¿Cómo los ingenieros técnicos aplican la Inteligencia Artificial a la ciudad?

El Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas de Alicante celebró las «II jornadas de Ingeniería Civil. Zona de Bajas Emisiones. Inteligencia Urbana» el 23 y 24 de marzo

De izquierda a derecha, Lina María Gaviria Orjuela, Eduardo Francisco Vílchez López, Salvador Ivorra Chorro y Virgilio Gilart Iglesias.

De izquierda a derecha, Lina María Gaviria Orjuela, Eduardo Francisco Vílchez López, Salvador Ivorra Chorro y Virgilio Gilart Iglesias. / r.e.

Lola Pérez

Lola Pérez

El Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas de Alicante celebró durante los días 23 y 24 de marzo las «II Jornadas de Ingeniería Civil. Zona de Bajas Emisiones. Inteligencia Urbana», en el salón de actos de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante.

Un evento presencial y en streaming, que contó con la inestimable apertura de Lina María Gaviria Orjuela, directora del Centro de Gestión del Tráfico de Levante del Ministerio del Interior; de Virgilio Gilart Iglesias, director de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad de Alicante; de Salvador Ivorra Chorro, vicerrector de Infraestructuras de la Universidad de Alicante; y, por supuesto, del decano del CITOP Alicante y organizador, Eduardo Francisco Vílchez López.

Con gran asistencia de público, la segunda edición de estas jornadas se ha enfocado en el uso de las nuevas tecnologías en la gestión de servicios básicos urbanos y siempre desde la perspectiva de la ingeniería civil. Durante el evento se han analizado ámbitos muy concretos y especializados de la profesión gracias a la participación de destacados ponentes y de entidades de primer orden. Así, las jornadas han estado respaldadas por la Escuela Politécnica Superior y por la Universidad de Alicante, por PMUS&Civil, TEVA, FOPA (Federación de Obras Públicas y Auxiliares de la Provincia de Alicante), SRS, Consultoría de Ingeniería Civil, Lector Vision, EUROMA, Bosch y PTV Group.

Tal y como explica Jesús Alba López, ingeniero civil y CEO de la empresa de movilidad e ingeniería PMUS&Civil, en estas sesiones técnicas, los profesionales han encontrado «una demostración de la tecnología que ahora mismo se está utilizando en gestión de infraestructuras, especialmente vinculadas con la ciudad». Todo ello, dentro del papel de la ingeniería, que tal y como destaca Alba, «es adaptarse a las nuevas necesidades que tiene la movilidad ligada a los ámbitos urbanos, con la generación de modelos de todo tipo: de tráfico, de emisiones, de contaminación, de ruido… Y conocer todas las aplicaciones que van a suceder ya, especialmente en ámbitos de Zonas de Bajas Emisiones en ciudades de nuestro entorno».

Y, en ello precisamente, se han centrado estas jornadas. En primer lugar, con un completo análisis de las Zonas de Bajas Emisiones en Alicante, Benidorm, Elche y Londres, en el plano internacional. Por otro lado, con el estudio concreto de la gestión de ámbitos como el ciclo hídrico, de cámaras urbanas, de aparcamientos, de tráfico y de adecuación a las necesidades de la logística actual.

Por último, las sesiones han terminado con el estudio de la aplicación de la Inteligencia Artificial en la ciudad, lo que se define como Inteligencia Urbana, concepto que ha dado nombre a esta segunda edición de las Jornadas de Ingeniería Civil de la Zona de Alicante del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas.

A través de las ponencias y de la mesa debate en torno a la IA, los asistentes, profesionales y estudiantes de Ingeniería Civil de Alicante y el resto de España, han podido conocer la aplicación tecnológica en todos los ámbitos de desempeño de la profesión y en un entorno delimitado como es la ciudad. Una apertura de conocimiento a contextos adicionales, más allá de las infraestructuras, que ha permitido ampliar el radio a ámbitos menos conocidos de la ingeniería civil pero, no por ello, menos importantes.

Principales conclusiones

A la hora de determinar la importancia de estas jornadas, realizadas en Alicante con el análisis de casos prácticos cercanos pero también internacionales, como los de Londres y Nueva York, destacan las conclusiones de Lina María Gaviria Orjuela, quien incide en que estas sesiones ponen «en valor toda la reunión de los compañeros que están actuando en este ámbito, con el fin de la puesta en común de las cuestiones que se están realizando a nivel local en los diferentes ayuntamientos y con el resultado de un aprendizaje en conjunto como elemento principal». Además, Gaviria incide en la colaboración público-privada, con «las empresas que están trabajando en el sector y que cuentan con experiencia en otros ámbitos de actuación, lo que es fundamental para el fortalecimiento de los proyectos que se plantean».

Eduardo Francisco Vílchez López se encargó de la inauguración de las jornadas

Eduardo Francisco Vílchez López se encargó de la inauguración de las jornadas

Por su parte, Eduardo Francisco Vílchez López, encargado tanto de la inauguración de las jornadas como de su cierre junto a Enrique Caballero González, vicepresidente Primero de FOPA, puso en valor dos aspectos fundamentales en torno al contenido de las jornadas: «En primer lugar, la capacidad de la ingeniería civil por innovar y por asumir las últimas tecnologías en diferentes áreas, especialmente en lo relacionado con las Zonas de Bajas Emisiones. En segundo, el esfuerzo de la profesión por dar solución, desde un punto de vista técnico, a los problemas y necesidades que surgen en una sociedad cambiante. Los casos aquí analizados demuestran que estamos preparados para asumir la creciente población urbana, en un espacio cada vez más limitado y donde conviven nuevas restricciones al tráfico con una movilidad nunca antes vista».

Todo ello, tal y como aseguró Vílchez, supone «un orgullo para los profesionales de la ingeniería civil de Alicante, que con los ejemplos vistos en las sesiones, ha de sentirse orgullosa de los retos obtenidos, superados éstos con excelencia». Una apuesta por la profesión, tal y como viene haciendo el Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas de Alicante durante más de 30 años.