Nuevo récord del gasto en pensiones en Alicante. La Seguridad Social ha destinado este mes de enero hasta 342 millones de euros al pago de las más de 332.000 prestaciones contributivas en vigor en la provincia, un 11,3% más que en el mismo mes del año pasado, según los datos que ha publicado este martes el organismo público. Una cantidad que, más allá del debate sobre la sostenibilidad del sistema, supone una importante inyección de fondos para la economía local, que contribuye decisivamente a mantener los niveles de consumo, tal y como recuerdan los expertos.

Este aumento de la nómina de las pensiones en Alicante –superior al registrado a nivel nacional, que fue del 10,7%- es fruto tanto de la revalorización de las cantidades medias que reciben los beneficiarios, como del aumento de éstos últimos. Así, tras la revalorización del 8,5% aprobada por el Gobierno y el mayor importe de las nuevas prestaciones, la pensión media crece hasta un 9,74% en la provincia y se sitúa por primera vez por encima de la barrera psicológica de los mil euros. En concreto, en 1.029,06 euros.

Un importante avance que, eso sí, no sirve para recortar distancias con el resto del país, ya que los pensionistas alicantinos aún cobran un 13,5% menos que la media nacional, lo que supone una diferencia de unos 160 euros al mes. En este sentido, los alaveses se mantienen como los pensionistas con la mensualidad más alta, con 1.498 euros de media, mientras que los orensanos reciben la cantidad más baja, apenas 880 euros.

Turistas mayores en la ciudad de Benidorm. David Revenga

Una diferencias que, como recuerda el economista y catedrático emérito de la Universidad de Alicante (UA) Ignacio Jiménez Raneda, no son sino el reflejo de las diferencias salariales y de ingresos que persisten entre las distintas zonas del país, en función de su modelo productivo y de los sectores que más predominan en cada una de ellas, aunque atenuadas por la existencia de pensiones mínimas y máximas, lo que confiere al sistema "cierto carácter redistributivo".

En el caso de Alicante, el importe de las prestaciones se ve afectado por la existencia de sectores muy estacionales, como el turismo, el turrón o el calzado, en el que muchos asalariados no trabajan todo el año, lo que reduce sus carreras de cotización. Por el contrario, el peso de los sectores más avanzados, como el de las nuevas tecnologías, donde se pagan los sueldos más elevados, aún es muy reducido en el conjunto de la economía local, lo que también determina un menor nivel de renta, que se acaba trasladando a las prestaciones públicas al llegar el momento del retiro, como no se cansan de repetir los sindicatos para reclamar mejoras en este terreno.

A este mismo respecto, cabe destacar que hasta el 27,1% de las pensiones de la provincia –más de cinco puntos más que a nivel nacional- incluyen complementos a mínimos, el suplemento que paga la Seguridad Social cuando en base a las cotizaciones abonadas por el beneficiario a lo largo de su vida, la cantidad resultante se queda por debajo de la pensión mínima establecida por ley. Un porcentaje que en el caso de las mujeres alcanza el 32,7%.

Por tipo

Por tipo de pensión, las pensiones más elevadas son las de jubilación, con un importe medio de 1.166 euros en la provincia. Le siguen las de incapacidad permanente, con 1.015 euros; las de viudedad, con 767; las prestaciones en favor de familiares, con 670; y las de orfandad, con 420 euros.

Junto con el aumento de la cantidad media, otra parte de la subida de la nómina global de las pensiones en la provincia se debe al propio aumento del número de prestaciones que abona la Seguridad Social en Alicante, que este mes de enero alcanza las 332.539. Son 4.786 más que hace un año, lo que supone un incremento del 1,46%, bastante por encima del 0,88% en que ha aumentado la cifra en el conjunto del país.

Jiménez Raneda destaca la importante inyección que suponen las pensiones para la economía local y destaca, además, que su mejora contribuirá a mantener e incrementar también los niveles de consumo en la zona, ya que este colectivo destina a gasto directo una mayor proporción de sus ingresos de lo que lo hacen, por ejemplo, las rentas altas, donde la cantidad destinada a ahorro es mayor.

De mantenerse las cifras actuales, las pensiones contributivas representarán este año un flujo de cerca de 4.800 millones de euros para la economía provincial, lo que supondrá un nuevo máximo.

Dos jubilados juegan un partida de ajedrez. David Revenga

Una reforma pendiente del acuerdo entre los socios de Gobierno

Tras el cambio en el sistema de revalorización, el Gobierno tiene pendiente la segunda parte de la reforma de las pensiones que prometió a Bruselas a cambio de los fondos de recuperación y que tendría por objetivo hacer más sostenible el sistema. Una reforma que mantiene enfrentados a los socios de la coalición que forman parte del Ejecutivo. El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá ha planteado elevar de 25 a 30 los años que se tienen en cuenta para el cálculo de la pensión, descartando los dos peores, un planteamiento que rechazan de plano desde Podemos, que lo considera un recorte de las prestaciones. Escrivá, sin embargo, asegura que beneficiaría al 30% de los futuros jubilados y que el número de perjudicados, por el contrario, sería mucho menor. De momento, con los últimos datos, en el caso de Alicante la proporción de trabajadores en activo por cada pensionista se sitúa en el 2,36%, por encima del nivel que garantiza la sostenibilidad teórica del sistema. El problema se dará en los próximos años, a medida que alcancen la jubilación los miembros de la generación del "baby boom".