Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La entrevista
Salvador Navarro Presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV)

Salvador Navarro: «Los diputados de aquí no nos están representando, porque se deben a la consigna de partido»

Presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV)

El presidente de la patronal CEV, Salvador Navarro, en INFORMACIÓN | Pilar Cortés

No han sido fáciles los últimos cuatro años. A las dificultades que implica siempre poner en marcha un nuevo proyecto, se unieron las resistencias encontradas en la provincia de Alicante por parte de ciertos sectores y, por si fuera poco, llegó una pandemia que ha hecho que muchas empresas y sectores se hayan tenido que enfrentar a la peor crisis de su historia. Sin embargo, nada de eso ha frenado a Salvador Navarro. El modelo CEV no sólo se ha consolidado en este tiempo, sino que ya tiene medio centenar de asociados en Alicante, y suma sigue. ¿Por qué tirar la toalla, pues? Ganas no le faltan. El próximo jueves se celebrará la asamblea que le permitirá renovar cuatro años más como presidente de la confederación, en el que será su segundo mandato al frente de la patronal autonómica.

«Las diputados de aquí no nos están representando, porque se deben a la consigna de partido»

Cuando empezó hace cuatro años el proyecto CEV como patronal autonómica, Alicante era el principal reto. ¿Dan por cumplido el objetivo?

En Alicante el modelo CEV está consolidado. A lo largo de estos años se han ido incorporando asociaciones de carácter territorial y sectorial y empresas, y ya estamos en 48 asociados en Alicante, aunque aún hay camino por hacer, sobre todo en el entorno de empresas. Por eso, es importante reconocer la labor que ha hecho en este caso Perfecto Palacio de consolidar este modelo en la provincia, y, además, de ser capaz de defender los intereses de Alicante en València, o cuando ha venido un ministro de Fomento o una ministra de Transición Ecológica. Los próximos cuatro años, con un presidente de un perfil distinto como el de Joaquín Pérez, van a servir para consolidar más el tejido empresarial. A Joaquín también lo he visto en muchas ocasiones en Valencia, y eso es lo importante. Para poder defender la provincia, tenemos que estar en València, en Madrid y en Bruselas. No nos podemos quedar defendiéndonos como galos, y no ser capaces de aportar donde hay que aportar.

Prácticamente tres presidentes en cuatro años en Alicante. ¿Erró el tiro la CEV a la hora de elegir?

Esto hay que recordar que es voluntario y gratuito, y también hay que recordar que, por ejemplo, en mi caso, afortunadamente, no estoy en la gestión directa de la empresa y eso me permite poder disponer del tiempo suficiente para estar en la presidencia de la CEV. Hay otros modelos empresariales y, por ejemplo, en el caso de Rosana Perán se debió a un cambio de estrategia en la empresa, y Perfecto maneja un grupo de empresas importante, y no entiendo cómo no la han nombrado hijo predilecto por las inversiones que tiene en la Marina , el centro concesionario, el Lucentum o el Intercity.

¿Qué pasó para que Perfecto Palacio inicialmente dijera que sí se presentaba a la reelección para casi en tiempo de descuento retirarse?

Claramente, lo que pasa en el mundo empresarial, y es que los proyectos empresariales te piden espacio, tiempo. Esto es lo que le ha ocurrido a Perfecto. Indudablemente te debes a tu empresa y no a la organización, y, repito, esto es voluntario y gratuito.

¿Por qué Joaquín Pérez ahora?

Dentro de esa voluntariedad, es el primero que dio el paso. Contactamos con él, tuvimos una reunión, él está en otro modelo empresarial, la siguiente generación ya está operativa en la empresa, y puede disponer de tiempo para defender los intereses de los empresarios, que, repito, donde mejor se defienden es en València, en Madrid y en Bruselas.

Las tensiones con Uepal han marcado buena parte de los últimos cuatro años. ¿Se dan por superadas?

Lo importante de esas tensiones es que acaben con una visión de futuro, y creo que se ha tranquilizado todo. Todos sabemos quiénes somos y qué defendemos y, dentro de la lealtad de Uepal hacia la CEV, que la CEV sea la entidad representativa en la Comunidad y, por supuesto, en la provincia traslada una tranquilidad de relaciones en el día a día. De todos modos, en este cambio de candidato, porque aún es candidato igual que yo, Uepal ya trasladó en su junta directiva que le parecía un candidato excelente para atender los intereses de Alicante. También hay que decir que, aunque no le hubiera parecido excelente, sería candidato igualmente. Eso de bendecir me recuerda mucho a las estrategias de Coepa.

¿Y cómo son las relaciones con el presidente de Uepal, Juan José Sellés, en estos momentos?

El presidente de Uepal tiene que ganarse la confianza del presidente de la CEV, y no es obediencia ciega, es confianza. He demostrado en estos cuatro años que lo que prometí o propuse como modelo de la CEV en Alicante se ha consolidado. Para mí, confianza es una palabra importante y hoy, en ocasiones, tengo dudas.

¿Y cómo se puede recuperar esa confianza?

Es voluntad, respetar los acuerdos, y lealtad institucional desde el respeto, que no es obediencia ciega.

Y, más allá de la provincia de Alicante, ¿qué le queda por hacer en estos próximos cuatro años?

El proyecto de los próximos cuatro años es acabar de consolidar el modelo autonómico, de defensa de los intereses de esta Comunidad y, para ello, hay que tener un posicionamiento claro en Madrid, y hay que tener posicionamiento claro en Bruselas. Y digo posicionamiento porque nos podemos quejar, pero si no estamos ahí sirve de poco. Recientemente me contaban sus problemas los agricultores de Alicante para trasladarlos a la CEOE, y lo vamos a hacer, pero vamos a ir mucho más allá. Esto no sólo es una cuestión política. Aquí tenemos que arrimar todos el hombro y vamos a tener contactos con la patronal de Castilla-La Mancha, igual que con Murcia, para ver qué podemos aportar desde la negociación y el diálogo.

En septiembre anunció una ronda de encuentros con sectores y empresas para recoger sus inquietudes de cara al nuevo mandato. ¿Por dónde pasan las preocupaciones en estos momentos?

En estos momentos, pasan por que finalice la pandemia. Es verdad que los últimos datos son alarmantes en cuanto a la cifra de contagios, pero no así, afortunadamente, en cuanto a ingresos en UCI. Todos estamos sufriéndolo, todos tenemos casos cada día más cercanos, pero, dentro de esa gravedad, son casos leves y la economía no puede parar. Hemos trabajando con la Conselleria de Sanidad, haciendo propuestas con una visión de conjunto de la sociedad, con el fin de evitar el colapso de la Atención Primaria, para dar la posibilidad de que desde las farmacias se puedan dar de alta las bajas, como hemos conseguido. Este es un logro de la CEV en defensa de los intereses no solo de los centros empresariales, sino para el conjunto de la sociedad.

«En la Cámara vamos a trabajar para que lo primero sea la institución»

decoration

Desde la CEV se han mostrado especialmente beligerantes con la necesidad de acortar las cuarentenas. Sin embargo, ¿eso no puede acabar provocando más contagios ?

Eso son decisiones sanitarias. Nosotros podemos proponer, pero es la autoridad sanitaria la que decide. Las cuarentenas han pasado de diez a siete días, y lo que estamos viendo es que son casos muy leves, y perfectamente se podrían reducir de siete a cinco. Hace unos días se veían en Estados Unidos problemas de desabastecimiento en los supermercados porque los fabricantes estaban teniendo problemas con las bajas. Precisamente ese es el fin. Aquí no se trata de que las empresas ganemos más, sino de evitar un posible problema a tu conciudadano vía desabastecimiento. No quiero alarmar, pero sí que ha habido casos sobre todo en el campo, en el sector agroalimentario, y ahí el teletrabajo no sirve. Al final, la autoridad sanitaria es la que marca el paso, pero tengo que reconocer la capacidad de escucha de la Conselleria de Sanidad y, especialmente, de la propia consellera.

¿Puede lastrar de nuevo la recuperación esta sexta ola?

Siempre que exista incertidumbre, la economía se va a ver ralentizada. Todos pensábamos que con las vacunas esto se acababa y está claro que no, aunque actualmente hay casos leves. De hecho, en 2021 hemos registrado marcas de crecimiento de empleo, del PIB, pero no conforme habíamos previsto inicialmente, y puede que ocurra lo mismo en 2022, claramente marcado todo por dos cuestiones importantes. Por un lado, la cuestión económica, con los costes de la energía, y el desabastecimiento de materias primas o el encarecimiento de otras. Por otro lado, hay una situación política absolutamente enrarecida, incapaz de acordar cosas. Necesitamos generar certidumbre, la política no ayuda, y esto hay que recriminárselo permanentemente a la política. La sociedad se merece una política que dé soluciones, y la mejor política que da soluciones a sus conciudadanos hoy es la más cercana, la de los ayuntamientos.

Precisamente hace unos meses presentaron un decálogo de propuestas para rebajar los costes energéticos, pero no parece que hayan tenido mucho éxito…

A los sectores y al propio consumidor se nos ha dicho infinidad de veces que hay que hacer una transición hacia lo ecológico, y hay que recordarle al consumidor que lo ecológico es más caro, pero hay sectores que tienen una dependencia enorme de la energía, como la cerámica en Castellón, que está absorbiendo esos aumentos. Al final, con eso, se generan menos beneficios, se pagan menos tributos. Por eso, nuestra propuesta era que se redujeran determinados impuestos, porque ni el hidrógeno ni la energía verde pueden hoy dar servicio a determinados sectores. Hay que hacer una transición ecológica ordenada. Yo mismo tengo un coche eléctrico, pero la Administración no está poniendo toda la carne en el asador. Imaginemos que hoy nos pasamos todos al vehículo eléctrico, no hay instalaciones suficientes. En la transición ecológica, es importante que la Administración tenga unos compromisos y cumpla.

¿Cómo se explica que el PP vaya a votar en contra de la reforma laboral que han pactado el Gobierno, los sindicatos y la patronal?

Por juegos políticos. En el comité ejecutivo de la CEOE se abstuvieron dos territorios y dos sectores, pero no hubo votos en contra. Nosotros fuimos los primeros en hablar y en apoyar la reforma, porque lo que hemos hecho en estos nueve meses, y he vivido y conozco las negociaciones, ha sido minimizar el impacto de esta reforma laboral. Hay que recordar la carga con la que empezó el Gobierno hace nueve meses. Hay sectores más perjudicados en el caso de la temporalidad, pero vamos a seguir trabajando por la defensa de sus intereses, sobre todo en el caso del campo. Hoy la reforma laboral del PP sigue vigente. Por tanto, no entiendo la política, y no la voy a entender. Igual que hizo el PP en 2012, que no tuvo el apoyo de la CEOE, el Gobierno podría haber acordado en las Cortes con mayoría de sus socios cosas muchísimo peores, como quiere Esquerra Republicana o el PNV. La labor de la CEOE en estos nueve meses ha sido muy trabajada y poco reconocida, y el impacto ha sido minimizar las consecuencias económicas de la reforma laboral.

«No veo que se solucione en esta legislatura el cambio del modelo de financiación»

decoration

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ironizaba esta semana sobre sus relaciones con el líder del PP, Pablo Casado, y decía que a lo mejor tienen que hacer como John Lennon y Yoko Ono. Bromas al margen, ¿falta sintonía entre la CEOE y el PP?

No, para nada. Hay infinidad de contactos en cuestiones legislativas. Son puestas en escena por parte de la política, aunque, desde luego, lo tengo claro, nuestra posición es de defensa a Antonio Garamendi.

¿Y cómo son aquí las relaciones con el Partido Popular?

Aquí tenemos buenas relaciones con Carlos Mazón y con el PP. De hecho, la semana pasada hubo una reunión con distintos sectores de la industria. Es lógico, es el principal partido de la oposición. De todos modos, hace unos días decía Carlos Mazón que iba a luchar para devolver el trasvase del Ebro a la agenda política. No sé qué opinará el PP de Aragón, pero los políticos deben comprometerse a cosas que se puedan cumplir.

Con la escalada histórica de la inflación, ¿se puede seguir defendiendo la contención salarial?

Los modelos de competitividad empresarial deben pasar por la innovación, por la gestión, por la exportación, por la internacionalización, pero no podemos hacerlos pasar por la rebaja de costes salariales. El coste salarial no puede ser un elemento competitivo y, si lo es, debe ser a favor, no en contra.

Sin embargo, parece que los convenios están muy contenidos...

Sí, pero ahora vamos a ver. Hemos demostrado junto a los sindicatos que estamos más acostumbrados a dialogar, a negociar, a perder ambas partes, porque eso es la negociación, pero cuando entras en política parece que aquí no quiera perder nadie y, en muchas ocasiones, son obras de teatrillo en las que se monta un pollo espectacular para luego llegar a un acuerdo.

Aunque el jefe del Consell, Ximo Puig, descarta el adelanto electoral, ¿ha influido la amenaza de la convocatoria anticipada a la hora de llevar el proceso de la CEV a enero en lugar de mantenerlo en abril, como tocaba?

No. Mi voluntad era empezar en enero el año ya centrados en nuestra línea de trabajo, que es consolidar el modelo, aparte del día a día, de las cuestiones legislativas y sectoriales, del covid, y del posicionamiento en Madrid y el posicionamiento en Bruselas.

«Crear la tasa turística para que los jóvenes puedan comprar un piso me parece absurdo»

decoration

¿Y usted sería partidario de un adelanto electoral en la Generalitat?

Es una decisión absolutamente política y, en todo caso, del president.

Nunca ha ocultado la sintonía que tiene con Ximo Puig. Sin embargo, su organización se mostró especialmente dura con el Botànic cuando se dio luz verde a la tasa turística y su vicepresidente y presidente de Hosbec, Toni Mayor, llegó a hablar de traición del PSPV. ¿Se ratifican?

Claramente. Por lealtad institucional, tengo buenas relaciones con Ximo Puig y las he tenido con Alberto Fabra, pero tengo igualmente discrepancias. También tengo buena relación con la oposición y tengo discrepancias. Somos leales a la Generalitat gobierne quien gobierne, pero, igualmente, discrepamos de cuestiones políticas, como con la tasa turística. Entendemos que ha habido una falta de sensibilidad hacia el sector. Estamos donde estamos, hay parte del sector en ERTE y estamos planteando una tasa. Lo lógico es que los partidos hubieran contactado con el sector. Crear la tasa turística para que los jóvenes puedan comprar una vivienda me parece un poco absurdo, y fue la propuesta de los vicepresidentes Mónica Oltra y Héctor Illueca, y se sumó el PSPV, entiendo que por la presión de aprobar los presupuestos, por un cambio cromos. No lo hemos entendido, aunque se vaya a implantar en 2023. El sector turístico es muy importante para esta Comunidad, y hay que implicarlo en las decisiones, sobre todo si esa tasa turística puede servir para reinvertir en cuestiones de formación o innovación. Podemos tener buena relación, buena sintonía, creo que el president es una persona sensible a las cuestiones empresariales, pero tienen una dependencia indudablemente de sus socios de gobierno.

¿Qué puede pasar con la tasa turística de aquí a marzo?

De aquí a marzo, pueden pasar muchas cosas, como que se pare la tasa turística, como hemos conseguido parar otros impuestos. Es que la política en ocasiones es muy irracional. De aquí a marzo pueden pasar muchas cosas, desde que haya adelantos electorales o que no, a que haya un adelanto electoral nacional o una ruptura, pero, desde luego, nuestra línea es la misma: primero, hablen ustedes con el sector. La CEV va a apoyar al sector.

La CEV ha sido muy reivindicativa con el cambio de modelo de financiación autonómico. Tras la propuesta presentada por el Ministerio de Hacienda, ¿se puede ser optimista?

Estamos estudiando el documento. Son 240 páginas, pero ya me trasladan que en unas cosas sí y en otras no. Por tanto, vamos a seguir siendo reivindicativos. Lo fui personalmente cuando vino la vicepresidenta Nadia Calviño, y lo seguiremos siendo, porque esto no es una cuestión solo empresarial. Es una cuestión que afecta a la sociedad y nosotros somos parte de la sociedad y tenemos que defenderlo. Estuvimos en las dos manifestaciones que ha habido y vamos a seguir atendiendo esas reivindicaciones de manera conjunta en la Plataforma Per un Finançament Just, siendo también lógicos en las decisiones. Creo que aquí va a acabar todo en que va a haber más financiación, y la vamos a pagar todos los españoles, porque el Estado no va a restructurarse para nada. Eso sí, esto lo tomamos como una deuda histórica, como un derecho histórico de los valencianos, y no solo la financiación autonómica. Vamos más allá, vamos a la cuestión de la deuda histórica, y hay que recordar que estamos en 51.000 millones de euros, que no tenemos capacidad de devolver.

«La competitividad no puede pasar por la rebaja de costes salariales»

decoration

¿Habrá cambio de modelo en lo que queda de legislatura?

Por lo que estoy leyendo, por la situación política y con elecciones de por medio, no. Por ejemplo, hace unos días Pablo Casado prometía en Castilla y León una cosa bastante distinta a lo que necesita la Comunidad Valenciana. Si cada político va un territorio y promete lo que no puede prometer, lo tenemos bastante complicado. Por tanto, no veo que se solucione en esta legislatura, que es a lo que se comprometió la ministra en 2019, en un acto patrocinado por la CEV, en el que dijo, además, algo que me gustó y era que no hacía falta que se aprobara por unanimidad, sino por mayoría. Hoy el PSOE, conjuntamente con sus socios, tiene mayoría en el Congreso. Otra cosa es que esa mayoría pasa por vascos, catalanes y canarios, que no quieren tocar absolutamente nada. Ahí es donde se demuestra la debilidad de la Comunidad Valenciana en clave política. Primero, porque nosotros no somos nacionalistas, y no lo vamos a ser nunca. Tenemos un partido con un escaño. Luego, porque nuestros diputados del PP y del PSOE se deben a la consigna del partido, y hay que recordarles que les votamos nosotros aquí. Las personas que hemos votado aquí no nos están representando, porque se deben a la consigna de partido. Habría que hacer la reflexión de si realmente nos interesa que el Senado fuera una cámara territorial.

Este año también toca renovación en la Cámara de Comercio, en un proceso que no se las promete fácil, y con dos candidatos, Juan Riera y Carlos Baño. ¿Qué papel va a jugar la CEV en un escenario como ese?

El papel que ha jugado. Tanto a un candidato como al otro se le trasladó, y esto lo hice por lo menos con uno personalmente, que se viera que lo importante es la institución, que no sea siempre Alicante el foco de la discordia. Y esto vale para la Cámara, para la CEV o para cualquier otra institución. Lamentablemente, eso no se ha conseguido. Vamos a seguir trabajando para que primero sea la institución, y que no sea siempre Alicante la nota discordante dentro la Comunidad Valenciana. Es lícito que haya votaciones, pero creemos que la institución debe estar por encima de las personas, y vamos a seguir trabajando para evitar conflictos.

¿Y qué o quién ha fallado para que esa mediación haya fracasado?

Las personas, los compromisos de las personas.

¿De alguno de los dos candidatos? ¿De los dos?

De los dos candidatos.

¿Qué pasará en la CEV dentro de cuatro años?

La CEV ha hecho su papel en estos cuatro años, pero el modelo de la CEV no viene de ahora, viene de hace diez años, cuando empezamos a cambiar la provincia de Valencia, a fusionar CEV y Cepyme, a integrar a empresas, cuando dejamos las subvenciones, cuando empezamos a ser una organización proactiva. Otras organizaciones podrían haberlo hecho y no lo hicieron. Lo que quiero es dejar una CEV en la que la institución sea lo importante, al margen de la persona que esté, que tendrá su impronta. Una institución que sepa en todo momento, presida quien presida, que tiene un papel, que tiene que ser proactiva, que tiene que defender los intereses empresariales por encima de los intereses políticos. Me gustaría dejar una CEV proactiva, independiente, con un protagonismo mayor de mujeres, y ya puedo anticipar que en la junta directiva estamos cerca del 30%, cuando hace cuatro años estábamos en el 16%.

Y, tras estos cuatro años, ¿ está más cerca la presidencia de la CEOE?

No. Este presidente se debe a la CEV, a la Comunidad Valenciana, y a Antonio Garamendi, que es mi presidente y con quien tengo una magnífica relación. Lo que haga Antonio Garamendi lo apoyaremos sí ó sí.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats