30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Elche se queda a medias (2-0)

Los franjiverdes realizan un buen primer tiempo pero un gol de En Nesyri al filo del descanso, tras una falta dudosa, y otro de Franco Vázquez, en los últimos minutos, decantan el partido para el Sevilla - A los ilicitanos les falta pegada en ataque

Otro buen partido del Elche sin premio. En el fútbol lo que valen son los goles y la calidad se paga. Si el pasado sábado el Real Madrid tuvo a Benzema, en esta ocasión, el Sevilla tuvo a un futbolista como En Nesyri, una de las sensaciones de la temporada, que enganchó un perfecto cabezazo, a un gran centro de Suso, al filo del descanso, que encarriló un partido que, hasta ese momento, estaba siendo muy igualado. Los franjiverdes plantaron cara de forma brillante hasta el primer gol. En la primera parte se volvieron a ver las señas de identidad del equipo de Fran Escribá. Un conjunto bien plantado sobre el terreno de juego, ordenado y solidario en defensa y que intentó hacer daño por las bandas y a la contra. De hecho, hasta el tanto de En Nesyri, el Elche incluso tuvo más llegadas peligrosas que el cuadro de Lopetegui, que solo había inquietado a Edgar Badia con un disparo lejano de Suso que salió rozando el poste. Sin embargo, a los franjiverdes les cuesta llegar a la portería contraria cuando van por detrás en el marcador y, aunque lo intentaron, y dispusieron de alguna ocasión, no obligaron a Bono a realizar ninguna gran intervención. La incertidumbre en el marcador se mantuvo hasta el minuto 89, cuando Franco «El Mudo» Vázquez, un jugador que había estado en la órbita del club ilicitano en el mercado de invierno, sentenció el choque con un gran taconazo.

Otra vez la calidad decidió. Escribá afrontó el choque sin reservas. Puso un once similar al que venía jugando en los últimos partidos con tres variaciones. La sorpresa estuvo en el lateral derecho, donde hizo debutar a Helibelton Palacos como sustituto del lesionado Barragán. Todo apuntaba a que jugaría Cifu, pero el colombiano fue finalmente el elegido y respondió bien, con un partido correcto a pesar de que era su estreno y llevaba desde noviembre sin competir. En el lateral izquierdo optó por Josema en lugar de Mojica. El murciano cumplió de forma perfecta en el choque ante los hispalenses de hace diez días y repitió en el equipo titular.

La tercera variación se produjo en el extremo derecho, donde el técnico franjiverde intentó aprovechar la velocidad de Josan y lo consiguió en la primera parte. El Elche salió muy ordenado, aplicando su clásico 1-4-4-2 que ahogó al Sevilla. El equipo de Lopetegui, que apostó en esta ocasión por futbolistas de más toque, no encontraba huecos en la tela de araña bien coordinada que había diseñado en la pizarra Fran Escribá. El primer tiempo tuvo un ritmo pausado y los dos equipos buscaron el momento propicio para dar el zarpazo. Los hispalenses jugaban con tres atrás buscando la profundidad en las bandas de Jesús Navas y de Acuña. Una situación que aprovechó Josan para hacer daño por el extremo derecho al disponer de espacios con las subidas del argentino. Precisamente, la primera ocasión del Elche llegó por ahí. El crevillentino puso un buen centro al segundo palo y Guido Carrillo remató de cabeza rozando el poste. Los franjiverdes hacían una presión media arriba y se replegaban en su terreno cuando los andaluces controlaban el centro del campo. El buen planteamiento de Escribá daba sus frutos y la defensa ilicitana vivía bastante cómoda.

Ante la falta de espacios, Suso probó fortuna desde lejos y su disparo se fue fuera. Carrillo también lo intentó con un lanzamiento lejano sin consecuencias. Jugada polémica El primer tiempo transitaba sin apenas alteraciones hasta que llegó la jugada polémica del partido. Josema entró con fuerza, pero le quitó la pelota al extremo hispalense. Tras alguna duda, el árbitro señaló falta en la línea de tres cuartos. Y a raíz de esa acción vino el primer gol. El Sevilla sacó en corto, Suso puso un gran balón al corazón del área y En Nesyri se elevó con maestría, enganchó un cabezazo, Edgar Badia rozó el esférico, pero no pudo impedir que la pelota se colase en el fondo de la portería (1-0). Al descanso se llegó con un resultado totalmente injusto para los merecimientos de ambos equipos. Ese gol cambió la dinámica del encuentro. Al Elche ya no le valía solo con defender y esperar alguna contra. Eso provocó que el segundo tiempo fuera más dinámico y con más alternativas.

Los andaluces salieron con fuerza para intentar sentenciar. Y lo pudieron hacer. Per ahí estaba Edgar Badia para sostener a los franjiverdes. Primero sacó una buena mano a disparo de Óscar Rodríguez. Luego, En Nesyri remató de cabeza y el balón salió rozando el poste y el guardameta del Elche abortó un mano a mano con Rakitic. Fueron los peores momentos del conjunto ilicitano. El Elche intentaba llegar arriba, pero con más voluntad que acierto. Gudelj le quitó con la punta del pie un balón a Lucas Boyé cuando el argentino se quedaba solo en el área pequeña. El partido entró en un intercambio de golpes. En Nesyri volvió a rozar el gol con otro remate de cabeza y Raúl Guti, entrando desde segunda línea, tuvo un disparo desde la frontal que le salió centrado y lo detuvo Bono. Escribá intentó refrescar el equipo arriba dando entrada a Pere Milla y a Tete Morente, pero ninguno de los dos tuvo mucha participación. Poco después debutó Piatti, que entró por Fidel en el extremo izquierdo, y Mojica sustituyó a Josema para tratar de tener más llegada desde el lateral zurdo. El argentino tuvo un lanzamiento en la primera pelota que tocó. Le salió flojo.

El Elche fue un quiero y no puedo, aunque seguía estando metido en el partido y un gol le daba el premio del empate. Boyé tuvo un remate que detuvo Bono. La emoción y la tensión se palpaba en los últimos minutos. En el ocaso del partido, Lopetegui puso movilidad con el Papu Gómez, De Jong y Franco «El Mudo» Vázquez. En el bando ilicitano Víctor fue la última baza por un cansado Raúl Guti. Y en el 89 se acabaron todas las ilusiones franjiverdes. Oliver Torres metió un balón al área y Vázquez se sacó de la chistera un remate de tacón que sorprendió a Edgar Badia y ahí se acabó el encuentro. El 2-0 ya fue definitivo y los sevillistas respiraron ante la resignación de los franjiverdes. Once finales por delante El Elche dejó escapar la bola extra y una oportunidad de la que no disponían sus rivales por el descenso. Pero el conjunto de Fran Escribá ya ha superado el «Tourmalet» que tenía por delante frente al Barcelona, Real Madrid y Sevilla en dos ocasiones. Los ilicitanos siguen fuera de los puestos de descenso, con un punto de margen y ahora tienen por delante los últimos once partidos del campeonato, con muchos enfrentamientos ante rivales directos. Serán once finales por alcanzar la permanencia. La buena noticia, además de la situación clasificatoria, es que los franjiverdes han dado la talla y han puesto contra las cuerdas a los grandes. Las buenas sensaciones del equipo son el principal motivo que hace albergar ilusiones para lograr el objetivo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats