Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ivace Energía ya ha recibido 1.700 solicitudes de ayuda para la adquisición de vehículos eléctricos

Rafa Climent, conseller de Economía Sostenible.

El Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) ha recibido ya un total de 1.700 solicitudes para acceder a las ayudas a la compra de vehículos sostenibles, eléctricos puros y enchufables, que entraron en vigor a finales del pasado mes de julio. Estas ayudas se enmarcan dentro del Plan Moves III, que en la Comunidad Valenciana gestiona Ivace Energía, y que en esta tercera edición triplica su presupuesto respecto a la segunda convocatoria en nuestro territorio, con un total de 30 millones de euros frente a los 10,5 millones de 2020. El objetivo fundamental ha explicado el conseller de Economía Sostenible, Rafa Climent, «es incentivar la compra de vehículos que utilizan energías alternativas frente a las convencionales, especialmente los eléctricos para disminuir las emisiones de gases contaminantes, mejorar la calidad del aire, a la vez que supone un importante estímulo para el sector».

El titular de Economía ha mostrado su satisfacción por la buena acogida que está teniendo el programa y ha hecho hincapié en que la sociedad muestra cada vez «una mayor sensibilización hacia la necesidad de avanzar hacia una movilidad más sostenible y la demanda de vehículo sostenibles está creciendo de forma muy importante».

Así pues, Ivace Energía subvenciona la adquisición directa o por medio de operaciones de financiación por leasing financiero o arrendamiento por renting (también llamado leasing operativo) de vehículos nuevos de energías alternativas.

Para acceder a las ayudas, deben ponerse en contacto con alguno de los concesionarios o puntos de venta adheridos al programa; éstos serán quienes tramitarán telemáticamente las ayudas.

Para el titular de Economía Sostenible, el fomento de la movilidad urbana sostenible «pasa por dar prioridad a los modos de transporte más limpios y eficientes y es indispensable impulsar la renovación del parque de vehículos que utiliza combustibles fósiles hacia aquellos que están propulsados con energías alternativas, en particular los vehículos eléctricos». A su juicio, este tipo de vehículos «todavía tienen ciertas dificultades para imponerse en el mercado respecto a los vehículos de tecnologías convencionales y es necesario incorporar ayudas que animen a su adquisición».

Desglose de las ayudas

La cuantía de las ayudas varía en función del tipo de vehículo adquirido y del solicitante y son los propios concesionarios adheridos a este programa los que se encargan de la tramitación para la obtención de las ayudas. Hasta la fecha se han adherido cerca de 200 concesionarios de todo el territorio valenciano.

La mayor parte de las solicitudes recibidas hasta la fecha, 748, corresponde a la compra de turismos eléctricos puros, a la que siguen 706 para la adquisición de turismos híbridos enchufables, 211 motocicletas eléctricas, 21 furgonetas eléctricas y 20 cuadriciclos eléctricos. Para estas solicitudes el Ivace prevé destinar, 6,8 millones de euros, esto es, un 22, 8% del presupuesto total.

Las solicitudes recibidas hasta el momento permitirán un ahorro de energía de 158 toneladas equivalentes de petróleo al año, lo que supondrá dejar de emitir cada año 431 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Por lo que se refiere al perfil de los solicitantes, la mayor parte son particulares. Así pues, de las 1.706 ayudas solicitadas hasta la fecha, 1.426 son de ciudadanos particulares, 242 corresponden a pymes, 21 a grandes empresas y 17 a entidades.

Cuantía

Las cuantías varían en función del tipo de vehículo, del solicitante (particulares autónomos y entidades, pymes o gran empresa) y de si existe o no achatarramiento de un vehículo antiguo. Para los particulares, en caso de no achatarrar un vehículo, las ayudas para la compra de un vehículo eléctrico puro ascenderán hasta los 4.500 euros y 2.500 para los enchufables. En el caso de las motocicletas eléctricas, el incentivo puede llegar a los 1.300 euros con achatarramiento y de 1.100 euros sin mandar al desguace un vehículo.

El precio del vehículo eléctrico no puede exceder los 45.000 euros, a excepción de los modelos eléctricos de ocho o nueve plazas, los cuales podrán alcanzar los 53.000 euros. En el caso de las motos eléctricas, su precio no podrá sobrepasar los 10.000 euros.

Asimismo, la compra de furgonetas eléctricas por parte de los profesionales autónomos, se subvencionará con hasta 9.000 euros en caso de que el usuario achatarre su viejo vehículo y con hasta 7.000 en caso de que no lo haga.

Además, el programa Moves III proporciona ayudas de un 10% adicional a actuaciones en municipios de menos de 5.000 habitantes tanto para la instalación de infraestructuras de recarga en estos territorios como para la compra de vehículos por parte de personas que estén empadronadas en ellos. También dota con un 10% extra la ayuda que reciben las personas con movilidad reducida.

Presupuesto y plazos

Las ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos, cuentan con un presupuesto hasta 2023 de 30 millones de euros y contribuirán a avanzar en la diversificación de las fuentes energéticas en el transporte, con la consiguiente reducción de la dependencia de los productos petrolíferos. Para la instalación de puntos de recarga eléctricos, el presupuesto asciende a 10,5 millones de euros.

Junto a los numerosos y evidentes beneficios medioambientales, existen otros beneficios económicos que también resultan muy interesantes para la ciudadanía y empresas que adquieren vehículos eléctricos.

Aunque el precio de compra de un coche eléctrico suele ser más alto que el de un vehículo medio de gasolina o diésel, lo cierto es que, a la larga, este sobrecoste se ve compensado por los ahorros acumulados en el coste del combustible, el mantenimiento y los impuestos, por citar algunos ejemplos.

Un vehículo eléctrico medio, gasta en torno a los 15 kWh por cada 100 km lo que en carga supone un coste económico de 1,5 €. Por el contrario el gasto medio en vehículo de combustión tradicional asciende a 7 € por cada 100 km.

En cuanto al mantenimiento, se ahorra en aceites y lubricantes, no hay transmisiones mecánicas, lo que supone un ahorro anual adicional. El coste de mantenimiento de los coches eléctricos es, en promedio, aproximadamente un tercio más bajo que el de un vehículo de combustión interna.

Además, en muchos espacios, se puede disfrutar de aparcamiento gratuito en zona de estacionamiento reguladoo acceso a zonas restringidas al tráfico.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats