Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Elche descarrila en Miranda

Los franjiverdes caen en Anduva tras encajar un gol en un error de San Román y de la defensa y se complican el «play-off»

El centrocampista del Elche Manuel Sánchez queda desequilibrado tras saltar por un balón con el central del Mirandés Sagnan.

El centrocampista del Elche Manuel Sánchez queda desequilibrado tras saltar por un balón con el central del Mirandés Sagnan. lof

El Elche desperdició una gran oportunidad de dar un paso de gigante hacia el «play-off» de ascenso y tras perder frente al Mirandés se ha complicado mucho sus aspiraciones de alcanzar el sueño de luchar por subir a Primera División.

Los franjiverdes, que habían encontrado el camino en las últimas jornadas, se salieron de la vía y descarrilaron en Miranda en un partido que tuvieron controlado en el primer tiempo, pero que tiraron por la borda en el segundo. El gol llegó a los 54 minutos, después de un saque de esquina mal defendido tanto por el portero San Román como por la defensa -el sol les pudo molestar- que terminó con un remate de Marcos André, completamente solo en el segundo palo.

El conjunto de Pacheta no tuvo capacidad de reacción con el marcador en contra y, lo que es peor, ofreció sensaciones preocupantes, sin saber nunca a qué jugar y haciéndose un lío a la hora de atacar a su rival. La derrota no fue más amplia porque los de Miranda de Ebro no estuvieron acertados en tres acciones a la contra.

El técnico del Elche volvió a rotar en el once inicial y realizó hasta seis cambios con respecto al último encuentro frente al Racing, dejando en el banquillo a Nino, Dani Escriche, Ramón Folch y a un renqueante del tobillo Iván Sánchez. Josema ocupó el lateral izquierdo sustituyendo al lesionado Juan Cruz. El centro del campo fue completamente nuevo con Manuel Sánchez y Víctor en el doble pivote y Josan y Fidel en las bandas. Además, Pere Milla salió inicialmente acompañando a Jonathas en ataque.

La puesta en escena no fue del todo mala. Durante los primeros 45 minutos apenas pasó nada y los dos equipos estuvieron más pendientes de no cometer errores y de aprovechar el fallo del contrario. Con alternativas en la posesión e intercambio de golpes sin consecuencias se llegó al descanso con el combate nulo.

Pero en la segunda parte varió totalmente el guion. El Mirandés salió más intenso y más presionante. En el minuto 52, un disparo de Kijera, que tocó en Tekio, se envenenó y a punto estuvo de colarse. El balón terminó en saque de esquina y en esa jugada comenzó el principio del fin del Elche.

Merquelanz, que tiene un guante en la pierna izquierda, lanzó la pelota cerrada, San Román no estuvo acertado en la salida y sus compañeros de defensa tampoco. El sol les pudo molestar, pero faltó concentración e intensidad. El regalo lo aprovechó Marcos André para rematar solo en el segundo palo y anotar el 1-0, que a la postre fue el resultado definitivo.

Pacheta reaccionó de inmediato y realizó tres cambios de golpe. Quitó a Josan, a Víctor y a Jonathas y dio entrada a Nino, Ramón Folch y Escriche. A pesar de que el capitán tuvo una ocasión en la que mandó el balón alto, la apuesta no fue la acertada y no le salió bien al técnico franjiverde. Con el marcador en contra, los ilicitanos siguieron jugando con cuatro atrás y con un doble pivote de características más defensivas que ofensivas. Además, el equipo, con la ausencia del brasileño, se quedó sin una referencia arriba cuando más tenía que atacar y cuando más llegada tuvo. Fidel también se metió más al centro y el Elche careció de profundidad por las bandas.

La acumulación de futbolistas en un corto espacio del campo enredó el juego de los franjiverdes, que se hicieron un lío y no supieron desenredar la madeja.

Merquelanz estuvo a punto de hacer el segundo en una falta lateral, un semicorner similar al que dio origen al gol. El sol volvió a molestar y menos mal que el balón se estrelló en el larguero.

Pacheta decidió arriesgar con Iván Sánchez, que arrastraba molestias en el tobillo, y sacó al jienense por Pere Milla, y en los instantes finales dio los últimos minutos al canterano Diego Bri, situándolo en la banda izquierda. Curiosamente, Nino y Bri fueron los únicos que tuvieron algo de clarividencia en el juego. Pero las balas fueron simplemente de fogueo y no hicieron ningún daño.

El Mirandés a la contra pudo sentenciar y se plantó en hasta en tres ocasiones en el área de San Román con superioridad numérica. Pero tampoco estuvo acertado.

Hay derrotas y derrotas. Y la de ayer, sobre todo viendo la segunda parte del Elche, resulta un tanto preocupante. Se ha dado un paso atrás y no está todo perdido. El equipo de Pacheta va a tener opciones hasta la última jornada, pero se ha quedado sin margen de error y casi obligado a ganar los tres partidos que restan. Pero mientras hay vida, hay esperanza.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats