Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De astrónomo a portero en la Liga de las Estrellas

El guardameta del Elche Edgar Badia es el que más paradas lleva (91), con diferencia, esta temporada en Primera División - De joven soñaba con estudiar el cosmos; hoy es uno de los mejores de la categoría

El cancerbero franjiverde Edgar Badia, entrenando en el Díez Iborra.

El cancerbero franjiverde Edgar Badia, entrenando en el Díez Iborra. SONIA ARCOS / ECF

De admirar y estudiar las estrellas en el firmamento, a convertirse en una de ellas. El guardameta Edgar Badia es el portero que más paradas ha realizado en la presente temporada en Primera División. Y con diferencia. En total, el cancerbero catalán, nacido en Barcelona hace 29 años, ha detenido la pelota entre los tres palos de su portería en 91 ocasiones, según las estadísticas oficiales de LaLiga Santander.

El siguiente en esta lista es Pau Domenech, del Valencia, con 77 paradas. El atlético Oblack lleva 74 y Rui Silva (Granada) 72. A continuación aparecen otros como Pacheco (Alavés, 67) o Aitor Fernández (Levante, 66). Grandes porteros como Courtois (Real Madrid) o Ter Stegen (Barcelona) llevan 63 y 51 paradas, respectivamente. Y los que menos llevan son Joel Robles (Betis, 38) y Rubén Blanco (Celta, 34).

Badia bate récords. Y no es la primera vez. La pasada campaña ya fue el portero que más paradas realizó en Segunda División. Sus actuaciones fueron claves, de hecho, para el ascenso a Primera.

Realizar muchas paradas, lógicamente, no quiere decir matemáticamente que tu equipo tenga que ir arriba en la tabla. De hecho, el Elche es uno de los conjuntos que más goles ha recibido este curso, 42. Con más tantos en contra solo están Granada (46), Cádiz, Alavés y Huesca (44) y el Celta de Vigo (43). A los equipos de abajo suelen atacarles más y, por tanto, la estadística puede ser más abultada. Pero es que, además de ser el que más para de LaLiga, Edgar Badia ha realizado numerosas intervenciones de calidad, de esas que valen puntos.

La última, sin ir más lejos, el penalti que detuvo en la jornada del pasado domingo ante el Getafe. Corría el minuto 83 cuando el portero franjiverde adivinó las intenciones del lanzador y sacó una mano milagrosa pues el balón iba ajustado al palo. El Elche empataba a uno contra el equipo madrileño. Esa parada, cuanto menos, salvo el punto que sumaría después el equipo ilicitano. Tras el paradón, sus compañeros se «comían» a su guardameta en las felicitaciones. Él, como siempre, quitaba hierro a su acción y los ordenaba para defender el córner siguiente.

Y es que Edgar Badia, además de ser conocido en el club como «El Santo» por este tipo de actuaciones que valen puntos, también es popular por ser humilde y correcto. En cuanto al primer calificativo, en una entrevista publicada en este periódico, al ser preguntado por qué siente al ser «El Salvador» del equipo en numerosos partidos, Badia le quitaba hierro al hecho: «Es mi trabajo. Los porteros estamos para parar. Si el equipo no gana, que yo pare no sirve de nada».

«El portero educado»

Pero, también la corrección es una de sus virtudes. En algunos medios se le conoce como «El portero educado». Es fácil escucharle -más aún ahora, con los campos vacíos de público- pedir por favor o dar las gracias a compañeros y rivales. También sabe pedir perdón, cuando por ejemplo no se percata de la lesión de un rival y continúa una jugada. Los cronistas deportivos aseguran que Edgar Badia es «buena gente y un buen portero». Muchas veces lo han nombrado como candidato a la Selección. Y también hay quien asegura que «se escapa de lo habitual». Y no es para menos. Por todo lo ya dicho y por muchas cosas más.

El guardameta franjiverde es graduado en Administración y Dirección de Empresas. Actualmente cursa un máster y tiene su propia empresa, dedicada a la fabricación de guantes de portero. Asegura que prefiere ser el «empollón» de la clase al rebelde y en numerosas declaraciones se reconoce «muy inquieto, siempre quiero estar formándome». Le encanta la física y la astronomía. De niño quería dedicarse al estudio de las estrellas. Hoy, es una estrella que brilla con luz propia.

Futuro

Edgar Badia siempre ha dicho que quiere triunfar en el Elche, el equipo que le ha permitido jugar en Primera y al que él considera «un grande» del fútbol español. Y por ello se muestra totalmente concentrado en el objetivo: «Tras una semana intensa, con tres partidos fuera de casa, ahora tenemos dos semanas para prepararnos a tope para esta recta final. Con el aprendizaje y experiencia de lo que llevamos, ¡juntos, a por ello, equipos!», destaca en su cuenta de Twitter.

Ágil y rápido

Edgar Badia da la talla como portero de una de las mejores ligas del mundo. Pero no es de los más altos, ni mucho menos, podría ser considerado un guardameta bajito, con sus 1.80 metros de estatura. Realmente es el más bajito de la categoría. También uno de los menos pesados, con 70 kilos. Su complexión es fundamental para facilitar dos de sus virtudes más desarrolladas: agilidad y rapidez. Comparado, por ejemplo, con Oblak (1,88 metros, 87 kilos), Ter Stegen (1,87 y 85) o Courtois (1,99 y 96), Badia es de los pequeños de la clase, pero solo en estatura. En el resto de estadísticas supera a los porteros de los tres primeros equipos de la clasificación. Y no solo en paradas. También en eficiencia de pases, 954 frente a 667 del jugador atlético, 644 del culé o 798 del madridista. Lo mismo que en duelos ganados (14 ante 10 de Oblak o 7 de Ter Stegen), recuperaciones (267 frente a 201, 165 y 221) y despejes (26 contra 16, 15 y 15). Pequeño, sí, pero matón.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats