Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rafa Climent Conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo

Rafa Climent: «Las empresas deben subir mucho más los salarios»

Rafa Climent, en la Delegación del Consell en Alicante el pasado martes | Héctor Fuentes

Si algo caracteriza al conseller de Economía Sostenible, Rafa Climent, es su carácter, de natural optimista. Hasta el punto de que, pese a que dice que ésta es poco menos que la legislatura de las siete plagas, está convencido de que tanto la Comunidad Valenciana como la provincia de Alicante serán capaces de sortear el temporal y salir adelante con más fortaleza. Se escuda en los datos. También cree que a un año de las elecciones no toca crisis de gobierno; y que Mónica Oltra no sólo no es un lastre para Compromís, sino que debe repetir como número uno. En lo personal, no cierra la puerta a nada.

Empezó la legislatura con una DANA y la borrasca Gloria, luego llegó la crisis del covid, la ruptura de la cadena de suministros, la subida de los costes energéticos, una inflación disparada y, por si tuviéramos poco, Rusia invade Ucrania. ¿Todo es susceptible de empeorar?

Siempre digo que ésta es la legislatura de las siete plagas. Está siendo muy dura, muy compleja de gestionar, sobre todo porque, desde la Conselleria de Economía Sostenible, trabajamos siempre con una visión de planificación, y, en esta coyuntura, se nos ha roto. Hemos tenido que ir improvisando medidas, una detrás de otra, para intentar paliar la situación.

La improvisación no suele dar buenos resultados...

Pero la Generalitat ha hecho un excelente trabajo dando respuesta a la DANA, a Gloria, habilitando el Vega Renhace, y después trabajando de forma transversal cada una de las consellerias, para ir implementando proyectos en la Vega Baja. También con la pandemia intentamos ayudar a los sectores que más sufrieron y a las personas más vulnerables. Por ejemplo, nosotros modificamos el presupuesto y sacamos 57 millones para ayudas a autónomos, pero también pusimos dinero para las pymes, el turismo... Y es complicado porque teníamos que gestionar el presupuesto y, al mismo tiempo, las ayudas que estábamos implementando. Fueron más de 1.200 millones extra para ayudar a la gente y a las empresas. Ahora hemos diseñado el Plan Reactiva con 944 millones para hacer frente a las consecuencias de la guerra. Por tanto, estamos ante un Gobierno muy proactivo.

Y, tras todo lo sucedido, ¿cuál es la asignatura pendiente?

La idea de planificar para acelerar la reindustrialización de nuestro territorio, desde el ánimo de que realmente exista una vertebración clara, para generar riqueza, porque, desde mi punto de vista, el sector que más riqueza genera es el de la industria. Por lo demás, hemos sido capaces de ir haciendo las cosas, trabajando mucho, porque en estos dos últimos años de pandemia es como si hubiésemos vivido ocho o diez, e independientemente de todo lo que ha pasado, las cosas están saliendo bien si analizamos los números, sin dejar de lado los fondos europeos que nos están llegando.

«Las empresas deben subir mucho más los salarios»

¿Qué previsiones manejan?

La cifra récord de exportaciones de la serie histórica la teníamos en 2019, con más de 31.000 millones de euros, y en 2021 la hemos superado, con más de 32.000 millones. La inversión extranjera directa en 2021 fue de 856 millones, un 142% más que el año anterior, mientras que Cataluña recibió 612 millones. Tenemos el récord histórico de afiliaciones a la Seguridad Social, con más de 2.026.000 personas. El paro ha bajado en más de 9.000 personas respecto a antes de la pandemia. A pesar de haber sufrido estas siete plagas, la sociedad en su conjunto y la Generalitat, generando confianza, hemos ido trabajando y los números son muy potentes. Vamos por el buen camino.

Entiendo, pues, que dan por superada la crisis del covid, aunque ahora la amenaza viene por la guerra de Ucrania y la inflación...

A expensas de eso estamos. La falta de materias primas o la subida de la energía está provocando que los precios se incrementen, pero debemos tener conciencia, un poco de ética, y no aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid. Así se lo he hecho constar al presidente de la CEV, para que, desde el mundo empresarial, sean conscientes de que no se puede utilizar esta situación para jugar a la especulación y subir los precios sin motivo. Además, vamos a ver qué sucede, aunque todos tenemos que cambiar el chip. No podemos depender tanto de terceros países. Tenemos que localizar y relocalizar nuestra producción. Es imprescindible, y la pandemia así nos lo ha enseñado, que tenemos que producir aquí aquello que sea necesario para nuestras vidas. Nuestro objetivo debería ser empezar a conseguir soberanía en este territorio: soberanía financiera, alimentaria, sociosanitaria, energética, y tecnológica e industrial.

