Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La inflación incentiva la inversión en vivienda de alquiler

Familias con ahorros o que acaban de heredar y extranjeros adquieren uno de cada tres inmuebles para evitar la devaluación de su dinero y aprovecharse del alza de las rentas. Este tipo de operaciones ofrece una rentabilidad del 6% que puede llegar a subir hasta el 10% en el caso de los apartamentos turísticos

Dos de las cuatro torres del proyecto Sky Homes de Neinor frente a La Fe de València, en la imagen, se van a destinar íntegramente al alquiler (209 viviendas). | Francisco Calabuig

Los inversores adquieren una de cada tres viviendas a la venta en la Comunidad Valenciana. La inflación al 10% y el incremento del coste de los arrendamientos están incentivando las compras de familias valencianas que tratan de canalizar sus ahorros, extranjeros que han tenido un flechazo con esta zona y fondos de inversión que buscan hacer negocio ante el incremento de personas abocadas al alquiler porque no tienen capacidad de compra. Los expertos recomiendan que las familias que compran como inversión se hipotequen como máximo al 50% del precio de la vivienda para evitar problemas. Este tipo de compra para alquilar ofrece un retorno del 6% anual, aunque en el caso de los pisos turísticos la rentabilidad sube al 10%.

Nora García, presidenta de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana (Asicval), explica que el perfil de personas que invierten para alquilar es el de valencianos que han heredado o han acumulado ahorros y extranjeros que en el futuro se quieren trasladar a vivir aquí, compran el inmueble y mientras llega el momento lo arriendan. «Ahora en València una vivienda cuesta de media 200.000 euros, pero los que buscan más rentabilidad van a por pisos de entre 100.000 y 150.000 euros. Hay excepciones. Yo he visto operaciones de medio millón de euros que no habría hecho como inversión porque necesitas pedir un alquiler de 1.500 euros para que salgan los números», apunta García. La representante de las inmobiliarias valencianas asegura que en los últimos años ha bajado el porcentaje de los inversores y puntualiza que en 2013 -cuando los bancos prácticamente no daban financiación- copaban el 80% de las operaciones y «pagaban al contado».

Cristina Recasens, fundadora de Recasens Real Estate, precisa que la mayoría de los inversores se conforman con una rentabilidad de entre el 5 y el 7%, pero en el caso de los pisos turísticos «van a por el 10%». «El mercado ahora está muy activo. Si tuviera en cartera 60 pisos en venta para destinarlos al alquiler los vendería rápido porque hay mucha demanda», explica. Recasens insiste en que «la inflación está incentivando las compras de los inversores. El problema es que no hay suficientes propiedades en venta. Todas las inmobiliarias están teniendo problemas para encontrar producto. Por eso están subiendo los precios de los pisos». La consultora incide en que están entrando «muchos inversores extranjeros».

Los agentes de la propiedad inmobiliaria reconocen que si solo se tiene en cuenta el precio de los pisos «no es el mejor momento para invertir porque se ha disparado y ha bajado la rentabilidad», pero coinciden en que la elevada tasa de inflación está multiplicando el interés de los inversores. «Con esta inflación el dinero pierde valor en el banco. Es una opción muy interesante porque la demanda de alquiler sigue subiendo. Hay mucha gente que no puede comprar una vivienda y se ve abocada a alquilar. Con la subida de tipos de interés esa situación se va a acentuar», subraya Vicente Díez, portavoz del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Valencia.

Los responsables de la firma Olivares Consultores afirman que en el caso de la obra nueva los inversores que quieren alquilar el inmueble buscan pisos de entre uno y dos dormitorios. «Han desparecido los inversores que tratan de obtener grandes plusvalías como hace quince años y han aparecido muchos particulares que compran una vivienda pequeña para alquilarla. Estos inversores han surgido ante el boom del alquiler, el incremento de las rentas y la subida de la inflación», destacan. Olivares tiene un dosier especial dirigido a este tipo de inversores y cuenta con una bolsa de 400 interesados en estos activos. Chelo López Simón, directora del área de build to rent (construir para alquilar) de Olivares Consultores, precisa que el 26% de la inversión en residencial en la Comunidad Valenciana es en edificios de alquiler. La directiva precisa que detrás de estas operaciones están fondos de inversión. «Buscan rentabilidades a largo plazo. Una operación de este tipo ofrece un retorno de entre el 4 y el 6%», apunta.

Isabel Andrés, directora de producto de Percent Servicios Inmobiliarios, señala que los pequeños inversores pueden obtener unas rentas de entre 800 y 900 euros por un piso de tamaño medio en València. Andrés precisa que la rentabilidad se ha contraído por el encarecimiento de los precios de venta y añade que algunos inversores valencianos buscan tener dos o tres pisos «para tener un colchón para su jubilación».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats