Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Euros de ida y vuelta al bolsillo

Euros de ida y vuelta al bolsillo.

Euros de ida y vuelta al bolsillo.

Desde la pandemia, las ventas online se han disparado y la búsqueda de ofertas y de ahorro también. Y más en esta época, en la que los costes de la vuelta al cole y los gastos de las vacaciones hacen que septiembre se haga cuesta arriba.

«Una forma de ahorrar es comprando a través de internet, donde es más probable encontrar alguna oferta y, si no, siempre queda buscar plataformas que usen el método cashback», apunta Elisabet Ruiz-Dotras, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC.

¿Qué es el método cashback? Su traducción literal es devolución de dinero. De forma tradicional, este anglicismo se usaba para referirse al servicio por el que algunas tiendas permiten a los clientes sacar dinero en efectivo al pagar su compra en caja, aunque en la actualidad también da nombre a un método de ahorro mediante el cual el consumidor recupera un porcentaje de lo gastado en su compra.

En concreto, el usuario accede a las tiendas online de las marcas a través de determinadas webs o aplicaciones y realiza su compra de forma normal. Una vez finalizada, se informará de la cantidad de dinero que sale a devolver y se ingresará en un plazo determinado en su cuenta bancaria, de PayPal o se convertirán en puntos para sus próximas compras.

Plataformas

Aunque en EE UU o Reino Unido es más común encontrar plataformas que recompensen a sus clientes con «dinero de vuelta», en España cada vez están surgiendo más webs y aplicaciones que ofrecen este sistema de ahorro. Un ejemplo de empresa dedicada exclusivamente a esto es Letyshop, que con más de 21 millones de usuarios es la plataforma de cashback más grande en España. Viajes, seguros, software, moda, supermercados… La plataforma cuenta con un total de 3.773 tiendas de distintos sectores entre las que se encuentran marcas como Media Markt, Booking.com, Huaweii, Adobe, AXA o Aliexpress; y en todas ellas, al comprar a través de LetyShop, se devuelve un porcentaje de la compra que realice el cliente a su cuenta de PayPal. ¿Cuánto? A veces un 1%; otras un 4% y algunas hasta un 41%.

Con este método, un usuario recuperará al mes una media de 100 euros, «un ahorro bastante considerable», recalca María Martín, cofundadora de Tiendeo, plataforma de cupones descuento que también cuenta con un servicio de cashback.

En relación con estas ganancias mensuales, Nieves Pérez, cofundadora y directora de BeRuby, apunta que esta cantidad varía en función del volumen de la compra y del porcentaje que se aplique. «Por ejemplo, si es un usuario que realiza muchos viajes, este ahorro puede ser bastante más significativo, llegando a cifras de hasta 500 euros», asegura la cofundadora de esta startup española que llegó a devolver en 2020 más de 10 millones de euros a sus usuarios. En su caso, además de hacerlo por las compras que se realicen en las 800 marcas con las que trabaja, también lo aplica al reservar vuelos, hoteles o coches, al registrarse en ciertos sitios, hacer encuestas de consumo, o al recomendar tiendas o productos con los enlaces generados por la plataforma.

Hay más ejemplos: Aklamio, Shopiday, Ladycashback o Consupermiso son otras de las herramientas de este tipo que, como las anteriores, el único requisito que hay que cumplir para empezar a usarlas es registrarse.

Grandes marcas

Pero... ¿Por qué empresas como Lego, Emporio Armani, El Corte Inglés o Canon pagan a los usuarios por comprar? A juicio de Ruiz-Dotras, la principal razón es que «es una gran herramienta de marketing y de fidelización del cliente» y aunque se podrían considerar simples descuentos, no pueden competir con las rebajas tradicionales porque en el caso del cashback durante todo el año.

Por su parte, Neus Soler, profesora colaboradora de Estudios de Economía y Empresa de la UOC , asegura que es una rueda de colaboración en la que todos ganan. «El intermediario actúa como afiliado de la empresa que provee el producto y su función es dirigir clientes a esta empresa, y, al mismo tiempo, se garantiza al comprador un descuento en el precio del producto». Así, el consumidor está contento porque consigue un producto más barato y la empresa afiliada recibe una comisión de parte del proveedor o vendedor por haberle traído un cliente.

Advertencia

A pesar de estos beneficios, Ruiz-Dotras advierte del peligro de este tipo de descuentos, ya que «la asimilación mental que hacemos de este dinero es que es gratis y que lo hemos ganado sin ningún esfuerzo, aunque no siempre sea así». Además, recomienda revisar muy bien las condiciones de cada devolución así como comparar precios o mirar si sale rentable una vez incluidos los gastos de envío.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats