Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jony Álamo se hace mayor

El canterano fue de lo más destacado del Elche en su empate frente al Cádiz, en un partido de mucho respeto en el que ambos equipos tuvieron miedo a perder

Jony Álamo se hace mayor

Jony Álamo se hace mayor

El Elche sigue dando pequeños pasos en su camino hacia el sueño del «play-off» de ascenso. Los franjiverdes tenían ayer una importante prueba de fuego frente al líder Cádiz y volvieron a demostrar que son un equipo competitivo, que es capaz de dominar a rivales de la parte alta de la clasificación, pero al que le sigue faltando mordiente en el aspecto ofensivo.

Ilicitanos y gaditanos se tuvieron mucho respeto y, sobre todo, bastante miedo a perder. Tal y conforme está la clasificación los empates no es lo deseado, pero en esta carrera, que parece de «cojos», todo lo que sea sumar es bueno. El punto permite al conjunto de Pacheta superar al Girona y situarse quinto. Y al de Álvaro Cervera para distanciarse en dos puntos en el liderato. Pero al final de la jornada, si los rivales ganan, la lectura puede ser totalmente contraria porque el Cádiz podría perder el liderato y el Elche salir de su plaza de promoción de ascenso, algo que no sucede desde hace muchos meses.

Lo mejor del encuentro fue la actuación del canterano Jony. El técnico franjiverde fue valiente y le dio la manija del juego al joven de 18 años. El cartagenero respondió a la perfección y demostró que ya se ha hecho mayor y que está perfectamente capacitado para jugar en el primer equipo. El centrocampista ofreció desparpajo y calidad y está llamado a ser el sustituto del anhelado Gonzalo Villar. Lo hizo prácticamente todo bien. Supo conducir el balón, no tuvo miedo a regatear en situaciones peligrosas y supo cambiar de marcha en las transiciones. El único pero fue un par de pérdidas de balón que a punto estuvieron de provocar contras peligrosas de los gaditanos.

Jony no fue la única sorpresa en el once inicial. Pacheta también decidió realizar un relevo en la portería y puso a San Román en lugar de Edgar Badia. La apuesta también salió bien porque el guardameta benidormense estuvo muy seguro y el poco trabajo que tuvo lo resolvió con solvencia.

El Elche, a los puntos, mereció algo más. En el segundo tiempo dio un paso adelante y estuvo a punto de recoger el premio en el minuto 90, en un remate de Pere Milla, que salió rozando el poste.

Los ilicitanos leyeron muy bien el encuentro ante un rival que deja el balón a los contrarios para matarlos a la contra. Los franjiverdes llevaron siempre la iniciativa. Con la vuelta a la defensa de cuatro, Tekio regresó al lateral derecho y Ramón Folch a la posición de pivote, el catalán se incrustó y alternó con Jony a la hora de sacar el balón desde atrás. Iván Sánchez volvió a su zona natural en la banda derecha y Josan partió desde la izquierda, aunque el crevillentino no tuvo tanta incidencia en el juego como en anteriores encuentros.

Defensa concentrada y segura

El Elche no tuvo reparos a la hora de llevar la iniciativa ante un Cádiz agazapado atrás, pero siempre con especial atención a las contras gaditanas. La defensa estuvo muy segura, concentrada, ordenada y sabiendo frenar las transiciones visitantes, que suelen ser picotazos mortales.

Durante los primeros 45 los porteros fueron meros espectadores y el balón merodeó más por el centro del campo. El equipo de Álvaro Cervera marcó un gol, pero fue anulado por un claro fuera de juego de Nano Mesa.

Tras el descanso y después de ver el primer tiempo, el Elche se vio perfectamente capacitado para llevarse el encuentro e intentó apretar más, aunque, siempre, con las precauciones defensivas. Pacheta, que apostó inicialmente en ataque por los dos pequeños: Nino y Dani Escriche, intentó disponer de más mordiente ofensiva y dio entrada a Jonathas. La presencia del brasileño otorgó más alternativas, aunque tampoco dispuso de balones en condiciones y de ocasiones. Además, la entrada de Fidel por un desgastado Josan, dio más profundidad por la banda izquierda y el onubense puso varios centros que no encontraron rematador.

Conforme avanzaban los minutos, aunque el Elche insistió más, ambos conjuntos eran conscientes de que no podían perder el pequeño botín que disponían.

Pere Milla, que había salido en el minuto 81, tuvo la mejor ocasión franjiverde en el 90 después de la acción más brillante de todo el partido. Una buena triangulación entre Fidel, Juan Cruz y el catalán acabó con un disparo desde la frontal del catalán que salió rozando el poste. Una pena porque pudo ser un justo premio para un equipo ilicitano que demostró ser más valiente que el líder.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats