Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las peores horas de Escribá

El entrenador del Elche ha pasado de ser idolatrado de forma casi unánime por la afición a recibir numerosas críticas por sus planteamientos y alineaciones en partidos claves, especialmente en el del martes frente al Alavés

Fran Escribá, el pasado martes.

Fran Escribá, el pasado martes.

Comenzó tenso debido a la importancia del partido y acabó hundido y abatido. Fran Escribá vivió el martes frente al Alavés su partido más duro y difícil en las dos etapas que ha estado al frente del Elche. El técnico valenciano era consciente de que falló en un día decisivo y no encontró las soluciones necesarias a lo largo del encuentro. Su charla con su ayudante David Generelo fue constante y denotaba preocupación, pero, al final, ni uno ni otro pudieron evitar una derrota que deja la permanencia del conjunto ilicitano a expensas de un milagro y del fallo de sus rivales.

Escribá admitió que era su momento más duro en la entidad franjiverde «porque la gente sabe lo que me duele este club».

6 PUNTOS Dos partidos para el desenlace final El conjunto ilicitano no está muerto y, aunque escasas, tiene opciones de seguir en Primera.

decoration

El anunció oficial del regreso del técnico valenciano fue un 14 de febrero y fue considerado por, prácticamente, la unanimidad de los aficionados como el gran regalo del Día de los Enamorados. El cariño de los seguidores franjiverdes por el entrenador no admitía dudas y si veían a alguien capaz de cambiar la situación y evitar el descenso del Elche no era otro que Fran Escribá.

Tres meses después, el entrenador del ascenso y de las dos permanencias en Primera ha pasado de ser idolatrado de forma casi unánime a recibir muchas críticas por sus planteamientos en el momento decisivo de la competición.

PARTIDOS CLAVES

De los rivales directos solo ha conseguido ganar al Eibar

Una de las ventajas que tenía el Elche de cara a la segunda vuelta de la competición era que en la primera con Almirón no había perdido con ninguno de los rivales directos en la lucha por la permanencia. Incluso había sido capaz de vencer en Eibar y contra el Alavés a domicilio. Escribá comenzó muy bien, con un triunfo fundamental ante el Eibar en su estreno en el banquillo. Sin embargo, el conjunto franjiverde ha mostrado su peor imagen frente a los equipos denominados de su Liga, como el Huesca, Osasuna y el martes ante el Alavés. En los tres, los entrenadores rivales: Pacheta, Arrasate y Calleja le ganaron claramente la partida.

Contra el único rival directo que el Elche ha logrado puntuar en la segunda vuelta ha sido con el Valladolid. Fue un empate y dejó escapar dos puntos en los últimos minutos, con cambios defensivos para salvaguardar la victoria. Fue un partido similar al de la primera vuelta con Almirón, que dejó escapar un 0-2 en Zorrilla. En aquel momento, le llovieron la críticas al entrenador argentino. En este caso, multitud de aficionados reconocieron que porque era Escribá y les había dado mucho, pero que si no lo hubieran «matado» a críticas.

Después de Huesca, Pamplona y el encuentro del Valladolid comenzó a producirse cierto distanciamiento de la afición con el técnico valenciano y ese cariño empezó a tener ciertas fricciones.

El triunfo ante el Levante, que permitía recuperar las posibilidades de permanencia, calmó un poco los ánimos, pero el partido del martes frente al Alavés desató el malestar y el aluvión de críticas, que empiezan a provocar enfrentamientos de amor-odio hacia Escribá. Su legado como uno de los entrenadores de más éxito en la historia del Elche todavía amortiguan su defensa.

SUPLENCIAS SORPRENDENTES

Cambio en la portería y jugadores que han dado un alto nivel en el banquillo

Fran Escribá es quien ve entrenar a diario a sus futbolistas a diario y no se va a tirar piedras sobre su propio tejado, pero pocos entienden algunas decisiones que ha tomado. La más discutida ha sido el cambio en la portería, prescindiendo de Edgar Badia, el jugador más destacado de la plantilla durante la temporada, y apostando por Gazzaniga. Es cierto que el guardameta argentino no ha cometido errores de bulto, pero tampoco se ha erigido como salvador del equipo en ningún partido. Algo que sí hizo en multitud de ocasiones el catalán.

3 DERROTAS CONSECUTIVAS La peor racha del curso Aunque el Elche estuvo 16 jornadas sin ganar, nunca había sufrido tres derrotas seguidas.

decoration

Otra de las decisiones que provocó malestar fue la de reservar futbolistas en el encuentro frente a Osasuna pensando en el de tres días después frente al Valladolid. Algo que tampoco agradó a las altas esferas del club.

Uno de ellos fue Gonzalo Verdú, que no jugó en Pamplona, pero el cartagenero también ha sido suplente en varios partidos posteriores, incluso en la gran final contra el Alavés, cuando ha sido el central más destacado de la temporada.

El distanciamiento que se está produciendo de Escribá con la afición tiene otros dos nombres propios: Víctor y Nino. Aún siendo conscientes de que ambos no están ya en su mejor época, se esperaba que tuvieran más minutos en determinados partidos saliendo desde el banquillo. Pero los dos han quedado relegados a minutos residuales, como ya sucedió con Almirón.

Tampoco se entiende que Barragán no fuera titular o, al menos, saliera en la segunda parte el martes viendo el nefasto encuentro que estaba realizando Helibelton Palacios. Más todavía cuando el juego del equipo apostaba por centros laterales al área.

Ese tipo de decisiones también ha provocado cierto malestar dentro de un vestuario cuya unión y buena armonía había sido la nota predominante y destacada.

BAJAS IMPORTANTES

Raúl Guti, Mojica y Carrillo se han perdido partidos decisivos

En defensa de Escribá hay que decir que no ha tenido suerte con las lesiones y con las bajas en encuentros determinantes. El martes no pudo contar con Raúl Guti, el jugador con más minutos de la temporada. Johan Mojica, otro de los habituales titulares tampoco estuvo frente al Alavés, mientras que Guido Carrillo se ha perdido buena parte de la Liga por diversas lesiones. Eso ha mermado el ya de por sí escaso nivel de la plantilla para Primera División. Quizás por ello, el técnico valenciano intentó justificar la derrota frente al Alavés diciendo: «Somos lo que somos». Pero viendo al resto de rivales, el potencial del Elche tampoco está tan lejos del que ofrecen Eibar, Huesca o Valladolid.

EL DESCENSO DEBE ESPERAR

La matemáticas todavía otorgan opciones de salvación

El fútbol, al igual que la vida, son momentos de ánimo y los resultados pueden cambiarlo todo. Escribá está viviendo sus peores momentos en el club ilicitano y está recibiendo numerosas críticas, pero la realidad es que el Elche todavía no está descendido. Quedan dos partidos por disputar y hasta que las matemáticas digan lo contrario el cuadro franjiverde sigue vivo. Por ello, si se produce la carambola, el equipo gana los dos partidos que quedan y se salva todo el actual aluvión de críticas hacia el técnico valenciano se volverán de nuevo en alabanzas y volverá a bajar del cielo, como la Mare de Deù en el Misteri, entre alabanzas y oropel.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats