Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El niño de 18 años que vino de la cantera del Madrid

Comenzó en el Ilicitano, en el tercer partido con el primer equipo ya marcó y fue clave para el ascenso ante el Melilla

Nino llegó a Elche con apenas 18 años. Aquel menudo joven, hijo de Bernadino, del que le viene su apodo futbolístico, y de Pura había abandonado su Vera (Almería) natal para probar fortuna en la cantera del Real Madrid. Tras dos años en la casa blanca, la entidad franjiverde lo rescató. Comenzó en el Ilicitano y esa misma temporada debutó con el primer equipo un 8 de noviembre de 1998. Solo 15 días después marcó su primer gol con el primer equipo en un partido frente al Figueres (3-1). Tolo Plaza se lo quedó en la primera plantilla y en el «play-off» de ascenso marcó un gol clave frente al Melilla.

A partir de ahí comenzó el idilio de Nino con el Elche y la ciudad. Se casó con una ilicitana, Estrella, tiene dos hijos, Alejandro y Nuria, a los que cada día, siempre que el fútbol se lo permite, acostumbraba a llevar al Newton College, el colegio donde estudiaban. Cada vez que puede visita su pueblo natal para ver a sus padres y a sus hermanos pequeños Javi y Antonio. A pesar de sentirse un ilicitano más, su Vera natal siempre le ha tirado y no duda en colaborar con su pueblo, en el que tiene un pabellón con su nombre, y con el Club Deportivo Vera, en el que con 14 años ya jugaba en su equipo juvenil.

Nino fue pregonero de las fiestas de agosto en el año 2019 y Caballero de Honor de la Real Orden de la Dama de Elche. Pero ante todo es una gran persona que ha labrado su leyenda a base de humildad, esfuerzo, goles, obrar milagros y dar infinitas alegrías a toda la afición franjiverde.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats