Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis: La batalla continúa, el Elche está vivo

Los franjiverdes se han situado penúltimos, pero están a solo un punto de la permanencia - La Liga está siendo una montaña rusa con numerosos vaivenes por arriba y por abajo y un resultado lo cambia todo

Escribá dando instrucciones a Raúl Guti, durante el partido del sábado frente al Atlético. |

Escribá dando instrucciones a Raúl Guti, durante el partido del sábado frente al Atlético. | MATÍAS SEGARRA

La temporada 2020-2021 se está convirtiendo en la más igualada de la historia, tanto en la lucha por el título como por la permanencia. Nunca antes se había visto a cuatro equipos pugnando por ser campeón a falta de cuatro jornadas y en pocas ocasiones se había producido una igualdad tan enorme por evitar el descenso.

La Liga está siendo una montaña rusa con vaivenes constantes en la que las alegrías y las penas cambian de equipo cada jornada. El Atlético de Madrid parecía que iba a ser campeón de calle hace unos meses, hace dos semanas era el Barcelona el que lo tenía en su mano y con el gatillazo de los azulgranas ante el Granada (1-2), los colchoneros sigue líderes. Incluso el Real Madrid y hasta el Sevilla sueñan con alcanzar el título. Si la próxima jornada empatan azulgranas y rojiblancos, madridistas y sevillistas dependerán de sí mismos para ser campeones.

Pero si la lucha por arriba está apretada, más todavía está por abajo. El Eibar, que parecía desahuciado, con su triunfo (3-0) del pasado contra el Alavés se ha situado con 26 puntos y vuelve a soñar.

Los vitorianos, que parecían que lo tenían encaminado tras la reacción con la llegada de Javi Calleja al banquillo, dieron el petardazo en Ipurúa, se han quedado con 31 puntos y vuelven a complicarse.

El Huesca reaccionó y en las últimas jornadas el efecto Pacheta se había diluido, con tres derrotas consecutivas. Sin embargo, cuando parecían condenados al descenso, han vuelto a tenerlo en su mano con la victoria contra la Real Sociedad (1-0), que le ha llevado hasta los 30 puntos. Los oscenses salieron del descenso el sábado y ayer volvieron a entrar tras el empate (1-1) del Valladolid con el Betis, que les deja con 31 puntos.

El Elche es ahora penúltimo, con 30 puntos, y parece que está hundido, pero está a solo un punto de los puestos de permanencia.

CAPACIDAD DE REACCIÓN

Los ilicitanos son un equipo que sabe sobreponerse a los golpes

Con una competición tan igualada, varios jugadores del Elche han señalado que el equipo que mejor sepa reaccionar y sobreponerse a los golpes será el que, finalmente, logrará su objetivo. Y en ese sentido, el conjunto ilicitano los ha recibido de todas las clases esta temporada. Ha pasado de verse descendido a salir del hoyo y, ahora, a volver a entrar.

La derrota del pasado sábado frente al Atlético de Madrid fue muy dura, no por el resultado final, que era algo que entraba dentro de la lógica. Fue más por la forma como se produjo, con ese fallo del penalti de Fidel en el minuto 90, que pudo suponer un punto de oro.

Sin embargo, hace poco más de una semana, el Elche también recibió un fuerte puñetazo, con los dos puntos que dejó escapar en los últimos minutos en un partido crucial frente al Valladolid, que lo dejó casi en la lona, y fue capaz de levantarse y vencer al Levante.

Ahora, viendo la clasificación, puede parecer que los franjiverdes están moribundos, pero la batalla continúa, la guerra no ha terminado y continúan estando muy vivos, con todavía 12 puntos por disputar, que pueden todavía dar muchas vueltas a la clasificación.

IGUALDAD MÁXIMA

Todo apunta a decidirse en la última jornada

Saber templar los nervios y la presión y no venirse abajo por muy difícil que parezca la situación va a ser clave porque un resultado puede resultar determinante. Todo a punta que, a excepción del Eibar, que puede caer antes, las otras dos plazas de descenso se van a dilucidar en la última jornada.

El Elche visita este próximo viernes (21 horas) a la Real Sociedad, en una salida muy complicada, máxime después de la derrota donostiarra del sábado en Huesca. Pero el conjunto de Fran Escribá tiene mucho más que ganar que perder. Incluso con una derrota, que también entraría dentro de lo normal, el cuadro ilicitano seguiría con vida. En la próxima jornada, el Alavés recibe al Levante y ganando se alejaría a cuatro puntos, pero el martes 11 de mayo (20 horas) visita el Martínez Valero y un triunfo del Elche lo volvería a dejar a un punto. El Valladolid juegan en Mestalla ante un Valencia, que no puede permitirse muchas concesiones,. El Huesca se desplaza a Cádiz y aunque puntúe seguiría estando al acecho, con un difícil calendario por delante.

Por tanto, el Elche deberá saber controlar el carrusel de emociones que pueden venir por delante, no bajar los brazos y ser consciente de que si saca adelante el duelo directo frente al Alavés, en los dos últimos partidos ante el Cádiz y el Athletic Club de Bilbao tendrá una buena oportunidad de terminar de sumarlos puntos necesarios para obtener la permanencia.

ENFRENTAMIENTOS DIRECTOS

Los golaverajes particulares y hasta el general pueden decidir los puestos de descenso

Con una competición tan igualada podría llegar el caso de que los puestos descenso se podrían decidir por los golavarajes particulares de los enfrentamientos directos, incluso del general, con la diferencia de goles a favor y en contra.

Los franjiverdes se lo tienen ganado al Eibar que es, a prior, el que menos cuenta, porque podría quedar condenado la próxima jornada si pierde en Getafe. Con el Valladolid tiene igualado el particular, tras el 2-2 de Zorrilla y el 1-1 del Martínez Valero, y con el Alavés resta todavía enfrentarse a ellos, pero en Mendizorroza vencieron los ilicitanos 0-2, por lo que lo pueden tener claramente a favor. Con el único que lo tienen perdido es con el Huesca, después del 0-0 del Martínez Valero y el 3-1 de El Alcoraz.

El problema para el equipo de Fran Escribá es el cómputo general de goles a favor y en contra con el Valladolid, con -14 para los pucelanos y -21 para los ilicitanos. El conjunto de Sergio González podría ser el gran rival por la permanencia y ese dato perjudica mucho.

De todas formas, ahora más que nunca, hay que dejar las calculadoras a un lado y centrarse en partido a partido porque, como se está comprobando cada jornada, un resultado puede cambiar todo y hacer trizas cualquier tipo de cuenta. Los que está claro es que la batalla continúa y el Elche sigue estando muy vivo y con muchas opciones reales de salvarse.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats