En un momento en que el concepto de la sostenibilidad está cada vez más presente entre los consumidores, y también en el que se busca una alimentación saludable en la que los aditivos y conservantes artificiales pierdan protagonismo, la empresa ITC Packaging de Ibi, la Universidad de Alicante (UA) y el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas) se han embarcado en un proyecto singular que reúne ambos elementos. Se trata, en concreto, de desarrollar envases a partir de restos de aguacates, que no sólo tengan características biodegradables, sino que al mismo tiempo sean capaces de alargar hasta un 15% la vida de los alimentos derivados de este mismo fruto.

La iniciativa, bautizada como Guacapack, está financiada por la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) y liderada por ITC Packaging, empresa con una amplia experiencia en la fabricación de envases, toda vez que es proveedora de firmas tan conocidas como Danone, Nestlé, Grupo Pascual o Mercadona, entre otras.

Los residuos sintetizados de los aguacates con los que se investiga en el laboratorio. | Activos

El proyecto tiene su origen en la propuesta que les hizo llegar de una potente firma de Andalucía dedicada a la elaboración de productos alimenticios basados en el aguacate, como la salsa guacamole. La empresa en cuestión está interesada en disponer de un envase que tenga propiedades antioxidantes, teniendo en cuenta que los transformados de este fruto cuentan con una vida relativamente corta, lo que se manifiesta principalmente en su aspecto, que pasa del verde al marrón con relativa rapidez.

Así las cosas, y según la información facilitada desde la AVI, el objetivo es desarrollar un nuevo sistema de envasado biodegradable que mantenga más tiempo estos alimentos en buen estado y que reduzca el uso de conservantes sintéticos. Para ello, el proyecto Guacapack combina las etiquetas con función de barrera de oxígeno, que evitan la oxidación, con la incorporación de antioxidantes naturales procedentes de los residuos del propio aguacate, como son la piel, la pulpa y la semilla, principalmente. De este modo, se le otorga una segunda vida a unos residuos que pueden superar el 45% del peso total de cada pieza.

El grupo Nanobiopol de la UA está al frente de las tareas de investigación. | Activos

Las etiquetas multicapa, que actúan como barrera contra el oxígeno y evitan la oxidación del alimento, se diseñarán a partir de una película del almidón de la semilla del aguacate, previamente extraído y purificado. Asimismo, se obtendrán componentes activos con una alta capacidad antioxidante de los residuos de la piel y la pulpa, que se incorporarán al bioplástico con el que se fabricará el envase. Son estos componentes los que, al entrar en contacto con el alimento, posibilitarán un incremento del 15% en su periodo de consumo preferente.

Los recipientes, elaborados con los huesos y las pieles, serán biodegradables y tendrán propiedades antioxidantes

La directora del departamento de investigación y desarrollo de ITC Packaging, Rosa Valero, destaca la apuesta que está llevando a cabo la empresa por fabricar envases cada vez más sostenibles. Según sus palabras, «trabajamos con bioplásticos, materiales biodegradables y también reciclados, que es hacia donde se camina en estos momentos. En cualquier caso, al final son los clientes para los que trabajamos los que deciden el tipo de plásticos que quieren para sus envases». En el caso concreto del proyecto basado en los aguacates, Valero subraya que «es una iniciativa muy interesante, porque hablamos de un fruto que, al tener un hueso muy grande, genera mucho desperdicio. Con esta iniciativa, vamos a poder aprovecharlo todo».

El trabajo de laboratorio es fundamental para el desarrollo del proyecto.  | Activos

El trabajo de laboratorio es fundamental para el desarrollo del proyecto. | Activos

Por parte de la UA, es el grupo de investigación Nanobiopol el que está trabajando en el tema. El profesor del departamento de Química Analítica y Nutrición, Alfonso Jiménez, encabeza el equipo de investigadores, en el que también figuran Mari Carmen Garrigós, Marina Ramos y varios estudiantes. «Se trata -enfatiza- de un proyecto basado en la economía circular, toda vez que utilizamos los residuos que se desperdician e incluso se queman para su eliminación, con la finalidad de producir unos envases que, además, tienen propiedades antioxidantes por su capacidad de absorber el oxígeno».

Para desarrollar con éxito el proyecto, el instituto Aimplas aportará su conocimiento y experiencia en la incorporación de los aditivos encapsulados al material del envase y en el desarrollo de las etiquetas barrera.

Guacapack supone, en la práctica, una alternativa a la utilización de aditivos sintéticos que, además, proporciona un nuevo uso de alto valor añadido a los residuos agroalimentarios para obtener envases biodegradables y procedentes de fuentes renovables. Por tanto, el proyecto se encuentra alineado con los retos y soluciones establecidos por el comité estratégico de innovación especializado en economía circular de la AVI.

Planta de producción de envases de la empresa ITC Packaging en el municipio de Ibi. | Activos

Planta de producción de envases de la empresa ITC Packaging en el municipio de Ibi. | Activos

El grupo de investigación Nanobiopol de la Universidad de Alicante (UA) está llevando a cabo un ingente trabajo de investigación en sus laboratorios, con el objetivo de convertir en realidad el proyecto por medio del cual se van a utilizar restos de aguacates para la generación de envases. Así, los componentes del equipo están llevando a cabo el desarrollo de sistemas innovadores y sostenibles de extracción y purificación de los compuestos activos (almidón y componentes con capacidad antioxidante) a partir de los residuos de producción de estos frutos.

De igual forma, el mismo grupo de la UA se está encargando del diseño de procesos de encapsulación que protegen los componentes activos previamente extraídos y facilitan su incorporación a los bioplásticos con los que se fabricará el envase.

Por otro lado, la empresa ITC Packaging, a través de su centro de Innovación y Sostenibilidad, denominado ITC Crea, diseñará y desarrollará los innovadores envases funcionales, para que puedan contener los alimentos de forma segura con los nuevos materiales. Un trabajo en equipo que tiene que dar sus frutos a lo largo de este 2021, que es el plazo que se han marcado todas las partes que están integradas en el proyecto.