Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Elche acelera hacia el 20-J

Los jugadores franjiverdes, al igual que el resto del fútbol español, sienten una gran «liberación» al volver a calzarse las botas y entrenar sobre el césped

Mfulu, ayer, en la vuelta a los entrenamientos.

Mfulu, ayer, en la vuelta a los entrenamientos. sonia arcos /e. c. f.

A pesar de la situación especial y de excepcionalidad los futbolistas del Elche se sintieron ayer como un niño con zapatos nuevos tras poder pisar el césped del Martínez Valero dos meses después.

Tras un largo y duro periodo de confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus, los jugadores franjiverdes, al igual que la mayoría del fútbol profesional español, volvieron a los entrenamientos con la ilusión de poder acabar una temporada en la que hay, a pesar del duro golpe social y de tener que jugar sin público en los estadios, muchas ilusiones por poder alcanzar los sueños. En el caso del conjunto ilicitano no es otro que el disputar el «play-0ff» de ascenso a Primera División e intentar regresar a la Liga de las Estrellas.

El retorno al trabajo se produjo bajo estrictas medidas de seguridad y por turnos de ochos jugadores que se ejercitaron de forma individualizada sobre un terreno de juego delimitado para que no se produzca contacto entre ellos.

A pesar de que no pueden todavía contar todavía con un preparador junto a ellos, ataviados con guantes y mascarillas, el entrenador Pacheta, con apuntes en mano, y sus ayudantes también estuvieron dando instrucciones desde la banda.

Tampoco faltaron a la primera cita en el estadio Martínez Valero el jefe de los Servicios Médicos, el doctor César Quesada, dos de los fisioterapeutas, además de un delegado de LaLiga, que fue el encargado de supervisar el cumplimiento de todo el trabajo y del protocolo marcado por la Patronal del fútbol para este regreso a la actividad.

Los futbolistas tenían que llegar media hora antes de comenzar el entrenamiento al estadio vestidos de corto. Los utilleros tenían todo preparado en el terreno de juego: picas, balones, conos ... Tras la correspondiente desinfección de manos saltaron al césped. Calentamiento, carreras con obstáculos y, por fin, el apreciado balón. El objeto más deseado al que no habían podido dar patadas durante los últimos dos meses.

Ayer fueron 24 jugadores, ocho por cada uno de los tres turnos, los que volvieron al trabajo. Los 21 profesionales de la primera plantilla más los canteranos Luis Castillo, Nacho Pastor y Jony Álamo. Próximamente, en la siguiente fase de la recuperación, también está previsto que se incorporen Diego Bri y Mourad, quienes completan la lista de cinco canteranos que han sido inscritos por el club y han pasado las correspondientes pruebas del Covid-19 para poder ser utilizados sin Pacheta los necesita durante la reanudación de la competición.

Debido a que va a ser una reanudación con un calendario muy apretado, con once partidos más el «play-off» en apenas mes y medio, LaLiga ha incluido una nueva normativa mediante la cual se podrán convocar 23 jugadores en cada encuentro, en lugar de 18 como hasta ahora. Además, a lo largo de los partidos se podrán realizar hasta cinco cambios en vez de tres como era habitual.

Ropa en una bolsa para desinfectar

Los jugadores del Elche, al igual que el resto de equipos de Primera y Segunda División, tienen que ir cambiados de sus domicilios y después de entrenar reciben la equipación del día siguiente y se marchan a ducharse a sus casas. Allí depositan la ropa sucia en una bolsa que cierran herméticamente y en el otro día la llevan para que el servicio de lavandería la limpie y la desinfecte.

Ayer fue el primer paso. Por delante quedan seis semanas de entrenamientos progresivos por fases hasta poder reunir a toda la plantilla. La reanudación de la competición está planeada para el tercer fin de semana de junio, entre el viernes 19 que ya pueden haber partidos televisados y el domingo 21. Para finalizar con «play-off» incluido, a finales de julio.

El Elche tiene once partidos por delante de liga regular, seis en casa (Extremadura, Girona, Las Palmas, Cádiz, Albacete y Oviedo) y cinco fuera (Ponferradina, Deportivo, Racing de Santander, Mirandés y Fuenlabrada). El conjunto de Pacheta llegó al parón por la pandamia del coronavirus en su mejor momento de la temporada. Después de vencer en el último partido en Vallecas al Rayo se situó en la sexta posición con cuatro puntos de ventaja con el séptimo clasificado, por lo que tiene en su mano luchar por el ascenso.

Gonzalo Verdú, segundo capitán de la plantilla, resumió el sentir de la plantilla en la vuelta a su hábitat natural. «Para el futbolista es una liberación poder entrenar al aire libre con la botas, lo necesitábamos».

Por su parte, el centrocampista catalán Ramón Folch comentó que «vuelves a tener sensaciones con el balón y a sentir el césped, que es lo que más echaba en falta».

La plantilla del Elche entrenará de nuevo, con el mismo plan de trabajo, hoy sábado y mañana domingo tendrá descanso.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats