Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Duelo de contrastes en el banquillo

El técnico Almirón es el único debutante en Primera y sólo lleva ocho partidos en el Elche, frente a los 204 de Cervera en el Cádiz tras cuatro años en el club. El argentino apuesta por la posesión y el hispano-guineano, por la defensa y la contra

Los entrenadores del Elche y el Cádiz, Jorge Almirón y Álvaro Cervera, se miden mañana. | ECF/CCF

Los entrenadores del Elche y el Cádiz, Jorge Almirón y Álvaro Cervera, se miden mañana. | ECF/CCF

El reencuentro en Primera de mañana (14.00) en el Martínez Valero entre los recién ascendidos Elche y Cádiz será también un duelo de contrastes y un choque de estilos en los banquillos entre sus entrenadores, Jorge Almirón y Álvaro Cervera. El argentino es el único técnico debutante esta temporada en la máxima categoría, en la que sólo ha dirigido ocho partidos hasta el momento con un notable rendimiento del conjunto franjiverde, mientras que el hispano-guineano -que sólo había dirigido anteriormente 13 partidos en Primera, al Racing en la 2012-13- es el preparador más longevo en su equipo de los 20 de LaLiga Santander y en la historia del club de la «tacita de plata», en el que lleva 204 partidos en las tres primeras categorías desde que se hizo cargo a mediados de 2016. En cuanto a su «libreto», Almirón es partidario de jugar desde atrás y de atacar desde la posesión -aunque las circunstancias le han obligado a ser más pragmático y defensivo-, en tanto que Cervera siempre ha defendido un fútbol basado en la fortaleza defensiva, el juego directo y el contragolpe.

Además del único «novato», Almirón es uno de los seis entrenadores de la máxima categoría que se han estrenado esta campaña en sus equipos, junto a Koeman en el Barcelona, Emery en el Villarreal, Javi Gracia en el Valencia, Pellegrini en el Betis y Pablo Machín, en el Alavés. Sin embargo, y a pesar del retraso en la confección de la plantilla tras ser el último equipo en finalizar la anterior temporada, el técnico del Elche se ha adaptado muy bien a las exigencias de la Liga de las estrellas.

Desde el amistoso del Trofeo Joan Gamper ante el Barcelona en el Camp Nou (1-0), el Elche de la 20/21 ofrece con regularidad una imagen de equipo serio y trabajado, bien armado desde atrás, que sólo se ha visto desbordado en las derrotas ante la Real (0-3) y el Betis (3-1) y en la primera parte en casa ante el Huesca (0-0). Con una pretemporada muy corta y muchos fichajes de última hora, Almirón ha sabido confeccionar un equipo aguerrido y con personalidad, que ha competido muy bien frente a sus rivales directos por la permanencia. Para ello tuvo que renunciar a su «credo» en el 4-3-3 y el fútbol de toque y asociación y pasar a defensa de cinco con dos carrileros en los siete primeros partidos de Liga hasta que el pasado sábado jugó en el Ciutat de València con cuatro defensas obligado por la lesión del extremo izquierdo Fidel Chaves.

Duelo de contrastes en el banquillo

Entrenador con mucha experiencia en el también exigente fútbol argentino (San Lorenzo, Lanús, Independiente), el de México (Veracruz, Tijuana y Dorados de Sinaloa) y Colombia (Atlético Nacional), Almirón ha superado con nota alta su primer trimestre en el Elche, a pesar de su inexperiencia en España, y tras el Cádiz afrontará la dura prueba del mes de diciembre, en el que tendrá que enfrentarse sucesivamente a cuatro equipos de competición europea y la parte alta de la tabla: Villarreal, Granada, Atlético y Real Madrid.

En el banquillo de enfrente este sábado, Álvaro Cervera se ha convertido este curso en el entrenador del Cádiz con más partidos en la historia, 204, y si no se le tuercen las cosas lleva camino de ampliar ese registro, puesto que el club amarillo le ha renovado recientemente su contrato hasta 2024, un hecho y una duración insólitos en el fútbol español de élite. Cogió al Cádiz a mediados de 2016 en Segunda B y lo ascendió al fútbol profesional ese año en la final que ganó al Hércules de Alicante, en el que había militado como jugador en Segunda en 1997-98.

Curtido en mil batallas en la categoría de bronce, en la que entrenó al Alicante, Jaén, Castellón, Almansa y Cultural Leonesa, entre otros, también pasó por el Tenerife y el Recreativo de Huelva en Segunda antes de recalar en el Cádiz, al que ha dotado de mucha personalidad y carácter. Hasta el punto de que el conjunto andaluz llega al Martínez Valero como el quinto clasificado en este arranque liguero con 14 puntos, solo dos más que los ilicitanos, décimos, y como el segundo mejor a domicilio tras ganar sus cuatro primeros partidos fuera de casa, incluida su visita al Alfredo Di Stéfano de Valdebebas, en el que ganó con suficiencia y buen juego al Real Madrid (0-1). Lejos del Carranza sólo perdió en su última salida, al Wanda Metropolitano, por un rotundo 4-0 ante el Atlético.

Sin embargo, la buena racha visitante del Cádiz contrasta con sus problemas en casa, donde aún no ha ganado ninguno de los cinco partidos disputados en el Ramón de Carranza, con dos empates y tres derrotas. El equipo de Cervera visita al Elche tras perder por primera vez dos partidos seguidos ante la Real y el Atlético de Madrid.

Cervera cree que los dos equipos lucharán al final por la salvación

Tras la derrota del domingo pasado frente al líder Real Sociedad (0-1), el entrenador del Cádiz, Álvaro Cervera, apostó ayer por «mirar» el partido de mañana (14.00) en Elche como «uno nuevo» y por que sus jugadores sepan que «se puede ganar». Aunque advirtió de que el encuentro en el Martínez Valero será «complicado» y «difícil», el preparador cadista indicó que también contará con aspectos «diferentes» al disputado contra los donostiarras y atisbó que el Cádiz «no estará tan sometido» por el contrincante. También resaltó que en Elche su equipo «parece obligado a sacar algo» positivo por el hecho de ser dos rivales recién ascendidos y que en teoría lucharán al final de la temporada por mantener la categoría.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats