La plantilla del Elche regresa hoy martes a los entrenamientos después de disfrutar de dos días de descanso. Tras la victoria del pasado viernes contra el Valencia (2-1), los futbolistas franjiverdes llevaron a cabo el pasado sábado por la mañana una sesión de recuperación y hoy volverán al trabajo para comenzar a preparar el próximo partido, que tendrá lugar este próximo domingo (14 horas), en el estadio Benito Villamarín de Sevilla, frente al Betis.

Al haber jugado viernes y tener nueve días de diferencia entre un encuentro y otro, el cuerpo técnico del conjunto ilicitano ha considerado que los jugadores podían descansar dos días después de un intenso trabajo durante el último mes en el que apenas han tenido asueto para estar con sus familias. Además, los últimos fichajes ya llevan tres semanas con el equipo y han podido realizar la primera fase del periodo de adaptación.

El Elche dio a conocer ayer el plan de trabajo de la semana y tras la sesión de hoy en el campo Díez Iborra de la Ciudad Deportiva Juan Ángel Romero, el miércoles la plantilla se desplazará hasta las instalaciones de La Finca Golf Resort de Algorfa para entrenar. Jueves, viernes y sábado, las sesiones tendrán lugar de nuevo en el Díez Iborra y el sábado por la tarde viajará a Sevilla.

Jorge Almirón está pendiente del estado físico de Lucas Boyé, Guido Carrillo y de Cifu, los tres futbolistas que se perdieron el choque contra el Valencia por molestias físicas.

El preparador franjiverde no quiso forzar ni a Cifu, ni a Boyé, que ya estaban, prácticamente, recuperados. El lateral derecho sufrió una lesión en el abductor a la media hora de juego, en el estreno liguero frente a la Real Sociedad. Lleva un mes en el dique seco y la semana pasada comenzó a entrenar con el grupo. Ahora le falta ritmo de competición que espera ir cogiendo con los entrenamientos. De momento, deberá esperar para jugar porque en su puesto está rindiendo de forma sobresaliente Josan.

Por su parte, el argentino Lucas Boyé cayó lesionado del tobillo en los días previos al choque contra el Alavés y se ha perdido los dos últimos envites en Vitoria y ante el Valencia. El delantero estaba comenzando a tener protagonismo y la lesión ha frenado su progresión. No obstante, es jugador llamado a ser importante y, casi con toda seguridad, estará en la convocatoria para el partido frente al Betis y contará con muchas opciones de disponer de minutos.

El último jugador que ha entrado en la enfermería ha sido Guido Carrillo. El atacante acusó molestias musculares en el último entrenamiento antes del choque ante los valencianistas y fue baja de última hora.

El delantero argentino también está bastante recuperado y se espera que en el entrenamiento de hoy se pueda incorporar al trabajo con el grupo y que pueda estar disponible para viajar al Benito Villamarín.

En caso de confirmarse la recuperación de los tres futbolistas que arrastraban molestias físicas, Almirón podrá disponer de toda la plantilla para el choque ante los béticos, por lo que podrá contar con los 24 jugadores de la primera plantilla y deberá realizar un descarte, ya que solo se permite que 23 se vistan de corto.

Canteranos

Con todos los jugadores de la primera plantilla a disposición del técnico, los canteranos que vienen entrenando habitualmente con el primer equipo se quedarán fuera de la convocatoria y pasarán a jugar con el filial.

El pasado viernes ante el Valencia ya estuvieron solo Jony Carmona y Diego Bri, mientras que el tercero portero Luis Castillo y los laterales Gerard Barri y Jose Salinas, que habían sido incluidos en la primera lista, fueron dos de los descartados.

Luis Castillo jugó el domingo el domingo con el Ilicitano, en Cox, frente al Intercity y su gran actuación permitió la primera victoria de la temporada del filial. Jony Carmona y Salinas completaron también los 90 minutos a un gran nivel, mientras que Diego Bri fue titular y fue sustituido en el minuto 70. Almirón sabe que puede contar con ellos.