Cambio de planes. Uno más en una temporada que camina de sorpresa de sorpresa. Esta vez no ha sido el covid el causante, sino la borrasca Filomena, que está causando un enorme caos en casi todo el país. El Elche-Getafe se disputará finalmente mañana a las 19.00 en el Martínez Valero salvo que vuelva a surgir un contratiempo y la expedición del conjunto de Bordalás tenga problemas para desplazarse desde Madrid. En principio, mañana lunes ha sido el día elegido por LaLiga para la disputa de un encuentro vital entre ambos equipos. El Elche entrenó ayer con normalidad antes de saber el aplazamiento del encuentro, pero el Getafe tuvo que suspender el entrenamiento por el temporal de nieve y tenía serios problemas de desplazamiento tras el cierre del aeropuerto, el cierre de algunas carreteras y la suspensión de los trayectos en tren. Bordalás no dio su habitual rueda de prensa antes de los partidos y todo quedaba a expensas de la decisión final. LaLiga había traslado a Competición la conveniencia del aplazamiento ante la situación excepcional causada por el temporal que está viviendo gran parte de la península y que está causando graves problemas en el traslado de los equipos, como es el caso del Getafe.

Con esto, fueron dos los encuentros aplazados en la máxima categoría: el Atlético de Madrid-Athletic Club y el Elche-Getafe. En Segunda no se jugarán en la fecha prevista los siguientes encuentros: AD Alcorcón-Albacete Balompié, CD Mirandés-Rayo Vallecano, CD Leganés-UD Almería y Sporting de Gijón-Fuenlabrada.

Trasladar al día siguiente la fecha del partido no trastoca en exceso la preparación de los equipos. El conjunto de Almirón entrenará hoy y el Getafe espera hacerlo para no sumar dos días seguidos de inactividad.

La mala racha que encadenan tanto los hombres del alicantino José Bordalás como los de Jorge Almirón hace que los tres puntos en juego sean vitales. Los primeros han conseguido una sola victoria en los últimos once encuentros, mientras que los segundos acumulan diez jornadas consecutivas sin ganar. Con esos números, el Getafe ocupa la decimosexta posición sólo un punto por encima del Elche, último club que descendería en estos instantes si terminara la temporada. Por eso, el duelo es clave para ambos, que no pueden acumular más pinchazos. Además el rival del Elche añadió una derrota ante el Córdoba esta semana que le dejó fuera de la Copa del Rey en la segunda ronda mientras que los franjiverdes superaron a La Nucía y ya esperan al Rayo Vallecano en la Copa del Rey. Hay hambre de victorias en ambos conjuntos para comenzar a ver la luz.

Bordalás jugará en Elche con dos caras nuevas con la que espera revertir su situación con un perfil diferente a lo que hasta ahora ha mostrado. La llegada esta semana de los cedidos Carles Aleñá (Barcelona) y Takefusa Kubo (Real Madrid), pueden ser un soplo de aire fresco en el Getafe.

Por su parte, el Elche, antepenúltimo, se agarra al partido ante el Getafe, del que solo le separa un punto, como posible punto de inflexión para dar un salto de calidad en una temporada en la que hasta el momento ha sufrido en exceso. Almirón recupera al central Diego González, recuperado de unas molestias en la rodilla, mientras que el delantero Pere Milla es duda por unas molestias en un dedo del pie aunque todo apunta que jugará.

La única baja segura es la del centrocampista Tete Morente, quien sufrió una lesión muscular durante el partido de la pasada jornada ante el Athletic Club.

Tras la apertura del mercado invernal, un mal resultado para cualquiera de los dos equipos puede acelerar entradas y salidas en ambas plantillas. El Elche suma más de dos meses sin ganar un partido de Liga y solo ha sido capaz de sumar un triunfo como local en la competición. La situación franjiverde no es desesperante pero se necesita una victoria para comenzar a ver la luz. Boyé y Guido Carrillo juntos en la delantera puede ser la propuesta que presente mañana Almirón para tener más olfato ofensivo. De momento, todo queda en manos de Filomena.