Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los rivales dan vida al Elche

La derrota del Huesca y el empate del Alavés deja a los franjiverdes con muchas opciones de salir del descenso si el martes ganan a los vitorianos - El Valladolid juega hoy en Mestalla con el Valencia, que no se puede permitir un tropiezo

Fran Escribá da instrucciones a la plantilla durante un entrenamiento en el Martínez Valero. | SONIA ARCOS/E.C.F.

Fran Escribá da instrucciones a la plantilla durante un entrenamiento en el Martínez Valero. | SONIA ARCOS/E.C.F.

El fútbol o para ser más exacto los fallos de los rivales directos están dando más vidas al Elche que a un gato. El conjunto ilicitano continúa muy vivo en su lucha por la permanencia y si el martes (20 horas) es capaz de vencer al Alavés, en una gran final por la salvación, el equipo de Fran Escribá tendrá muchas opciones de salir de los puestos de descenso.

Los negros nubarrones que el viernes por la noche amenazaban con despertar del sueño de la Primera División a toda la afición franjiverde se cambiaron ayer por rayos de luz y esperanza tras ver los resultados del Alavés y del Cádiz.

Los vitorianos no pasaron del empate (2-2) en Mendizorroza con el Levante. Se adelantaron en el marcador con un gol de Pere Pons. Pero antes del descanso, Morales le dio la vuelta al partido. Joselu, en el minuto 86, consiguió igualar el marcador. Un buen resultado para los intereses del Elche, que podía haber sido mejor con el resultado del descanso, pero también peor porque el propio Joselu tuvo varias oportunidades en la prolongación para decantar el partido del lado de los vascos.

Y la otra buena noticia llegó desde el Ramón de Carranza de Cádiz. En la Tacita de Plata, los gaditanos vencieron (2-1) al Huesca de Pacheta, en un choque con un final de primer tiempo trepidante. Marcos Mauro puso por delante a los andaluces, Rafa Mir empató y Galán, en propia puerta, condenó a los oscenses.

De esta forma y a falta de lo que ocurra en el encuentro que Valencia y Valladolid van a disputar en Mestalla, los franjiverdes siguen a un solo punto de los puestos de permanencia, que marcan los pucelanos; a dos del Alavés y empatado con el Huesca.

Por lo tanto, si el equipo de Pacheta gana el martes a los vitorianos, les adelantaría en la clasificación y, además, les superaría en el golaveraje particular, porque en Mendizorroza vencieron los ilicitanos 0-2, en los que ha sido hasta ahora la última victoria a domicilio, allá por el mes de octubre.

El Huesca tiene un partido complicado con el Athletic Club de Bilbao en El Alcoraz, mientras que el Valladolid, además de medirse hoy a un necesitado Valencia recibe el miércoles al Villarreal, que se está jugando una plaza en competición europea.

Un triunfo ante el Alavés dejaría al Elche con mucha posibilidades de abandonar la zona roja y afrontar los dos últimos encuentros de Liga, en Cádiz y ante el Athletic Club, en una posición que todo el mundo hubiera firmado al principio del campeonato y, más todavía, viendo como ha ido transcurriendo la temporada.

Sin duda alguna, los resultados favorables de ayer van a significar un golpe anímico muy importante en el vestuario franjiverde, que veía muy negro el futuro tras la derrota en San Sebastián y, ahora, las posibilidades de salvarse dependen mucho de ellos mismos.

Optimismo en el vestuario

Escribá reconocía tras el choque del Real Arena que se quedaban «prácticamente sin opciones de fallos» y aseguraba que «nos encantaría que perdieran los rivales directos, porque nos dejaría con alguna opción más». Pues ayer llegaron esas buenas noticias.

El técnico del Elche tiene claro que «debemos centrarnos en nosotros mismos y el martes tenemos una enorme final frente al Alavés», comentó tras el encuentro contra la Real Sociedad. Escribá aseguró que «tengo fe en la permanencia, el grupo sigue creyendo. Estamos pensando ya en la final del martes».

Por su parte, Pere Milla ya era optimista, incluso sin conocer los resultados de ayer del Alavés y el Huesca. «Queda mucho por delante, somos un equipazo y nos vamos a salvar. El equipo está más vivo que nunca y lo vamos a demostrar en las tres finales que nos quedan. El martes tenemos un partido importantísimos y lo vamos a sacar».

El Elche lo tiene en su mano, pero sabe que no se puede permitir más fallos y menos contra encuentro frente al Alavés.

Raúl Guti y Mojica serán bajas en la gran final contra el Alavés

El Elche tendrá dos bajas importantes para la gran final del martes frente al Alavés. Raúl Guti deberá cumplir un partido de sanción por la expulsión del pasado viernes contra la Real, mientras que Johan Mojica tiene, prácticamente, imposible recuperarse a tiempo de la rotura fibrilar en el cuádriceps que sufrió en el encuentro de hace tres jornadas frente al Levante. El centrocampista zaragozano y el lateral izquierdo colombiano hubieran estado, con toda seguridad, en el once inicial de haber estado disponibles. Escribá deberá buscar sustitutos. En principio, todo hace indicar que Josema, que no jugó en San Sebastián al estar con cuatro tarjetas amarillas, será quien ocupará el carril zurdo. Mientras que para el puesto de centrocampista se abren varias alternativas. Fidel se puede ubicar en esa posición. El sustituto natural de Guti sería Víctor Rodríguez. Pero el catalán apenas ha jugado ni con Almirón ni con Escribá. Otra posibilidad es un doble pivote de características defensivas, con Marcone y Mfulu. Por su parte, el Alavés también pierde un jugador importante como es el mediocentro Battaglia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats