Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luz verde a Bragarnik

El nuevo propietario encara el mercado invernal con la tarea de reforzar la plantilla de Pacheta. Un central y un delantero son las prioridades

Bragarnik, en el Martínez Valero.

Bragarnik, en el Martínez Valero. antonio amorós

El cambio de año llevó consigo hace unos días la apertura del mercado invernal, al que acuden los clubes para reforzar sus plantillas de cara a la segunda mitad de temporada. El Elche, pese a los óptimos resultados, no pasará de largo durante enero de este zoco futbolero, con el objetivo de mejorar las carencias que quedaron en septiembre.

El principal problema del conjunto franjiverde es la escasez de efectivos, pese a que Pacheta se ha mostrado partidario desde verano de tener una plantilla corta. Eso sí, hay posiciones demasiado desprotegidas como para afrontar los cinco meses, como mínimo, que quedan de competición.

Además, el aterrizaje de Christian Bragarnik hace justo un mes como nuevo propietario del club ilicitano abre un nuevo horizonte de posibilidades a la entidad franjiverde. Hombre de fútbol y con la ambición de desarrollar un proyecto propio en Europa, el argentino afronta su primera ventana de mercado en el Elche con la intención de poner la primera piedra de lo que debería ser una operación a largo plazo: consolidar al club del que es propietario en la élite del fútbol español.

1. Una plantilla demasiado corta, a priori, para competir hasta junio

Los problemas con el límite salarial en verano dejaron al Elche con una nómina de futbolistas muy reducida, conformada por 20 profesionales, una vez que a Óscar Gil se le puede considerar uno de los mayores tras su rápido asentamiento en el primer equipo franjiverde. Ningún otro equipo en Segunda División presentaba una cantidad de fichas tan baja una vez cerrado el mercado estival. Ahora mismo la cifra incluso se ha reducido, tras la marcha de Danilo Ortiz antes de Navidad. Pacheta tiene una serie de jugadores fijos que le están respondiendo con garantías, pero en algunas ocasiones el banquillo ya ha dado síntomas de debilidad, al carecer de recambios capaces de mejorar lo que había en el terreno de juego o de cambiar la dirección de un choque. En algunas ocasiones, el técnico incluso ha tenido que tirar de canteranos para completar convocatorias.

2. Un central y un ariete son los puntos a reforzar prioritarios

Tras los primeros movimientos en verano, el Elche afrontaba el tramo final del mercado con el objetivo de fichar un central y un delantero. El atacante no llegó y para el puesto en la zaga se confió en una opción barata y recomendada por Bragarnik, antes de que el argentino se convirtiera en dueño de la entidad. La apuesta salió cruz y, ahora mismo, Pacheta sólo tiene a Gonzalo Verdú y Dani Calvo como jugadores específicos para esa posición, más la ayuda de Manuel Sánchez y Juan Cruz. Los propios jugadores han reconocido la necesidad de una tercera pieza para esa zona, ante la posibilidad de lesiones (hasta ahora sólo Verdú ha sido baja por este motivo), sanciones (Calvo ha sido uno de los defensas mas limpios de la categoría en la primera vuelta) y alteraciones en los estados de forma. Para el ataque no llegó nadie en agosto y el gol se le confió a Yacine, con buenas cifras hasta el momento, y Nino. Fidel ha aportado más de lo esperado en este aspecto, pero a los franjiverdes les falta poder ofensivo, como demuestra el hecho de que sean el equipo menos rematador de Segunda. De sobra es conocido que el gol se paga y Bragarnik tendrá que rascarse el bolsillo.

3. Pacheta no quiere salidas, pero el mercado puede traer alguna

En su línea habitual de defensa a sus futbolistas, Pacheta ha pedido públicamente que ninguno de sus jugadores abandone el barco en enero. El Cartagena se ha interesado por Tekio, ensombrecido por el crecimiento de Óscar Gil. El murciano se siente querido en el vestuario, pero obviamente desea jugar. Si sale habría que buscar un recambio. Y, en el caso de superar el límite salarial, habría que afrontar el coste extra que conllevaría esa ficha. Por otra parte, entre los titularísimos no se quieren dar bajas y cualquiera de ellas dependería de que algún club quisiera pagar traspaso por futbolistas que están destacando. Uno de ellos es Juan Cruz, con buen cartel.

4. Bragarnik tendrá que decidir el perfil de refuerzos que llegan

La llegada de Bragarnik ha supuesto que sus representados sean futuribles franjiverdes. Desde Argentina ya se han apuntado varios nombres que podrían coger el avión hacia El Altet, aunque hasta el momento solo se trata de rumores. El propietario tendrá que decidir el perfil de los fichajes. Si apuesta por su cartera de futbolistas sudamericanos, sin experiencia en Europa, o si se decide por hombres que no deban pasar por ese periodo de adaptación a mitad de curso y que conozcan bien la categoría de plata del fútbol español. Es una de las grandes incógnitas a despejar durante los próximos días.

5. Varios jugadores aún no han resuelto su futuro a corto plazo

Bragarnik también deberá resolver en primera persona algunas operaciones abiertas de cara al futuro de miembros de la plantilla. Entre ellas, la renovación de Óscar Gil, parada al considerar el argentino que las condiciones pactadas por la dirección deportiva eran demasiado altas. Además, Iván Sánchez termina contrato en junio y desde el pasado día 1 ya es libre para firmar por cualquier otro club y Juan Cruz, uno de los que mejor está rindiendo esta campaña, acaba su vinculación como franjiverde en 2021 y debería tener cuanto antes una oferta para ampliar esa relación.

Nico Rodríguez afronta su primer mercado con Bragarnik

Una de las figuras que más expectación va a crear durante el próximo mes es la de Nico Rodríguez. El director deportivo, contratado por José Sepulcre a finales de la campaña anterior para un proyecto a cuatro años, ha visto como el panorama cambió notablemente con la compra del Elche por parte de Christian Bragarnik, un representante que evidentemente no ofrecerá la misma libertad de acción que Sepulcre. De momento no hay novedades en torno a la posible resolución de un contrato blindado durante los tres primeros años. Por lo tanto, Bragarnik y Rodríguez deberían trabajar de manera conjunta en los próximos días por el bien del club. El asturiano afronta su segunda ventana como franjiverde tras haber tenido más sombras que luces en verano.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats