Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nino vuelve a su hábitat

El jugador franjiverde regresa a Segunda, donde es el hombre récord de la categoría: más partidos jugados y goles marcados

Nino, junto a Tekio en la imagen, disputa su undécima temporada como jugador franjiverde. matías segarra

Si la Segunda División del fútbol español tuviera que tener un rostro, ese sería sin ninguna duda el de Nino. Juan Francisco Martínez Modesto (Vera, Almería, 10/06/1980) posee unas cifras inalcanzables en la categoría. En Segunda nadie ha jugado ni ha ganado más partidos que él, tampoco otro jugador ha marcado más goles ni ha estado tantas temporadas. Todas estas gestas serán aún más complicadas de superar cuando el jugador termine su decimocuarta campaña en su división fetiche.

Nino afronta la temporada con la tranquilidad de quien se ha quitado una espina clavada en la piel. El descenso a Segunda B afectó al jugador, quien se prometió devolver al equipo al fútbol profesional. Como hombre de palabra que es, cumplió lo pactado con la mayor brevedad posible. Sus cuatro goles en la fase de ascenso fueron cruciales para ascender de una liga conocida como «el pozo», aunque él prefiere denominarla «el infierno». En sus palabras se refleja la magnitud de lo conseguido.

En la retina de todos los ilicitanos está grabada la ida de la fase de ascenso ante el Sporting B. Cuando el equipo perdía 0-1, Nino entró al terreno de juego y le dio la vuelta al encuentro para que el ascenso siguiera siendo una realidad. Una semana más tarde, en Gijón, también revolucionó el partido cuando el Elche perdía 1-0, resultado que servía al filial sportinguista para pasar de ronda. En el minuto 76 saltó el de Vera al césped de Mareo, y en ocho minutos ya había firmado el tanto del empate. A partir de su entrada, el Elche demostró el equipo que era, y sigue siendo.

La mayor parte de la actual plantilla también ha pasado por ese infierno. Esa es una de las claves diferenciales de este Elche: «El principal potencial es el equipo, por encima de nombres propios». El delantero destaca que el plantel está «mentalmente capacitado para todo» y que «no tiene miedo a nada».

Quizás el único objetivo que le falte a la excelente carrera de Nino sea un ascenso a Primera División con el Elche. En sus ocho campañas en Segunda con el cuadro ilicitano no lo consiguió. No así con el Tenerife y el Osasuna, donde logró el ascenso en las temporadas 2008/2009 y 2015/2016, respectivamente. Pese a no tener esa presión de ascender, el jugador recuerda la importancia de vestir la elástica franjiverde: «Cada vez que te pones la camiseta del Elche te obligas a ganar», admite el capitán, quien afirma que dejar al Elche en Primera es «un sueño», pero lejano a día de hoy.

La autoexigencia es una de las cualidades que ha destacado Nino que debe poseer un futbolista, aunque las prioridades están claras: «Primero quiero ayudar al equipo a conseguir puntos y victorias, luego hay que seguir sumando partidos y goles». Actualmente se siente motivado y capacitado para «seguir engordando los números».

La mayoría de los goles anotados por el atacante almeriense los ha realizado jugando como referencia, aunque actualmente ocupa un rol alterno entre la delantera y la mediapunta. El jugador puede aclimatarse bien a esa zona y así lo ha demostrado esta campaña: «Me da igual donde jugar, me he sentido cómodo tanto en punta como un poco más por detrás». La asociación que ha formado con Benja ha sido fructífera para los intereses del equipo, aunque a día de hoy ambos jugadores no tienen asegurada la titularidad frente al Granada.

El inicio de la rivalidad entre el Elche y el club andaluz se gestó mientras Nino se despedía de la afición del Tenerife, que ese mismo año descendió a la Segunda B. Los diecisiete goles que anotó no fueron suficientes para mantener al equipo chicharrero un año más en el segundo escalón del fútbol nacional.

Pese a ello, sabe que el partido contra el equipo nazarí es uno de los más importantes de la temporada. «Es un partido bonito ante un rival complicado, ellos van a llegar con muchas ganas», afirma Nino. El amistoso entre ambos disputado esta pretemporada acabó en empate a cero. Fue un encuentro del que no se pueden sacar muchas conclusiones extrapolables al partido que se disputará mañana en el Martínez Valero.

El ejemplo de Osasuna

Al ser preguntado por las aspiraciones del equipo esta temporada, Nino ha recordado su experiencia en Pamplona para ilustrar la situación actual.

Tras el descenso a Segunda, Osasuna hizo un equipo para ascender. El club navarro realizó una gran inversión, que no salió como esperaban. El equipo rojillo consiguió asegurar la permanencia en la última jornada. En la siguiente temporada, la inversión fue mucho menor: «Hicimos un equipo con lo justo, con muchos jugadores de la cantera», recuerda. Ese año, el equipo ascendió.

La vuelta de Nino a su hábitat trae consigo un paisaje parecido al de aquel Osasuna. Aunque el objetivo son los 50 puntos, el sueño de otro ascenso sobrevuela la mente de Nino.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats