Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Elche CF: Se busca «cerebro» de Primera

El director deportivo del Elche lo apuntó y partidos como el del sábado frente al Zaragoza evidenciaron que a este Elche le falta un salto de calidad en el centro del campo para mejorar y no sufrir tanto como la temporada pasada

Iván Marcone, durante el partido amistoso disputado este fin de semana contra el Zaragoza, en Pinatar Arena. | SONIA ARCOS/ECF

Iván Marcone, durante el partido amistoso disputado este fin de semana contra el Zaragoza, en Pinatar Arena. | SONIA ARCOS/ECF

Nico Rodríguez tenía uno de esos días que ya se ven poco en los clubes de fútbol de elite durante la presentación de Pedro Bigas. Bromeó sobre su forma de ser y mostrar la felicidad, reconoció que hay fichajes, como el de Darío Benedetto, que están por encima de su cargo, y confesó que el equipo busca un salto de calidad en el centro del campo.

Tras reforzar la defensa, con las bandas algo carentes de efectivos y con la atención mediática que siempre suele centrar el fichaje de los delanteros, en este Elche parecía haber quedado en un tercer plano la necesidad de incorporar, al menos, a un mediocentro de nivel. Suele pasar históricamente en el fútbol. Y hay clubes que lo acaban pagando. Descuidar la zona de creación (y destrucción) es un pecado tan habitual como, a final de temporada, mortal para los intereses de los equipos en sus objetivos.

Solo hubo que esperar al partido amistoso contra el Zaragoza para comprobar que los franjiverdes tienen carencias en este sentido. Los maños subieron notablemente el nivel de exigencia con respecto al Atromitos griego. Y a los hombres de Fran Escribá les costó dominar el juego. Además, cuando lo hicieron, en ciertas fases del duelo, no encontraron la profundidad necesaria para generar ocasiones de gol.

En Pinatar Arena se vio un Elche sin piernas ni cerebro. Lo primero, a estas alturas de verano, es normal, por la carga de trabajo en sesiones dobles casi a diario. Si toda la planificación física va en orden se debería arreglar con el paso del tiempo. Sin embargo, lo segundo, viendo la plantilla actual ilicitana, da la sensación que solo se soluciona con un fichaje.

Repasando la nómina actual de centrocampistas, el más destacado, Raúl Guti, aún no está disponible tras haber superado el covid-19 y haber empezado la pretemporada con semana y media de retraso con respecto a sus compañeros. Y, pese a que debe seguir creciendo y es un jugador que no se esconde, su perfil no es el de un organizador sino el del complemento ideal a un futbolista de ese perfil, al que servir como apoyo y que le permita tener más presencia con llegada al área rival que en campo propio haciendo labores creativas.

La duda de Marcone

El que sí ha empezado con el equipo y como titular en los dos primeros amistosos es Iván Marcone, que el curso pasado llegó como fichaje estrella y acabó relegado por Escribá al banquillo en los partidos decisivos por la permanencia.

Entre mayo y junio llegaron rumores de un posible retorno a Argentina o México, donde sigue teniendo buen cartel, pero de momento está en Elche. Ante el Zaragoza volvió a verse su versión más discreta, sin presencia en el juego ni peso en el equipo, en la línea del curso pasado.

Tanto el club como el cuerpo técnico entienden que, si Marcone se queda, debe ser capaz de dar un paso adelante esta campaña porque tiene la capacidad de hacerlo. No hay que olvidar que llegó a ser internacional absoluto con Argentina, no hace tanto tiempo. Y que, con 31 años, está en la edad ideal para sacar su mayor potencial en Europa. No se sabe bien si por superstición, tras la marcha de Cifu ha recogido su dorsal, el 23, que es el que portó en Boca Juniors y Cruz Azul.

Entre los jóvenes, César Moreno y Jony Álamo parecen vivir situaciones completamente adversas en este momento. César está contando con la confianza del entrenador valenciano en este inicio de pretemporada. El sábado disputó los 90 minutos, con un gran despliegue físico aunque poco acierto. En definitiva, su perfil tampoco parece el que más necesita el Elche para dar ese mencionado salto de calidad.

Unas características que Jony llegó a mostrar con Pacheta y Jorge Almirón en el banquillo. El canterano franjiverde demostró personalidad cuando se le requirió en cuatro partidos oficiales, tres de Segunda y uno de Primera, y algún amistoso, aunque desde que fuera titular contra el Valladolid en febrero no ha vuelto a gozar de minutos, ni siquiera en esta pretemporada, en la que ha sufrido una inoportuna lesión en el peor momento posible.

Estilo de juego

Pese a que los diferentes equipos que ha tenido Escribá en sus dos etapas en Elche no han brillado por su capacidad de dominar los partidos a través de la posesión, si los franjiverdes quieren dar ese paso adelante en este sentido deben buscar ese refuerzo del que hablaba su director deportivo en sala de prensa.

Desde Alberto Rivera, el «faro» del ascenso en 2013, la figura del organizador en el Elche no ha terminado de asentarse. En Primera tuvo que optar por otro tipo de mediocentros para ganar en seguridad defensiva, aunque Rubén Pérez, Mosquera, Adrián o incluso Fidel la temporada pasada (y quién sabe si está, si se le requiere) asumieron ese rol con cierto éxito.

Ahora, el mercado no ofrece grandes nombres para reforzar esa posición, por lo que el club tendrá que decidir si arriesga económicamente, si apuesta por alguien que llegue para revalorizarse o si, en su segundo en España, da galones a Marcone junto a Raúl Guti y los jóvenes y apuesta por otro perfil de futbolista para reforzar el centro del campo. El Elche debe acertar en la elección de su «cerebro» de Primera.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats