30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«La presencia de la afición sería un plus extra para conseguir la permanencia»

El Elche y sus seguidores reciben con ilusión la posibilidad de que pueda haber público en los estadios en las cuatro últimas jornadas - Apoyarían en los partidos frente al Alavés y el Athletic

El último partido con público en el Martínez Valero fue el 1 de marzo de 2020, contra el Numancia.

El último partido con público en el Martínez Valero fue el 1 de marzo de 2020, contra el Numancia.

La noticia de la posibilidad de que pueda acudir público a los estadios de Primera y Segunda División a partir del 9 de mayo, una vez que se levante el Estado de Alarma, ha sido recibida con una enorme ilusión y agrado, tanto por el club ilicitano y, sobre todo, por sus aficionados.

LaLiga está trabajando con el Consejo Superior de Deportes (CSD) y con el Ministerio de Sanidad la fórmula para que pueda haber, al menos, un acceso restringido de aficionados, que en el caso de la Primera División sería en las cuatro últimas jornadas. En el caso del Elche podría tener el apoyo de sus seguidores en el Martínez Valero en dos partidos que se presentan trascendentales, como son los que el conjunto de Fran Escribá tiene que disputar el martes 11 de mayo (20 horas) contra el Alavés, un rival directo en la lucha por la permanencia; y el Athletic Club de Bilbao, en la última jornada, que puede ser decisiva.

LAS MEDIDAS

ACCESO RESTRINGIDO

Un 25% del aforo y un máximo de 5.000

En caso de salir adelante la medida, solo permitiría un 25% de la capacidad de los estadios, con un máximo de 5.000 espectadores y sin aficionados visitantes.


CONTROL DE ACCESO

Entradas nominales y una hora exacta para entrar

Los aficionados entrarían a la misma hora, de forma escalonada y con 30-40 segundo para pasar los tornos.


PROHIBICIÓN

Gradas de animación, comer, fumar y levantarse

El publico deberá estar sentado en su sitio y sin comer fumar y levantarse.

Las condiciones que se están barajando es que haya un 25% de la capacidad de las gradas y no superar una cantidad de 5.000 espectadores. Además, las localidades serían nominales, no se permitiría la asistencia de seguidores visitantes, se fijaría una hora exacta de acceso a los recintos deportivos escalonada y estarían prohibidas las gradas de animación, levantarse de los asientos, comer y fumar.

Club y peñas respaldan la idea

Tanto el presidente del Elche, Joaquín Buitrago, como el presidente de la Federación de Peñas, Tomás Domenes apoyan la iniciativa y esperan que se pueda hacer realidad, porque significaría «un apoyo extra para el equipo en la lucha por la permanencia».

Buitrago reconoce que «es una opción factible conforme está mejorando la pandemia y más conforme está en la situación en la Comunidad Valenciana. Pero es una decisión política. LaLiga quiere, pero es el Consejo Superior de Deportes quien lo debe autorizar y la decisión debe ser global. Viendo como está el número de casos en unas comunidades y en otras no creo que autorice en la Comunidad Valenciana y no lo hagan en el País Vasco, Cataluña, Madrid o Navarra. Ojalá se pueda llevar a cabo, porque estamos deseosos de poder contar con nuestra afición en el Martínez Valero. Y más en la fase decisiva de la Liga en la que nos encontramos. Sería un punto de apoyo extra para conseguir el objetivo».

El presidente de la entidad franjiverde indica que «aunque solo pueda ser un número reducido, solo el hecho de oír animación sería un extra de motivación para nuestros jugadores, porque ahora los campos son muy fríos por la ausencia de seguidores».

Por su parte, el presidente de la Federación de Peñas, Tomás Domenes, asegura que «le vendría muy bien al equipo y le favorecería ahora que llegan los partidos decisivos. Sería un plus para apoyar a la hora de sumar puntos importantes. Además, en caso de fructificar, el primer partido sería contra el Alavés, que hay que ganarlo, porque, si sumamos esos tres puntos, ahí puede estar la permanencia».

Los socios tendrían preferencia

A pesar de que todavía hay que esperar acontecimientos, lo que tienen claro desde el club y la Federación de Peñas es que los socios que decidieron comprar su carné en la polémica campaña que lanzó el club tendrían preferencia a la hora de adquirir esas posibles 5.000 entradas que se barajan como tope máximo. El anillo inferior del Martínez Valero tiene capacidad para 20.000 espectadores, por lo que no habría problemas para sentar ese número reducido de aficionados guardando las distancias de seguridad.

El Elche ha vendido alrededor de un millar de carnés de socios. Los adultos de más de 20 años pagaron 80 euros y de ahí tenían derecho a 15 de descuento en las localidades de tres partidos para cuando pudiera acudir público. El carné joven, de 7 a 20 años, valía 50 y tenía ocho de descuento y el baby, de o a 6 años, costaba 5 euros, con 5 de descuento en las entradas.

La opción que se baraja es que esos socios que decidieron apoyar al club en un momento difícil tengan preferencia, al igual que los palcos vips. El resto, hasta cinco mil, se baraja la opción en función de la antigüedad como abonado.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats