Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La falta de coches amenaza al alquiler turístico

Los problemas de suministro de los fabricantes impiden a las rent a car disponer de suficiente flota para atender la demanda prevista por el sector para el próximo verano

La falta de coches amenaza al alquiler turístico

Ya ocurrió el año pasado y este verano puede ser aún peor. Muchos de los turistas que visiten la Costa Blanca en los próximos meses pueden encontrarse con problemas a la hora de encontrar un coche de alquiler disponible, o bien deberán desembolsar una cantidad bastante superior a la que están acostumbrados. La falta de microchips y otros suministros mantiene al ralentí la fabricación de automóviles en toda Europa, lo que ha impedido a las empresas de rent a car realizar las compras necesarias para reponer las flotas que se vieron obligadas a reducir drásticamente durante el primer año de la pandemia, cuando vendieron la mayor parte de sus automóviles con la finalidad de obtener liquidez.

La falta de coches amenaza al alquiler turístico

Una situación que durante el pasado verano ya provocó que las tarifas llegaran a duplicarse en algunos momentos puntuales, a pesar de que entonces la demanda extranjera seguía lastrada por las restricciones y cuarentenas que imponían buena parte de los países europeos, especialmente, el Reino Unido. Sin embargo, las previsiones apuntan a que este año los británicos volverán a acudir en masa a la provincia -como, de hecho, ya está ocurriendo desde principios de año- lo que dejará muy corta la oferta existente en estos momentos. A nivel nacional, la principal asociación del ramo, Feneval, calcula que sería necesario incorporar al menos 200.000 vehículos a corto plazo para atender con normalidad a la clientela que se espera, según ha señalado su presidente, José Luis Barahona, en diversas intervenciones públicas en las últimas semanas, y la situación en la provincia de Alicante no es precisamente mejor.

Casi la mitad

Así, el presidente de la Asociación Empresarial de Alquiler de Vehículos de la Comunidad Valenciana y Murcia (Aecoval), Mauro Derqui, calcula que la mayoría de compañías continúan con un volumen de flota entre un 40% y un 50% del habitual antes de la pandemia, y con pocos visos de que mejore. «Si vas a los concesionarios te dan plazos de hasta un año y tampoco es garantía de nada. Hay empresas que tenían pedidos para marzo y en febrero les llamaron para decirles que no podían servirlos», se lamenta el portavoz sectorial.

Según explica, las alquiladoras están sufriendo el problema por duplicado, ya que a la baja producción que sale de las factorías automovilísticas, se suma el hecho de que las empresas de rent a car han dejado de ser una prioridad para los fabricantes. «Antes les veníamos muy bien para deshacerse del stock, pero ahora les interesa más destinar los vehículos que tienen al canal particular, porque le sacan más margen y, además, también obtienen beneficios con la financiación», explica Derqui.

72%: Caída de la cifra de coches comprados por las rent a car

Las compañías de alquiler de vehículos sin conductor pasaron de matricular 24.664 automóviles en la provincia en 2019 a sólo 7.104 en 2020. En 2021 la cifra apenas se recuperó hasta los 8.720, según datos de Faconauto, debido a los problemas de los fabricantes con los microchips. 


80%: Recuperación del negocio prevista en 2022

Feneval estima que este año las firmas alquiladoras sólo alcanzarán el 80% de su facturación prepandemia debido a la limitación que supone la escasez de vehículos disponibles en el mercado. 


El resultado es que esta misma Semana Santa ya se han registrado problemas puntuales en los que las empresas de la zona han agotado los vehículos que tenían disponibles para alquilar, como reconoce el director general de Europcar Mobility Group Iberia (la compañía propietaria de la alicantina Goldcar), Tobias Zisik. Un problema que ha afectado especialmente a los vehículos más pequeños, que también son los más económicos, y que en estos momentos son los más difíciles de reponer para las rent a car. «Los fabricantes están utilizando las piezas que tienen para los vehículos de gama más alta, que les dejan más beneficio», explica el ejecutivo, convencido de que estas tensiones pueden volver a repetirse en los próximos meses.

Para evitar estos problemas, las compañías están echando mano de todas las bazas a su alcance. Entre ellas, la importación de vehículos de otros países, algo hasta ahora era muy poco frecuente, ya que lo habitual era que estas firmas vendieran sus automóviles en Europa una vez concluido su ciclo de vida para el alquiler. También se están desviando flotas de otros servicios, como el renting. Pero la principal medida que todas han adoptado es prolongar el periodo de uso que suelen dar a los vehículos.

La falta de coches amenaza al alquiler turístico

Así, si antes lo habitual era desprenderse del automóvil entre los seis y los nueve meses para conseguir el máximo valor posible, ahora pueden alcanzar tranquilamente el año. Una medida que no sólo reduce el retorno de la inversión que obtienen por los coches usados, sino que también obliga a invertir más en su mantenimiento.

Desde el punto de vista de la facturación, las rent a car confían en que sea «un buen año», sobre todo gracias al impulso que supondrá el regreso de los turistas extranjeros, aunque «la escasez de vehículos a la que nos enfrentamos todas las empresas del sector implicará que el número de alquileres aún se sitúe en niveles inferiores a los de 2019», explica Conrado Espí, subdirector general adjunto de Movilidad de Mutua Madrileña, la aseguradora propietaria de Centauro Rent A Car, que tiene su sede en Finestrat, aunque opera en cuatro países europeos.

A nivel nacional, Feneval calcula que los ingresos del sector en España podrían rondar los 1.400 millones. Muy por encima de los 900 millones de 2021 pero aún alejados de los más de 1.800 millones que facturaba este negocio antes de la pandemia.

En cuanto a la disponibilidad y los precios, Espí señala que, «con estos niveles de flota, la antelación a la hora de reservar será de vital importancia para los clientes, especialmente en los picos de demanda». Así, su consejo es adelantar todo lo posible la contratación, ya que quienes esperen a última hora «pueden encontrarse con precios distintos a los que suelen estar acostumbrados en otros años o en casos puntuales no disponer de la tipología de vehículo deseada».

Los créditos ICO

Desde el punto de vista empresarial, además del aumento de costes, las empresas también deben afrontar la situación derivada del incremento del endeudamiento que para muchas de ellas supuso solicitar los avales del ICO. Una circunstancia que también está dificultando el acceso a nuevos créditos por parte de algunas compañías, sobre todo las de menor tamaño, y que va acompañado de un menor interés de las entidades por este sector, según apuntan desde Aecoval.

Así, el sector se encuentra inmerso en lo que el presidente de esta asociación califica como «tormenta perfecta» de la que aún no tienen muy claro cómo van a salir.

Volkswagen será la nueva dueña de Goldcar

El consorcio Green Mobility solicita permiso para adquirir Europcar

La compañía alicantina Goldcar, una de las más importantes del sector en España, tendrá pronto nuevo dueño. El consorcio Green Mobility Holding, formado por el grupo Volkswagen, Attestor Limited y Pon Holdings, acaba de solicitar la autorización antimonopolio de la Comisión Europea para formalizar la oferta de compra que ha presentado sobre el grupo Europcar, del que forma parte la firma alicantina desde el año 2017. Una operación cuyo importe asciende a 2.500 millones de euros. 


    Se espera que la Comisión tome la decisión a finales de mayo o principios de junio y que tras ello, el regulador del mercado francés, Autorité des marchés financiers (AMF), fije la fecha de cierre del periodo de aceptación inicial de la oferta, durante el cual los accionistas de Europcar podrán ofrecer sus acciones, lo que se espera que ocurra antes de que finalice el segundo trimestre. De prosperar la oferta, Volkswagen se haría con el 66% de Europcar, el fondo británico Attestor con el 27% y la plataforma de movilidad holandesa Pon Holdings con el 7%.


    Se da la circunstancia de que Volkswagen había sido ya propietario de Europcar hasta el año 2006, cuando lo vendió a la firma gala de inversión Eurazeo por 3.300 millones de euros. La oferta de compra se anunció el pasado verano y forma parte de la estrategia de Volkswagen de ampliar su diversificación dentro del sector de la movilidad. Se produce, además, en un momento en que las firmas de alquiler se están recuperando todavía del impacto de la pandemia, que llevó a la mayoría de ellas a pérdidas, por lo que tienen un precio que la firma alemana considera atractivo. 


En cuanto a Goldcar, la firma fue fundada por los empresarios alicantinos Juan y Pedro Alcaraz que, tras convertirla en una de las líderes del sector, la vendieron al fondo Investindustrial, que en 2017 la vendió a su vez a Europcar. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats