Información

España redirige a Europa su debate de modelo turístico

ELECCIONES 9J

Un reportaje de DIARIO INFORMACIÓN, El Periódico, El Día, La Opinión de Málaga y El Correo Gallego

La llegada masiva de visitantes extranjeros a determinadas zonas aviva el rechazo social y pone en alerta al sector ante la demanda europea de unos criterios más sostenibles

Sara Ledo | Madrid

El sector turístico es uno de los principales motores económicos de España, con casi el 13% del PIB. Tras la mala racha vivida con la pandemia, el sector turístico vive una nueva época dorada al recuperar el buen tono en 2023 con nuevos récords de visitantes extranjeros y, sobre todo, de ingresos, que aspira a mejorar este año. Las elecciones europeas, que se celebran el próximo 9 de junio y elegirán a los 720 miembros de su parlamento, determinarán la respuesta que desde la Unión Europea se le brinda al sector de cara a los próximos cinco años. 

En 2023 llegaron a España 85,1 millones de visitantes extranjeros, un 1,9% más que en 2019, y dejaron en el país un gasto de 108.662 millones de euros, un 18,22% más que antes del coronavirus. La ansiada recuperación del turismo tras la pandemia solo se ha visto empañada por el crecimiento desbordado de los turistas en algunas zonas, que ha puesto en alerta al sector y a sus residentes ante la despersonalización que provocan en los barrios o el encarecimiento del precio de la vivienda, entre otras cuestiones.

España lleva años queriendo reconfigurar su modelo turístico con una apuesta por un turismo más diversificado y desestacionalizado y más rentable. Y ha empezado a hacerlo en los últimos dos trimestres con un mayor crecimiento de los visitantes internacionales en los meses de otoño e invierno, frente a los de primavera y verano, así como con un mayor incremento de los visitantes en las regiones de norte del país frente a los tradicionales destinos de sol y playa (costa mediterránea y las islas). También con un mayor gasto medio por turista.

Ese es, precisamente, el objetivo principal de la Agenda Europea Turismo 2030, acordada por los veintisiete países de la Unión Europea a finales de 2022 y que se tiene que desarrollar en el próximo quinquenio: promover y apoyar la digitalización y la innovación para lograr una oferta turística más competitiva y sostenible, así como fomentar unas políticas turísticas que contribuyan a alcanzar los objetivos climáticos de la Unión Europea y el desarrollo de la educación y las capacidades en el sector para mejorar el atractivo de las carreras relacionadas con este ámbito.

ELECCIONES EUROPEAS 9J

Propuestas para un sector que va por libre en Europa

La Agenda Europea de Turismo 2030 es la hoja de ruta marcada por Bruselas junto a medidas pendientes, como los derechos de los pasajeros o la mejora de la cualificación laboral

 Silvia Martínez | Bruselas

Aunque no hay ningún debate político abierto a nivel europeo sobre el futuro del sector turístico, una resolución adoptada en 2021 por la Eurocámara sobre turismo sostenible urge a la Comisión Europea a respetar el derecho de las autoridades locales a regular “contra las repercusiones perjudiciales del sobreturismo” y a tener en cuenta las condiciones de las regiones ultraperiféricas, como Canarias, en la legislación relativa al turismo.

Además, algunos partidos políticos sí han incluido referencias al turismo en sus manifiestos de campaña de las elecciones europeas. Es el caso del Partido Popular Europeo que se compromete en su manifiesto electoral a “reforzar el sector turístico” y a promover el “rico patrimonio cultural, lo que también contribuirá a impulsar el turismo en la UE, un sector muy afectado por la pandemia de covid”. 

La Agenda Europea de Turismo 2030 establece una larga lista de tareas y propuestas a desarrollar.

La Agenda Europea de Turismo 2030 establece una larga lista de tareas y propuestas a desarrollar.

El turismo también supone una preocupación para los Verdes, aunque en su caso ponen el foco en limitar los “alquileres turísticos a corto plazo” para garantizar que la vivienda siga siendo asequible y se mantengan los alquileres bajos en las ciudades. Y lo mismo para la izquierda europea que pone el acento en el impacto de la actividad turística en el acceso a la vivienda, uno de los desafíos a los que se enfrentan muchas regiones españolas, y la integración de la importancia de la biodiversidad.

La Unión Europea carece de competencias directas en materia de turismo, algo que recae en manos de los Estados miembros, pero ha demostrado que posee herramientas para moldear y dar respuestas a un sector que emplea a más de 12 millones de personas y supone el 10% del PIB europeo. La reforma del Tratado de Lisboa, que entró en vigor en 2009, por primera vez sentó las bases para desarrollar una política europea de turismo al comprometerse -en su artículo 195- a promover la competitividad de las empresas turísticas y desarrollar un enfoque integrado.

El sector turístico emplea a más de 12 millones de personas y supone el 10% del PIB europeo.

El sector turístico emplea a más de 12 millones de personas y supone el 10% del PIB europeo.

Este compromiso se ha concretado en los últimos años en una amplia batería de comunicaciones, resoluciones, medidas y una Agenda Europea de Turismo 2030 que establece una larga lista de tareas y propuestas a desarrollar por regiones, Estados miembros y Ejecutivo comunitario, en línea con la hoja de ruta de transición para el turismo adoptada por Bruselas.

De esta lista, entre las medidas que continúan en el tintero europeo está la revisión de los derechos de los pasajeros, la protección de los consumidores de viajes combinados o la creación de un espacio común europeo de datos relativos a la movilidad, la elaboración de estrategias turísticas integrales que deberían estar listas para 2025 o la aplicación de un pacto por las capacidades en el sector turístico, a más tardar en 2030, para mejorar la cualificación laboral en un ámbito que tiene verdaderos problemas por encontrar trabajadores por falta de formación.

Textos: Sara Ledo (El Periódico); M. Á. Montero (El Día); María Jesús Ibáñez (El Periódico); Ana Jover (Diario Información); Jacobo Táboas (El Correo Gallego); Virgina Guzmán (La Opinión de Málaga); Silvia Martínez (El Periódico).

Fotografías y vídeos: José Luis Roca, PI Studio.

Infografías: Ricard Gràcia y Nacho García.

Diseño: Nekane Chamorro.

Producción y coordinación: Red de Contenidos de Prensa Ibérica.

stats