Sin embargo, empresas que diversificaron hacia el sector sociosanitario se quejan de que aún hoy se sigue importando ese material porque lo que prima es el precio...

Desde la Administración debemos cumplir la Ley de Contratos, que es de competencia estatal, pero lo que se debería hacer de una vez por todas es que no prime única y exclusivamente el precio. En esa ley no podemos decir que las empresas de un determinado territorio sean las se queden con esa contrata, estamos en un mercado libre, pero sí que lo que se valore no sólo sea el precio, sino también el empleo de calidad, la inclusión o la protección al medio ambiente y el respeto al territorio.

¿Sería factible hoy por hoy en Alicante un proyecto similar al de la gigafactoría de Sagunto?

Claro que sí. Es cuestión de planificación y, sobre todo, de que podamos conseguir inversiones de la categoría de la gigafactoría. Así como hemos hecho un polo importante en Parc Sagunt de desarrollo urbanístico de suelo industrial, tenemos que trabajar en un polo importante en Alicante y en Castellón. Ya lo estamos analizando desde la conselleria, porque se trata de que sea un polo bien comunicado, con muchos servicios cerca y con posibilidades de generar sinergias en la provincia. De hecho, ya hay dos zonas fundamentales: Elche Parque Empresarial, que es la joya de la corona, e Ibi y la Foia de Castalla. También está Las Atalayas, donde debemos ver posibilidades de ampliación, junto a otras áreas industriales a las que estamos apoyando con las ayudas que, por primera vez, un Gobierno ha tenido en cuenta.

El Botànic y la oposición han dejado claro que el divorcio es total a la hora de poner en marcha un plan anticrisis. ¿Qué falla?

La oposición siempre ha aprovechado cualquier momento, incluso cuando deberíamos ir todos más de la mano, porque son crisis que afectan de manera directa a la ciudadanía, para ir desgastando al Gobierno. Por lo tanto, me parece una falta de responsabilidad hacia la ciudadanía que en esta legislatura, con todo lo que nos ha sucedido, sigan haciendo esa oposición de desgaste, muchas veces rastrera, y muy demagógica en el sentido de bajar impuestos.

Y, más allá de lo que mantiene la oposición, y teniendo en cuenta la situación actual, ¿qué habría que hacer con los impuestos?

Bajar impuestos cala mucho, y no nos damos cuenta de la importancia que tiene lo público: la sanidad; la educación; ayudar de manera directa a las pymes; y cuando de 40.000 se ha pasado a 120.000 personas que están en el sistema de dependencia. Además, bajar impuestos de forma generalizada, como plantea en este caso el Partido Popular, me parece una falta de respeto y, sobre todo, una falta de visión de la realidad que estamos viviendo. Hay países que tienen un estudio de rentas, y después aplican en momentos determinados una bajada de impuestos en función de la vulnerabilidad y en función de la renta, y eso sí que sería más racional, no de forma lineal. Es una asignatura pendiente que tenemos para analizar. A partir de ahí, sí se podrían bajar los impuestos a una parte más vulnerable a la que tienes que apoyar en momentos como éste de inflación. Hay gente que cobra 700 euros, 800 euros, pensionistas, que están sufriendo para poder terminar el mes, y probablemente los que pagan más impuestos en estos momentos deberían pagar aún más para cubrir las necesidades.

La síndica de su grupo, Papi Robles, ha propuesto premiar a las empresas que suban los salarios. Sin embargo, muchos expertos y el presidente del Gobierno han apelado al pacto de rentas para evitar caer en una espiral inflacionista. ¿De qué parte se sitúa usted?

Siempre he sido partidario de que las empresas deben subir mucho más los salarios, también ahora. Con un salario digno, la gente es mucho más productiva. Y también hay que cambiar ese concepto de que el empresario está a un nivel y al trabajador está a otro. Es importante que el concepto de empresa empiece a cambiar: el empresario es importante; el trabajador o trabajadora es importantísimo; y los proveedores, los clientes, etcétera, también son importantísimos, y el objetivo único no debe ser ganar dinero. Sí, es importante, pero el objetivo tiene que ser ganar dinero, tener una responsabilidad social y tener un compromiso con el medio ambiente, por supuesto, con salarios dignos. Debemos tener una clase media potente, y eso hará que la economía ruede.

El Consell quiere fomentar las renovables. Sin embargo, a finales de marzo, había 132 plantas fotovoltaicas pendientes de tramitación en Alicante y 361 en la Comunidad, y el sector calcula que se perderán más de 100 millones sólo en la provincia si la situación no se desbloquea de aquí a diciembre. ¿Es factible hacer en meses lo que no se ha hecho en años?

Esa era la situación, pero ya tenemos 25 que están adjudicadas en el conjunto de la Comunidad Valenciana. Lo que está paralizando esto es la falta de recursos humanos. En estos momentos hemos contratado con Tragsa a 18 personas para agilizar los trámites, y esperamos que puedan incorporarse, por medio de bolsas, unas 20 personas más al departamento de Energía. Después, es una cuestión muy compleja, porque no depende única y exclusivamente de una conselleria. Somos el órgano sustantivo como Conselleria de Economía Sostenible, pero después está Política Territorial y Medio Ambiente, y las tres consellerias estamos intentando trabajar a marchas forzadas para agilizar al máximo el proceso, y creo que en tres o cuatro meses se va a ver que ha habido un arreón importantísimo. También el decreto va a dar más agilidad, dentro de la legalidad.

¿Tocaba con todo lo que ha sucedido en los últimos dos años abrir el melón de la tasa turística?

Si hace cinco años se planteó y no tocaba, y resulta que ahora tampoco, ¿cuándo toca? Tenemos que ver la tasa turística como algo positivo, sobre todo, porque va a repercutir en la mejora de nuestro turismo. Después, lo que no podemos hacer los que vivimos aquí es pagar dos veces la tasa turística. Si al final no tenemos una tasa turística, el mantenimiento de todo lo tenemos que seguir pagando nosotros, porque depende de los impuestos de los que vivimos aquí. Además, una tasa turística de ámbito municipal y voluntaria que tenga todas estas pegas y estos problemas no lo entienden ni en Sudáfrica. Es importante con la tasa turística hacer otros planteamientos. ¿Por qué el sector no se sienta y dice en qué podemos gastar la tasa turística, marcar criterios? No entiendo el no por el no, porque en Cataluña, Baleares o Milán se paga tasa turística. Tenemos que pensar más en todos y todas, en los recursos que se necesitan contra el cambio climático o para la mejora de infraestructuras y la mejora de un sector potente como el turismo. Y tengo que decir algo más: sería mucho más partidario, y lo digo a título personal, de una ecotasa de ámbito autonómico.

La Conselleria de Economía ya ha comenzado con el proceso de reversión de las ITV. Sin embargo, las concesionarias ya han amagado incluso con acudir a los tribunales. ¿Se puede acabar torciendo todo?

Hace unas semanas aprobamos el decreto ley de constitución de la mercantil. Por lo tanto, hemos iniciado el proceso para que el 2 de enero de 2023 la gestión sea pública y dependa de la Conselleria de Economía Sostenible. Vamos a constituir la mercantil y, cuando la tengamos, vamos a subrogar a los trabajadores y trabajadoras . En este periodo de siete meses, tenemos que terminar todo el proceso, pero tenemos tres o cuatro años para poder armonizar todos los puestos de trabajo porque hay diferentes lotes, y se trabajará desde el ámbito de la negociación con los sindicatos. Además, tuve una reunión con la patronal Aecova, que fue muy productiva. Aecova nos pidió tener un alargamiento de la concesión por el covid, y les dije que se está estudiando técnica y jurídicamente, y, si nos dicen que se puede alargar, lo haremos. Por otra parte, se pusieron a nuestra disposición para hacer una transición amable. Por lo tanto, no creo que haya ningún problema, aunque en un Estado de Derecho tienen las manos libres para hacer lo que crean.

«Con la gestión pública, seguro que va a ser una realidad abaratar las tarifas de la ITV»

decoration

¿Qué va a pasar con las estaciones de Orihuela y Redován?

Estamos negociando. Vamos a ver cómo queda, pero también se revertirá. Lo que está claro es que, si en el resto la infraestructura patrimonial tiene que pasar sí o sí a la Generalitat, en este caso, como es propiedad de ellos, tenemos que negociar para ver si podemos adquirir o ver cómo lo hacemos.

Una vez que culmine todo, ¿realmente van a ser más baratas las tarifas de la ITV para la ciudadanía?

Claro que sí. La memoria económica y administrativa que presentamos para la aprobación de la mercantil nos daba más de 30 millones de euros de ganancias. Ellos públicamente dijeron que eran 10 millones. Si hay 10 millones de ganancias, imagina la inversión que puedes hacer cada año para mejorar las infraestructuras, arreglar vía negociación los salarios y, por supuesto, está esa posibilidad de abaratar las tarifas de la ITV, que seguro que va a ser una realidad.

«Si hace cinco años se planteó la tasa turística y no tocaba, y tampoco ahora, ¿cuándo?»

decoration

¿Ha empezado a dar síntomas de agotamiento el Consell?

Creo que estamos haciendo proyectos importantes. Estamos trabajando por la industrialización, por la innovación y por todos los sectores, con mucho ánimo y fuerza. Por lo tanto, no veo ningún síntoma de agotamiento. Todo lo contrario, veo en estos momentos un Botànic III que pueda seguir trabajando por la mejora de la ciudadanía.

La crisis de gobierno ha comenzado a tomar de nuevo fuerza tras la salida de Manolo Mata de las Cortes. ¿Es necesario el cambio?

A un año vista, no tiene sentido que haya un cambio de conseller o consellera. Prácticamente, necesitas seis, siete, ocho meses para ponerte al día y poder empezar a ejecutar algún proyecto. Por lo tanto, si ahora hay algún cambio de conseller o consellera, tiene que haber continuidad total y que pueda seguir la hoja de ruta del actual conseller o consellera o, de lo contrario, prácticamente no se podrá hacer nada, y más teniendo en cuenta que, dentro de cuatro o cinco meses, todo va a ser campaña electoral.

Siempre que se ha hablado de cambios en consellerias de Compromís se ha especulado con su salida. ¿Se ha sentido cuestionado?

Internamente, siempre me he sentido arropado, sobre todo por mi partido y por la gente del Consell de mi partido. Por lo tanto, aunque públicamente y en los medios de comunicación siempre parecía la parte más débil del Consell, no me he sentido en ningún momento cuestionado. Además, pienso que debemos tener luces largas, que esto es una maratón y que las cosas no se consiguen de hoy para mañana, sino con mucho trabajo y con un proyecto claro y de futuro que va mucho más allá de una o dos legislaturas.

«Quienes pagan más impuestos en estos momentos deberían pagar aún más»

decoration

¿Se ve incluso repitiendo en la siguiente legislatura?

El mundo de la política y la gestión me encanta. Por lo tanto, este año debemos seguir trabajando intensamente con lo que estamos haciendo. Vamos a ver este año cómo va, esperemos que bien, y a partir del próximo año ya se tomarán las decisiones que se crean pertinentes a título individual y, por supuesto, teniendo en cuenta a Compromís y lo que piensa respecto a lo que yo puedo seguir aportando al proyecto.

¿Se ha convertido Mónica Oltra en un lastre?

No. Mónica Oltra sigue teniendo un tirón impresionante entre la ciudadanía y es un exponente importantísimo, por no decir básico, dentro de Compromís, y está ejerciendo un liderazgo de lo más potente.

«A un año vista, no tiene sentido que haya un cambio de conseller o consellera»

decoration

¿Quién debe ser el candidato a la Generalitat por Compromís?

No se sabe, lo único que sabemos es que debemos seguir trabajando intensamente por el bienestar de la gente, pero considero que Mónica Oltra tiene todas las papeletas para poder seguir liderando Compromís en la Generalitat.

¿Le puede acabar pasando factura a Oltra su situación judicial?

Tenemos que ser prudentes y ver cómo va transitando todo ese proceso. Lo demás son hipótesis.

¿Dónde se ve Rafa Climent de aquí a un año?

De aquí a un año, me veo preparando las próximas elecciones y trabajando por conseguir que Compromís saque un muy buen resultado y que la ciudadanía nos vea como un instrumento útil de transformación de nuestra sociedad.

«Los empresarios no pueden aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid y subir los precios»

decoration

Preocupación por el proceso en la cámara

El proceso de renovación de las cámaras está siendo especialmente tenso en Alicante...

Me preocupa que pasen estas cosas, y que pasen en Alicante. El inicio de la legislatura en 2015, para mí, fue muy doloroso porque estaban todos los problemas de Coepa, y Alicante estaba bastante dividido empresarialmente. Eso parece que se había diluido, y se había conseguido que el mundo empresarial fuese una piña en el conjunto de la Comunidad. Ahora se vuelve al enfrentamiento desde la Cámara de Comercio. Ya les dije a las dos personas que se presentaron, tanto a Carlos Baño como a Juan Bautista Riera, que debían llegar a un acuerdo y no generar conflicto. Y me duele en el alma, porque soy una persona que cree que, desde el consenso, el acuerdo y el diálogo, y si estamos unidos, podemos ser más fuertes, pero la realidad supera a la ficción muchas veces.

¿Y a qué atribuye estas situaciones?

En momentos determinados, en Alicante como tal, no se ha demostrado que haya un liderazgo que atraiga al conjunto de la provincia, probablemente porque doce de las 25 ciudades más pobladas de todo el territorio valenciano están en Alicante. Ha faltado un liderazgo potente que haya sabido aunar y que diera el paso, y ser proactivos.

En determinados círculos se ve a Carlos Baño como el candidato de Carlos Mazón. ¿Le preocupa?

Como conseller de Economía Sostenible, tengo que ser imparcial, independientemente de lo que pueda ver o de lo que intuya. Trabajaremos con la persona que esté al frente, porque nos toca, y porque, además, tutelamos las cámaras de comercio.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats