Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias: un gigante para el Noroeste y Portugal

La multinacional aprovecha la pandemia para crecer en España y Esta semana ha anunciado dos nuevos centros logísticos

Obras en el centro logístico de Amazon en Onda, que la compañía prevé abrir en primavera. 	| Manolo Nebot Rochera

Obras en el centro logístico de Amazon en Onda, que la compañía prevé abrir en primavera. | Manolo Nebot Rochera

Amazon ha acelerado su despliegue logístico en España impulsada por el crecimiento de las ventas online durante la pandemia. Esta semana ha anunciado la puesta en marcha de dos centros logísticos en El Far d’Empordà (Girona) y Onda (Castellón) con inversiones multimillonarias y la creación de miles de puestos de trabajo. La compañía estadounidense fundada por Jeff Bezos en 1994 ha invertido 6.900 millones de euros en España desde 2011 y ha creado 12.000 puestos de trabajo (espera llegar a 15.000 trabajadores antes de final de año) y 82.000 empleos indirectos. Las consultoras inmobiliarias aseguran que la empresa selecciona sus ubicaciones a través de estudios internos desarrollados con algoritmos en función de la demanda cambiante de sus clientes y su implantación avanza a «una velocidad muy superior a la del resto de compañías».

AsturiasUn gigante para el Noroeste y Portugal

El grupo tiene en España treinta centros de trabajo con miles de metros cuadrados desde donde gestiona los pedidos, los organiza y los distribuye. En función de su utilización, tamaño y stock, la firma tiene centros logísticos, almacenes urbanos Prime Now para las entregas en dos horas, naves de distribución y estaciones logísticas.

AsturiasUn gigante para el Noroeste y Portugal

Los centros logísticos son plataformas con un tamaño de entre 37.000 y 200.000 metros cuadrados (como 40 campos de fútbol) donde se almacenan los productos, se empaquetan y se envían. Amazon está cubriendo España con este tipo de plataformas y ya tiene en funcionamiento siete: en San Fernando de Henares y Alcalá de Henares (Madrid); Castellbisbal, El Prat de Llobregat y Martorelles (Barcelona), Illescas (Toledo) y Dos Hermanas (Sevilla). Además, trabaja en la apertura de otras tres en Corvera (junto al aeropuerto de Murcia), El Far d’Empordà y Onda.

El de Corvera está a punto de empezar a operar y va a ser la cuarta plataforma de la compañía en España con los robots de Amazon Robotics, una tecnología con la que la firma busca la máxima eficiencia y que tiene implantada en El Prat, Dos Hermanas y en el centro de distribución de Barberá del Vallés (Barcelona). La plataforma de Onda (que se está construyendo sobre una superficie de 200.000 metros cuadrados y conlleva una inversión de más de doscientos millones de euros) también va a contar con este tipo de robots, que saben dónde están las estanterías y los productos que contienen, y son capaces de levantar hasta mil kilos. Estos robots se mueven gracias a unos códigos QR que se encuentran en el suelo.

La multinacional dispone en Madrid y Barcelona de sendos centros logísticos urbanos Prime Now para entregas en dos horas. Son almacenes urbanos que tienen como fin dar prioridad a pedidos rápidos y cercanos. El de Madrid mide 3.000 metros cuadrados y el de Barcelona 3.800 metros cuadrados.

Además, Amazon está levantando por todo el país plataformas de entre 8.000 y 15.000 metros cuadrados junto a grandes ciudades para gestionar la «última milla» de las entregas. La compañía las denomina «estaciones logísticas» y tiene 16, situadas en Alcobendas, Vicálvaro, Leganés y dos en Getafe (Madrid); Zona Franca, Martorelles y Rubí (Barcelona); Tragaparán (Bilbao); Siero (Oviedo); Porriño (Pontevedra); Paterna (Valencia); Alicante; Sevilla; Málaga y Murcia. Además, está a punto de abrir una en Picassent (Valencia). Desde las estaciones logísticas salen los repartidores hasta la vivienda del cliente.

La compañía llama a su cuarto tipo de plataforma logística «centros de distribución». En España están en Getafe (Madrid) y Barberá del Vallés, y su misión es recibir y gestionar los paquetes de los centros logísticos para enviarlos a las estaciones situadas junto a las grandes ciudades.

Fuentes del sector inmobiliario explican que el modelo de negocio de Amazon «evoluciona día a día. El desarrollo de sus inmuebles también es cambiante y se basa en el comportamiento del consumidor». Esta velocidad en la toma de decisiones y en el cambio constante del modelo logístico desconcierta a las propias consultoras inmobiliarias a las que han sorprendido proyectos como el murciano de Corbera (una plataforma logística de 160.000 metros cuadrados en una comunidad con 1,4 millones de habitantes).

