Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maldito penalti (0-1)

Fidel falla una pena máxima en el minuto 90 y deja al Elche sin un punto, que valía oro en su lucha por la permanencia - El Atlético pasa por encima de los ilicitanos en la primera parte, pero está a punto de pagar su conformismo en la segunda

34

Las imágenes del Elche CF - Atlético de Madrid Matías Segarra

Pocas veces el fallo de un penalti ha dolido tanto. El Elche tuvo la oportunidad de sumar frente al líder Atlético de Madrid un punto que valía su peso en oro en su objetivo de alcanzar la permanencia y que hubiera puesto la lucha por el título patas arriba. Pero Fidel, en el minuto 90, estrelló el balón en el poste. Un error que significó una auténtica puñalada en el corazón de los aficionados franjiverdes y de los del Barcelona, Real Madrid y Sevilla, aunque eso es lo de menos. 

La jugada de la pena máxima llegó precedida de una falta inexistente y el empate del conjunto ilicitano hubiera sido catalogado como injusto, porque los colchoneros fueron superiores en la mayor parte del encuentro, principalmente en el primer tiempo, en el que pasaron por encima al Elche; pero la meritocracia en el fútbol, muchas veces, queda en un segundo plano y lo que valen son los resultados. Por eso da más rabia y deja una sensación de pena mayor el error de Fidel. 

No obstante, los penaltis los fallan quienes los tira y el jugador onubense tuvo las agallas para ejecutar en lanzamiento en un momento de inmensa presión. 

Además, el extremo franjiverde había hecho pleno en los dos penaltis que había lanzado con anterioridad, por lo que, para nada, se le puede condenar. 

El golpe ha sido duro, pero restan todavía cuatro batallas por delante y el Elche, para nada, tiene la guerra perdida.

Inicio rojiblanco avasallador

El comienzo del conjunto de Simeone fue avasallador. A través de una presión alta e intercambios de movimientos constantes en ataque de Carrasco y Lema por la banda izquierda, de Correa y Luis Suárez en la punta del ataque y de Marcos Llorente y Trippier por la derecha, el Atlético desarboló por completo al conjunto ilicitano que era un juguete en manos de los madrileños. 

Guido Carrillo no arriesgo, como estaba previsto y no entró en la convocatoria. Escribá realizó dos cambios con respecto al encuentro anterior frente al Levante. Pere Milla regresó tras cumplir sanción y fue el acompañante de Boyé en ataque, mientras que Josema sustituyó al lesionado Mojica en el lateral izquierdo. La sorpresa fue la ausencia en el once inicial de Gonzalo Verdú, a pesar de volver después de perderse el partido del Levante por acumulación de tarjetas. El técnico franjiverde optó por mantener a Dani Calvo y Diego Rodríguez en el centro de la zaga y a Helibelton Palacios en el lateral derecho. 

A pesar de intentar mantener la esencia de equipo ordenado y bien parapetado atrás, los futbolistas del Elche corrían con pollos sin cabeza detrás de los del Atlético, que tuvieron una puesta en escena espectacular, con ritmo, rápida circulación de balón, des borde por las bandas y un Kondogbia imperial en el centro del campo.

El cuadro ilicitano trataba de achicar agua como podía, pero las ocasiones de gol en la portería de Gazzaniga, que tampoco estuvo tan seguro como en sus tres partidos anteriores, se sucedían. 

Un taconazo de Correa a Luis Suárez lo remató el uruguayo rozando el poste. El exjugador del Barcelona abrió la lata tras un pase de Savic al espacio y un centro de Trippier. La acción fue anulada por fuera de juego, tras consultar con el VAR. Kondogbia, Llorente y Lemar lo intentaron desde lejos. Era un acoso y derribo hasta que en el minuto 23, Carrasco se fue de Helibelton Palacios en la línea de fondo y metió un pase atrás que Llorente, con la fortuna de que el balón tocón en Josema y desvió la trayectoria, inaugurando el marcador. 

Estaba claro que el equipo de Simeone no estaba dispuesto a perder la Liga después del gatillazo del pasado miércoles del Barcelona frente al Granada (1-2).

Escribá se desgallitaba en el banda intentando encontrar soluciones. Incluso cambió de bandas a Fidel y a Tete Morente. 

El Atlético bajó un poco su velocidad con el 0-1. Pero, aún así, seguía dominando y controlando el partido a placer. En la recta final del primer tiempo, Kondogbia tuvo una nueva oportunidad y cuando el primer tiempo llegaba a su fin el árbitro señaló penalti por manos de Diego González tras un disparo de Correa. El catalán Melero López fue corregido, por segunda vez, por el VAR y la jugada quedó anulada. Al descanso se llegó con 0-1, y gracias porque la diferencia pudo haber sido mucho mayor. 

Escribá sabía que tenía que hacer algo porque el sofocón era de época. El propio entrenador del Elche reconoció que había sido el peor primer tiempo desde que llegó, por méritos del Atlético y por deméritos de su equipo. 

Quitó a Tete Morente, mantuvo a Fidel en la derecha y puso a Piatti en la izquierda. También relevó a Helibelton Palacios, que había sido claramente superado por Carrasco en la primera parte, y dio entrada a Barragán. 

En el segundo periodo, las dinámica cambió. El equipo rojiblanco se volvió conformista con la ventaja en el marcador y su intensidad y dominio ya no era el mismo, aunque tenía el choque controlado. 

Simeone, incomprensiblemente, realizó cambios eminentemente defensivos. Quitó a sus tres delanteros: Lemar, Correa y Luis Suárez y puso a tres centrocampistas: Joao Félix, Koke y Saúl. Quizás su intención era controlar el centro del campo para intentar matar el encuentro en alguna contra. .

Cambios valientes de Escribá

Los minutos pasaban y nada pasaba. Escribá fue valiente y, al revés que su homólogo, realizó tres sustituciones con clara vocación ofensiva. Puso a Nino, Víctor y Josan por Pere Milla, Marcone y Josema. Pasó a jugar con tres defensas, con Raúl Guti como único pivote, algo que no había hecho y de lo que debería tomar nota para próximos partidos porque Marcone no termina de cumplir, y le dio más movilidad al balón y, por ende, al ataque. 

Los franjiverdes le ganaron, incluso, la posesión, a los rojiblancos. Aún así, el encuentro parecía que no corría peligro para el Atlético. En el minuto 84, Joao Félix y Saúl se hicieron un lío y no sentenciaron el choque. 

Y los últimos instantes fueron una locura. El Elche, que no había disparado a la portería de Oblak en todo el partido y el único peligro lo había creado en lanzamientos de faltas y saques de esquina, tuvo dos jugadas para cambiar el resultado. Primero Barragán con un remate en el área pequeña tras un pase de Víctor de cabeza. Y con el tiempo casi cumplido, el árbitro señaló una falta en el lateral del área grande a favor de los ilicitanos por manos de Trippier que no eran. Víctor metió el balón al punto de penalti buscando a Lucas Boyé, Marcos Llorente, autor del gol y uno de los más destacados de los colchoneros, lo desvió con la mano y el colegiado señaló penalti. 

Todo estaba de cara para que el Elche empatase, pusiera la lucha por el título patas arribas, castigara el conformismo de Simeone, pero, sobre todo, para sumar un punto que valía oro en la lucha por la permanencia. Fidel, que había marcado las dos penas máximas que había tenido esta temporada y tenía una gran efectividad de la pasada, hizo su amague habitual para intentar engañar a Oblak y mandó el balón al poste. El portero del Atlético se adelantó, pero, como no tocó la pelota, la normativa no obliga a repetirlo. Simeone lo celebró como si ya hubiera ganado la Liga y los jugadores y toda la parroquia franjiverde sintió una decepción enorme. El empate hubiera sido injusto, pero en el fútbol, a veces se dan circunstancias que hay que aprovechar. Fue una pena.

FICHA TÉCNICA:

ELCHE: Gazzaniga, Helibelton Palacios (Barragán, m. 46), Dani Calvo, Diego González, Josema (Josan, m. 79), Iván Marcone (Víctor, m. 79), Raúl Guti, Tete Morente (Piatti, m. 46), Fidel, Pere Milla (Nino, m. 71) y Lucas Boyé.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak, Trippier, Savic, José María Giménez (Felipe, m. 81), Mario Hermoso, Kondogbia, Marcos Llorente, Lemar (Joao Felix, m. 57), Carrasco, Correa (Koke, m. 65) y Luis Suárez (Saúl, m. 81).

GOL: 0-1 m. 23, Marcos Llorente.

ÁRBITRO: Melero López, del colegio andaluz. Mostró tarjetas amarillas a Lemar (m. 35), Carrasco (m. 40), Pere Milla (m. 68), Lucas Boyé (m. 75) y a Barragán (m. 76).

ESTADIO: Martínez Valero. Sin público. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats