El Levante UD, próximo rival del Elche CF, informó ayer de que, tras las pruebas PCR y de antígenos realizadas el pasado sábado a jugadores, técnicos y empleados con contacto directo con el primer equipo, todos los resultados han sido negativos. El club reveló el viernes que el delantero Roger Martí había dado positivo en las pruebas realizadas ese mismo día, por lo que se repitieron las pruebas PCR y de antígenos al resto de la plantilla para determinar si había algún otro contagiado. Todo apunta a que Roger Martí, que debe guardar una cuarentena de dos semanas por su contagio de coronavirus, no se recuperará a tiempo para jugar contra el conjunto ilicitano cuando se reanude LaLiga Santander el próximo sábado 21 (14.00) en el Ciutat de València en la 10ª jornada del campeonato tras el parón de estas dos semanas por los compromisos internacionales de las selecciones.

El Levante jugó ayer tarde ante el Alavés en la vuelta al equipo al estadio Ciutat de València ocho meses después tras las obras de remodelación del estadio, que le llevaron a jugar el final de la temporada pasada en el estadio olímpico Camilo Cano de La Nucía y en El Madrigal de Villarreal en el comienzo de esta campaña.

También en relación con el covid-19, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol desestimó la solicitud del Granada de aplazar su partido de ayer contra la Real Sociedad, que finalmente se jugó con victoria donostiarra por 2-0.

La celebración del partido estuvo en el aire porque el Granada había pedido su aplazamiento del encuentro debido a los casos de coronavirus que tiene en su plantilla y en el cuerpo técnico, pero finalmente el comité falló que los granadinos disponían del número de jugadores profesionales (al menos cinco y tenía siete) suficientes para cumplir el protocolo establecido y jugar el partido.