Los analistas coinciden en que la pandemia ha permitido a Amazon avanzar exponencialmente en su incursión en el mercado. «En un año y medio ha avanzado lo que para en condiciones normales hubiera necesitado diez años. Han creado la necesidad de comprar online y de querer el producto de inmediato», destacan.

La llegada de Amazon a Alicante ha supuesto todo un revulsivo para consolidar como nuevo nodo logístico una zona que durante años ha permanecido yerma junto a la antigua salida de la ciudad hacia la autovía A-31, que conecta con el interior de la Península y Madrid. Aunque anteriormente ya se había instalado la firma Integrados e, incluso, Mercadona había elegido la ubicación para una de las «colmenas» con las que gestiona su venta online, fue el anuncio de la llegada del gigante norteamericano lo que confirmó la pujanza del emplazamiento y disparó los precios, según apuntan fuentes del sector inmobiliario consultadas.

Así, si anteriormente el coste de las parcelas en esta zona rondaban los 120 euros por metro cuadrado, las últimas operaciones que se han cerrado con posterioridad ya se sitúan en el entorno de los 170 ó 180 euros, casi un 50% más. Buena parte de los interesados son promotores, que ven la oportunidad de hacer negocio con la construcción de naves para su entrega «llave en mano» a algún operador logístico, ante la escasez de instalaciones de este tipo disponibles en el entorno de la ciudad. El mismo sistema que ha utilizado la compañía fundada por Jeff Bezos, ya que en realidad la nave donde se ha instalado es de la murciana Hipavima, que ha construido el proyecto a su medida.

Amazon emplea en su nueva estación logística a 60 trabajadores directos, pero la puesta en marcha de las instalaciones ha creado también alrededor de 300 empleos para conductores, en las cinco empresas colaboradoras locales que la compañía ha seleccionado para el reparto de última milla en la zona de influencia de la estación, que abarca buena parte de la provincia. Una cifra lo suficientemente considerable como para que el Ayuntamiento de la ciudad le pusiera la alfombra roja y la firma estrenara el nuevo sistema de tramitación prioritaria de licencias que ha puesto en marcha el consistorio.

Además, aunque la compañía no hace públicas sus previsiones, todo apunta a que la multinacional espera un crecimiento considerable de su actividad en la zona en los próximos años, si se tiene en cuenta que el parking que ha previsto tiene capacidad para 600 plazas.

Al respecto, la consultora y directora de la Asociación para el Desarrollo de la Logística (ADL) en Alicante, María Luz Pomares, asegura que la firma norteamericana también supone un revulsivo en el terreno laboral, ya que permitirá «optar a posiciones dentro del sector logístico, tanto para perfiles técnicos, como mandos intermedios, con retribuciones más altas de las que acostumbramos a ver en este sector logístico dentro de la provincia». Así, Pomares cree que Amazon impulsará la «profesionalización» del sector y también obligará al resto de empresas a mejorar las condiciones que ofrecen para captar talento.

La obra para la construcción del gigante asturiano de Amazon avanza a velocidad de vértigo. La previsión es tener listo en el verano de 2022 el gran complejo logístico, en el polígono de Bobes, en el municipio de Siero, entre Oviedo y Gijón. Pero a la vista del ritmo de ejecución, el equipamiento podría finalizarse antes de esa fecha. De hecho, la edificación principal, la nave, debería estar rematada en su estructura básica ya a final de este año, según fuentes próximas al proyecto. Las cifras de la iniciativa dan fe de su magnitud: más de 100 millones de inversión para levantar un área de operaciones que dará servicio a todo el noroeste de España y a Portugal y en la que trabajan 900 obreros, cerca de 200.000 metros cuadrados de almacén en cuatro plantas y la creación inicial de un millar de empleos cuando comience la actividad en el que será uno de los mayores centros de la multinacional en el país.

Que Asturias era la elegida para la base del noroeste trascendió en enero, tras muchos meses de negociaciones secretas entre la multinacional y el Gobierno autonómico para no frustrar el proyecto. La compañía se decantó por el Principado frente a otra ubicación en Vitoria, lugar que, junto a Siero, llegó a la recta final.

El polígono de Bobes tiene un millón de metros cuadrados brutos en tres fases y Amazon compró íntegramente la segunda: 243.560 metros. En parte, fue la disponibilidad de suelo lo que inclinó la balanza a favor de Siero. Junto a sus comunicaciones, pues lo atraviesan todas las conexiones viarias relevantes del Principado. Sin este último factor no hubiera habido final feliz para Asturias. Este será el mayor proyecto de la multinacional en la región: en 2019 inauguró un punto de distribución en Meres, también en Siero, y prevé impulsar otro centro de apoyo en Gijón.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats