras que CC OO, La Federación y Cuadros GBS, que suman el resto de representación, se han desmarcado de la protesta.

Desde la plataforma que impulsa la movilización pretenden poner de relieve la sobrecarga de trabajo que sufren los trabajadores, especialmente desde que se completaron las salidas pactadas en el último ERE a principios de este año. "El trabajo es el mismo o más, porque por suerte la actividad del banco está creciendo, pero la plantilla es mucho más reducida", explican desde la coordinadora sindical.

Según apuntan las mismas fuentes, desde el banco se aseguró a los trabajadores que la reducción de la plantilla se compensaría gracias a la digitalización, pero, los convocantes aseguran que "gran parte de la clientela no está preparada todavía para asumir los nuevos procesos, por lo que ese traspaso de la carga de trabajo no se ha producido, y recae en la plantilla".

Así, denuncian la existencia de un "caos organizativo" que está perjudicando la salud de los empleados y señalan que la concentración de este martes es el primer paso dentro de una estrategia de movilización que incluirá paros en el futuro, si desde la dirección del banco no se atiende a sus peticiones.

Desde el punto de vista salarial, los siete sindicatos que han participado en la protesta exigen una subida de las retribuciones ante la elevada inflación que se registra, y aseguran que un grupo numeroso de trabajadores llevan casi una década con los salarios congelados. En gran parte se trata de antiguos empleados de la CAM a los que el banco ofreció determinados pluses o aumentos de sueldo en su día por ocupar determinados puestos y que no se han beneficiado de las subidas posteriores pactadas en convenio, que la entidad ha compensado y absorbido en sus nóminas.

Por su parte, desde la dirección del Sabadell han señalado "que sigue manteniendo de forma permanente un diálogo abierto con los sindicatos con el objetivo de llegar a acuerdos en beneficio de todas las partes".