Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pendientes de la pandemia

El Elche tiene lista desde junio su campaña de abonos pero debe esperar a conocer los aforos permitidos y si se exigirá el certificado de vacunación o la PCR para acceder al estadio - La situación contrasta con el estado de las gradas en la final de la Eurocopa en Londres

La pregunta es: ¿Por qué se celebró la salvación ante un 15% de aforo y fue del 75% en la Eurocopa?

La pregunta es: ¿Por qué se celebró la salvación ante un 15% de aforo y fue del 75% en la Eurocopa?

Cualquier aficionado se preguntará: ¿Por qué en Wembley hubo 67.000 espectadores sin mascarilla y el Elche aún no ha sacado su campaña de abonos al no tener claro el límite de aforo que tendrá su estadio?

En concreto, el campo de fútbol londinense se llenó en un 75% de su aforo. Y la incidencia en Londres era entonces superior a los 500 casos, mientras en Elche no llega a 200 y en la Comunidad Valenciana es inferior a 400. Entonces, ¿por qué los equipos de Primera División de la Comunidad Valenciana siguen sin saber qué porcentaje de público podrán acoger en sus campos?

La reunión de anteayer, entre el president de la Generalitat, Ximo Puig, y los presidentes del Elche, Valencia, Villarreal y Levante -también estuvo el del Valencia Basket-, sirvió de punto de partida pero no aclaró nada. Al menos, nada referente a cifras concretas trascendió. De hecho, el club ilicitano se limitó a remitir a los medios al gabinete de comunicación del Consell, cuyos responsables aseguraron que no se habló de números ni porcentajes, sino de conceptos y de la creación de un grupo de trabajo conjunto para tratar cómo será el regreso a los campos de fútbol.

El presidente del Elche, a la izquierda, en la reunión del miércoles con el president Ximo Puig. GENERALITAT VALENCIANA

Hoy, la Comunidad Valenciana atraviesa por una situación pandémica grave. El repunte de las infecciones ha llevado a la Generalitat ha anunciar nuevas medidas y restricciones. Pero los datos de la pandemia no eran mejores en otras sedes de la Eurocopa y se abrieron las puertas de sus estadios. Por ehemplo San Petersburgo y Bakí permitían el 50% de las butacas. Budapest iba más lejos, con el 100% en los partidos celebrados en Hungría, mientras y Dinamarca llegó hasta el 73,5%. Ámsterdam, Bucarest, Glasgow, Roma y Sevilla dieron cabida a entre el 25% y el 45% de la capacidad del estadio. Todo ello contrastaba con el primer partido con público en LaLiga para los franjiverdes, el último de la temporada, un Elche-Athletic (2-0) que solo podía acoger un 15% del aforo.

El club entiende que la inmunización es la clave; en Wembley todos entraron con riesgo mínimo de contagio

decoration

Eso fue el 22 de mayo. Un mes después, todos los augurios eran mucho mejores. De hecho, el Gobierno español anunciaba la derogación del decreto que obligaba a usar mascarilla en el exterior, lo cual incluía una importante novedad: la vuelta del público en los estadios deportivos, según explicaba la ministra de Sanidad. El aforo permitido dependería ahora de los gobiernos autonómicos. La Comunidad Valenciana reflejaba una incidencia, entonces, mínima, y el presidente del Elche, Joaquín Buitrago, destacaba en rueda de prensa que el club ya tenía lista su campaña de abonos. Quería llegar a los 20.000 socios. Era «optimista» el dirigente franjiverde: «la noticia mejora nuestras primeras expectativas, que eran del 50% y esperamos que si el aforo no es completo sea lo máximo posible. Esta nueva situación nos aclara en gran medida nuestra campaña de abonos», remarcaba el presidente. Pero Buitrago ya veía pegas: «Aún debemos ve los puntos y las comas que hay que poner…». El anuncio se realizó «de forma muy genérica y es necesario que se concrete si va a haber algún tipo de limitaciones. Si se distinguen los espectáculos sentados o de pie, si llevaremos a cabo algún tipo de protocolo anti-covid... y también deberemos atenernos a lo que digan las CC AA».

La pregunta es: ¿Por qué se celebró la salvación ante un 15% de aforo y fue del 75% en la Eurocopa?

Entonces, ¿qué ha pasado en 20 días desde que Buitrago interviniera? ¿Por qué el Elche aún no ha publicitado su campaña? Pues, básicamente, por dos cosas: primero, los índices de la pandemia han vuelto a subir exponencialmente y ya se habla de quinta oleada; segundo, ni LaLiga ni el Consell se han pronunciado en las medidas a adoptar. Parece lógica esta indefinición en un escenario como el actual. Siempre se ha dicho que la evolución de la pandemia marcaría el estado de las gradas en el arranque liguero. Ahora bien, ¿por qué Wembley sí y el Martínez Valero no?

El quid de la cuestión

La clave, según el Elche y la Generalitat, no está tanto en los datos de los contagios, sino más bien en los índices de vacunación. De hecho, los clubes acordaron ante el Consell colaborar en una campaña de fomento de la inmunización entre los jóvenes -grandes consumidores de fútbol- y de concienciación para luchar contra la pandemia. El club ilicitano aseguró ayer a este diario que el quid de la cuestión puede estar precisamente en las vacunas, pero no se quiso entrar a valorar si se pedirán certificados para poder acceder al campo. Será LaLiga -que ayer no contestó al respecto a preguntas de INFORMACIÓN- la que deba definir, junto a las autoridades gubernamentales y/o autonómicas, si aplica los controles que estableció, por ejemplo, la UEFA en la final de la Eurocopa.

PCR o inmunizados

Para ver el Inglaterra-Italia había que acreditar -los mayores de 11 años- que su riesgo de contagiar era mínimo. ¿Cómo? Bien con una PCR (la prueba debía realizarse en las 48 horas siguientes a la apertura de las puertas, es decir, tres horas antes del inicio del partido), bien con un certificado de vacunación completa: ambas dosis recibidas al menos 14 días antes. O con una prueba de inmunidad natural (por haber pasado la enfermedad).

El estadio de Wembley prácticamente se llenó. Los asistentes tuvieron que usar mascarilla en los espacios comunes y accesos, pero no en sus butacas. ¿Por qué no se hace lo mismo en España? El president de la Generalitat, Ximo Puig, certificó ayer que este asunto «estará sobre la mesa del grupo de trabajo creado con los clubes, aunque no es tan sencillo, ya que tiene sus complicaciones de carácter legal y hay que armonizar al máximo estas decisiones. Es una idea que ya se ha comenzado a usar en otros países europeos y como mínimo hay que explorarla».

Realmente, la inestabilidad legal en torno a las medidas adoptadas para controlar la pandemia puede ser el freno para que LaLiga, los clubes o la Generalitat establezcan como obligación estar inmunizado para poder acceder a los campos de fútbol.

En el Elche, ayer se aseguró que ante la actual situación de pandemia todavía es «muy pronto» para sacar conclusiones definitivas. «Aún no se puede trabajar con porcentajes de aforo; la campaña de abonos, como comentó el presidente Buitrago, está lista para activar de inmediato en cuanto se pueda; y la comisión de trabajo que anunció Puig ya está funcionando desde hoy -refiriéndose a ayer-», se expone desde el club franjiverde, donde se puntualiza: «Hay una predisposición total, tanto de los clubes como de la Generalitat, de encontrar la mejor solución posible, pero como siempre supeditada a la evolución de la pandemia». En definitiva, habrá que esperar para saber si habrá público y en qué condiciones.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats