El aumento de los impuestos locales duplica el fraccionamiento de los pagos en la provincia de Alicante

En el primer periodo de voluntaria, Suma ha pasado de fraccionar el 4,35 % de los recibos al 7,25 % en 2024

Oficina de Suma en Elche.

Oficina de Suma en Elche. / Tony Sevilla

La salud financiera de los hogares se mide por diferentes indicadores y las desigualdades se aprecian tanto a partir de en qué gastan las familias su dinero como en la forma de hacerlo. La cesta de la compra, la vivienda y los recibos energéticos marcan una pauta que ahora se puede completar con el análisis de la ciudadanía en su papel de contribuyentes. 

En este caso, los alicantinos cerraron con notable alto la primera campaña de voluntaria de los impuestos y tasas locales. Los datos de Suma Gestión Tributaria dibujaron un perfil de contribuyente cumplidor que permitió llevar a la entidad de la Diputación de Alicante a una recaudación histórica de 149 millones de euros para 137 ayuntamientos en el arranque del año, quedando fuera de la ecuación localidades como Alicante, Alcoy, Santa Pola y Jávea. Los cobros corresponden a los denominados impuestos y tasas secundarias como la de basura, vehículos, vados y alcantarillado.

En el caso de la tasa de Residuos Sólidos, con una recaudación de 15,5 millones más que en 2023, y el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) que subió en 1,4 millones de euros. Con estos resultados, la tasa de éxito se situó en 89,25%, la más elevada de la serie histórica.

«La evolución de los índices de pago deja pocas dudas sobre la predisposición de los ciudadanos a la hora de hacer frente a sus obligaciones tributarias, que sus ayuntamientos necesitan para hacer frente a los servicios que prestan», comenta el director de Suma, José Antonio Belso. El responsable pone el foco en los ciudadanos, consciente de que la efectividad en el cobro es una cuestión que precisa de una doble o triple dirección - ayuntamiento, entidad gestora y contribuyente. 

Fuente: Suma Gestión Tributaria

Fuente: Suma Gestión Tributaria / INFORMACIÓN

La muestra

Del conjunto de esta primera campaña, Suma sacó al cobro más de 2 millones de recibos por un importe cercano a los 174 millones. Dentro de la operación, 25.644 se acogieron a las modalidades de facilidad en el pago que son tres: fraccionamiento (varios abonos mensuales), aplazamiento (un ingreso en un mes determinado) y el Plan de Pago Personalizado (cuotas mensuales de acuerdo con la deuda). 

Lo cierto es que ese porcentaje muestra una radiografía interna que, en 2024, se duplicó respecto a 2023. «Desde 2022 se observa un incremento sostenido de los aplazamientos/ fraccionamientos», según el informe de Suma. Así se pasó del 4,35 % al 7,25 % en este ejercicio. «El comportamiento es similar en lo que respecta a volumen de recibos fraccionados (del 4,19 % al 8,66 %)». Desde la entidad provincial pública, se observa una «aceleración del empleo de la facilidad de pago» por el «aumento de la carga tributaria promedio por contribuyente y recibo. En 2024, los ciudadanos fraccionaron 270,20 euros frente a los 249,50 de 2023», apunta Belso. El crecimiento es del 8,3%. 

Sin embargo, donde la búsqueda de vías alternativas se vio incrementado fue en la opción al Plan de Pago Personalizado. La cifra llama más la atención, porque el gestor pasa a tratar con deudores de las administraciones locales. La subida fue del 13,4 % en contribuyentes y un 15,7 % en recibos. «Aproximadamente, el total fraccionado por ciudadano supuso 174 euros en 2024 por los 155 euros del ejercicio anterior», señala el análisis realizado desde Suma. El aumento se situó en el 12,2 %.

Campaña primera voluntaria 2024. Fuente: Suma

Campaña primera voluntaria 2024. Fuente: Suma / INFORMACIÓN

En este sentido, el director José Antonio Belso realiza una reflexión interesante al indicar que «durante este primer periodo voluntario asociado tradicionalmente al IVTM y la TRRU, se ha visto casi doblada la tasa de fraccionamiento en 2024 frente al ejercicio anterior. Este incremento es relevante y podemos esperar una intensificación en el uso de esta facilidad de pago en una magnitud similar para el segundo periodo de pago voluntario», donde ya entra el IBI. Para el economista, «a nivel de conjunto de la provincia, esta mayor utilización de estas facilidades de pagos es consecuencia de una conjunción de factores. Recientes cifras de la Seguridad Social ponen de relieve que el salario promedio por el que cotizan los profesionales alicantinos es de 1.794,98 euros mensuales, los sextos más bajos de todo el Estado. Con estos ingresos han de hacer frente a un fuerte encarecimiento de la vida (especialmente de la cesta de la compra y los alquileres) o las subidas en los tipos de interés repercutidas en hipotecas o compras a plazo. Sin duda, son estos factores que estimulan el uso de facilidades de pago. No obstante, tampoco podemos olvidar algunas circunstancias que pueden influir en áreas geográficas concretas como son los fuertes aumentos de la carga tributaria en la Marina Baixa o el área de Calpe o las dificultades que experimenta una zona industrial como el Medio Vinalopó».

El director de Suma, José Antonio Belsa, en una imagen de archivo.

El director de Suma, José Antonio Belsa, en una imagen de archivo. / Alex Domínguez

Novedades y cargas

En la actualidad, Suma tiene establecidos unos requisitos mínimos para acogerse a los fraccionamientos y aplazamientos. De hecho, es posible fraccionar hasta 6.000 euros sin necesidad de aportar garantía. Actualmente, «estamos estudiando implantar la realización de pagos a cuenta durante el periodo voluntario, saldándose el total del pago del tributo al final del periodo voluntario. Se trata de una facilidad más que en pocos meses se pondrá a disposición de la ciudadanía», avanza José Antonio Belso ante la pregunta de dar respuesta a las desigualdades.

Y es que la provincia es un territorio desigual hasta en este punto. Los datos de la entidad gestora de la Diputación aterriza las necesidades de facilidades de pago a través de sus nueve áreas. «El comportamiento de los fraccionamientos no es homogéneo», explica el responsable de Suma. 

A simple vista, tres son los enclaves con un crecimiento más intenso, por encima del promedio del organismo. Por contribuyente, destaca el Medio Vinalopó con un aumento del 19,5%, le sigue la Marina Baixa un 30,1% y el área de Calpe un 15,7% respecto a 2023. 

Comportamiento por áreas geográficas de la provincia de Alicante. Fuente: Suma

Comportamiento por áreas geográficas de la provincia de Alicante. Fuente: Suma / INFORMACIÓN

En cuanto al montante económico, el esquema es bastante parecido. «Se repite el patrón, aunque las diferencias porcentuales se agrandan considerablemente: 28,2% Medio Vinalopó, 61% Marina Baixa y 29,3% área de Calpe. El importe fraccionado por contribuyente ha crecido en todas las áreas con la excepción de Torrevieja (incluye el municipio torrevejense, Rojales y Almoradí). No obstante, la variación entre áreas es grande, yendo del intenso 24% de la Marina Baixa o el 12% del área de Calpe al mero 1% del Baix Vinalopó». En crudo, mientras que en el Vinalopó se fraccionaron recibos por 828.663,16 euros en áreas como Orihuela la cifra bajó a los 143.052,23 o en la Montaña hasta los 108.118,87 euros, la más baja. 

Suscríbete para seguir leyendo