30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis: El Elche se pone en peligro

El conjunto de Escribá regresa un mes después a los puestos de descenso tras sumar solo 2 puntos de los últimos 15 - Recuperar la profundidad, el equilibrio y los duelos ante los rivales directos, clave en los ocho partidos que aún restan

El franjiverde Fidel, que no jugará en Pamplona, controla el balón ante la defensa de Ferreira. |

El franjiverde Fidel, que no jugará en Pamplona, controla el balón ante la defensa de Ferreira. | EFE

El Elche vuelve a meterse en la hoguera con una trascendental derrota ante el Huesca de Pacheta. El conjunto franjiverde perdió una ocasión inmejorable de poner tierra por medio hacia la salvación y en su lugar el panorama se oscurece y convierte en verdaderas finales los dos próximos encuentros ante Osasuna y Valladolid. Sin victorias el equipo se queda a merced de lo que hagan el resto de rivales y lo cierto es que el Elche lleva más de un mes sin ganar. El último triunfo se produjo ante el Sevilla en el partido que precisamente sacaba al conjunto de Escribá de los puestos de descenso. Dos empates y tres derrotas después, el Elche regresa a zona descenso a falta de ocho partidos. Lo positivo es que el conjunto franjiverde compite en todos los partidos, quedan lejos los tiempos de Almirón y el equipo tiene mucha credibilidad. Comienza el esprint final y tocará sudar mucho para salir de un pozo que te atrapa y del que solamente se abandona sumando de tres en tres.

Los errores condenan

El Elche cometió demasiados fallos en un partido vital

No era el día para fallar ante un Huesca muy motivado que castigó todos los errores de su rival. Demasiado previsible se mostró el conjunto franjiverde. Hizo lo más difícil tras empatar un minuto después en un inicio loco y fue incapaz de hacer daño con un juego sin profundidad y sin pegada pese a que la segunda parte el Elche tuvo la posesión. Es uno de los partidos que te pueden condenar porque además el Huesca se queda con el «gol-average» y en una liga tan apretada es oro en estos momentos. Escribá tenía estudiado a su rival y metió a Barragán en vez de Palacios en busca de hacer daño con sus centros y así fue cómo llegó el tempranero gol del Elche, un gran pase lateral aunque al final se convirtió en un gol en propia meta del Huesca. Esa era la idea del técnico con la entrada del defensa en el once inicial. Ya no volvió a inquietar el Elche prácticamente en todo el partido salvo en dos ocasiones de Mojica y Boyé.

Un mes sin ganar

Tres derrotas y dos empates, un balance preocupante

Aunque las sensaciones sobre el césped sean otras, el Elche necesita una victoria como el oxígeno para ver la luz ahora que está en zona de descenso. Mientras ha permanecido a salvo, los empates y las derrotas de los muchos rivales directos le valían para mantenerse fuera del fuego, pero ahora necesitará más. El conjunto franjiverde no gana desde el 6 de marzo cuando derrotó a un Sevilla tocado moralmente tras su eliminación copera. Aquel triunfo le permitió abandonar la zona de descenso, pero no ha vuelto a sumar de tres de tres y ha quedado estancado. La tranquilidad la da el observar que Escribá ha inculcado al equipo un gen competitivo que le hace capaz de competir ante cualquier rival, la plantilla se entrega y realiza un buen fútbol, pero sigue faltando mucho gol para cerrar los partidos. Pere Milla ha salvado en varias ocasiones la papeleta con sus goles ante Getafe y Betis, pero se encuentra demasiado solo, Lucas Boyé lleva demasiado tiempo sin anotar y ahora Guido Carrillo vuelve a lesionarse. A la espera de las pruebas, es una ausencia muy importante para el Elche ahora que encara los últimos ocho partidos de la temporada. Fidel también se perderá el encuentro ante Osasuna por sanción.

Falta de profundidad

Fue uno de los males de la primera etapa y urge resolver el problema

Necesita el Elche volver a tener la profundidad que tuvo en los primeros partidos de Escribá para recomponer su versión más ofensiva. Fue el principal problema de la era de Almirón y el nuevo técnico lo resolvió con un nuevo esquema que ha funcionado muy bien hasta que el Huesca dejó sin argumentos a un Elche sin equilibrio y muy previsible.

La presión

Volver a caer en descenso exige fuerza mental para salir

Nada como la fuerza y la tranquilidad que te da el estar fuera de las posiciones de descenso. Es lo que ha tenido el Elche en los últimos partidos en los que a pesar de no ganar siempre ha prevalecido la tranquilidad en la plantilla. Ahora la situación es otra. Se necesita ganar por obligación después de muchas semanas y además con el nerviosismo que puede generar el ver que cada vez quedan menos jornadas. Los duelos directos marcarán el futuro de la entidad. La igualdad es máxima en la parte de abajo y puede caer cualquiera. De momento, el Elche se queda a un punto de la salvación más el average» a falta de ocho partidos.

Apercibidos

Cinco jugadores están amenazados de sanción

El Elche camina sobre el alambre en la recta final. Cinco jugadores se encuentran apercibidos de sanción: Pere Milla, Rigoni, Josema, Diego González y Gonzalo Verdú. El que vea una nueva tarjeta el próximo domingo ante el Osasuna se perderá el directísimo duelo directo ante el Valladolid. La defensa es la posición más amenazada.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats