Parecía que este año 2023 iba a ser el que devolviera los índices de empleo a los niveles prepandemia, pero la actual situación macroeconómica y de encarecimiento financiero, no solo está lastrando tal recuperación, sino que ha provocado que muchas compañías deban ajustar su plantilla para capear la tormenta y garantizar su supervivencia.

Entrevistamos a José Luis Valverde, socio director del Área laboral en Devesa & Calvo Abogados, firma legal de ámbito nacional especializada en la abogacía de los negocios y con sedes en Alicante, Madrid y Valencia. El departamento laboral que dirige, ha sido reconocido por los más prestigiosos directorios jurídicos internacionales, como Legal 500, Iberian Lawyer o Best Lawyers. Precisamente Devesa & Calvo, con origen en Alicante, fue el primer despacho de abogados de España en obtener la certificación «Great Place to Work Legal», que distingue a los mejores lugares para trabajar en el sector legal.

Valverde, que atesora más de 20 años de experiencia profesional, ha asumido durante su extensa carrera profesional la dirección letrada de numerosos procesos de negociación colectiva, expedientes ante la inspección de trabajo, «ERE’s», «ERTE’s», así como incidentes laborales en concursos de acreedores y procedimientos de despido.

Hablamos con él sobre cómo está afectando a las empresas la situación económica actual y cuáles son sus recomendaciones en materia laboral para las mismas. También sobre otras cuestiones relevantes de ámbito laboral a tener en cuenta y las novedades legislativas en esta área.

Valverde atesora más de 20 años de experiencia profesional. PILAR CORTES

¿Cuáles han notado que son las principales preocupaciones de las empresas a las que asesoran en lo que llevamos de 2023?

Depende mucho de la situación de cada compañía y del sector en concreto. Pero lo cierto es que globalmente, aunque las expectativas eran que este año 2023 fuera el definitivo para la recuperación tras la crisis sanitaria de la Covid-19, y se volviera a los niveles de actividad prepandemia, hemos detectado un considerable incremento de medidas laborales para ajustar la plantilla a la producción así como un mayor número de tramitaciones de solicitudes de concursos de acreedores.

Los concursos de acreedores tienen un gran impacto en el ámbito laboral de la compañía y es clave diseñar una buena estrategia jurídica en ese sentido para tratar de lograr la supervivencia empresarial.

¿Qué factores están llevando a las empresas a la necesidad de adoptar estas medidas?

Son muchos los factores previos que explican la situación actual y la necesidad de tomar medidas preventivas de tipo laboral que garanticen el futuro de la empresa. Entre ellas el brutal encarecimiento de las materias primas de las que todavía no se han recuperado muchas empresas, las subidas en el precio de la energía, la inflación con la consecuente pérdida de valor adquisitivo de los consumidores, la subida de tipos de interés o las mayores restricciones de las entidades financieras para conceder préstamos y créditos ante una mayor previsión de impagados.

«Nos encontramos con empresas que tramitan ERTE’s ante el descenso del volumen de la actividad»

José Luis Valverde, - socio director del Área laboral en Devesa & Calvo Abogados

Y ante esas situaciones de tensiones de tesorería, ¿qué medidas están recomendando aplicar a aquellos de sus clientes que atraviesan dificultades?  

Nos encontramos con algunas empresas que necesitan tramitar ERTE’s ante el descenso temporal del volumen de la actividad, ya sea por la pérdida de clientes o por la falta de liquidez que les permita dar continuidad a la producción. También con otras para las que recomendamos aplicar ERE’s, dado que las circunstancias que concurren han dejado de ser coyunturales para convertirse en permanentes. Todas estas medidas suelen ser complementarias o adicionales a las que se pudieran adoptar a nivel mercantil, como es el caso de los pre concursos o los concursos de acreedores.

¿Cómo deben desarrollarse estos procedimientos por parte de las empresas que pretendan aplicarlos?

Lo fundamental es que estas medidas se apliquen con la suficiente antelación para tratar que sean lo menos traumáticas posible y de tratar de dar viabilidad futura a la empresa. Para ello, es recomendable disponer de un asesoramiento laboral continuado que ayude a detectar estas situaciones en el tiempo oportuno. Una vez detectada la necesidad de la aplicación de la medida, se plantean las opciones y se decide la más adecuada para superar la circunstancia concurrente.

El procedimiento comienza comunicando la intención de la empresa de adoptar la medida a la representación legal de las personas trabajadoras, iniciando los trámites correspondientes ante la comisión negociadora y la autoridad laboral, y desarrollando el preceptivo periodo de consultas, en el que asistimos y asesoramos a la representación patronal. Alcanzado o no el acuerdo, al finalizar dicho periodo de consultas se procede a comunicar a la autoridad laboral tanto el resultado del mismo, como las medidas que finalmente van a ser aplicadas.

«Son muchos los factores que explican la necesidad de tomar medidas preventivas de tipo laboral»

José Luis Valverde, - socio del Área Laboral de Devesa & Calvo Abogados

¿Se pueden aplicar dichas medidas si la empresa tiene previsto iniciar un proceso concursal o pre concursal?

Efectivamente. Hay que analizar la situación concreta de cada compañía, pero en muchas ocasiones es recomendable llevar a cabo estos procesos antes de iniciar un procedimiento concursal, pues ello no solo influye en la calificación de los créditos dentro del concurso, sino que las partes disponen de una mayor flexibilidad durante el periodo de consultas, y se acortan los tiempos para la aplicación de las medidas. Ello redunda en un beneficio tanto para la empresa, que puede empezar a ajustar su actividad a las circunstancias concurrentes, como para las personas trabajadoras que, sin perder su derecho a la impugnación de la medida, pueden empezar a cobrar las prestaciones que les pudieran corresponder.

Y además de todo lo anterior, no hay que perder de vista el cumplimiento de las nuevas obligaciones en materia laboral, ¿verdad?

Cada vez el grado de exigencia a las empresas en el ámbito laboral es mayor desde el punto de vista regulatorio. Un buen ejemplo de ello, además de los planes de igualdad para empresas con más de cincuenta personas trabajadoras, es la necesidad de nuevas obligaciones formales como el establecimiento del canal de denuncias. El incumplimiento de este tipo de obligaciones puede transformarse en importantes sanciones por la inspección de trabajo. Parte de nuestro trabajo consiste precisamente en asesorar a nuestros clientes para que conozcan qué normativa laboral les aplica y con ello evitar desagradables contingencias futuras.

El despacho Devesa & Calvo se ubica en la emblemática Casa Carbonell de Alicante.

Más información

Devesa & Calvo Abogados