Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿El mayor reto de Fran Escribá?

El técnico valenciano afronta un nuevo desafío en su carrera, marcado por los éxitos cosechados en el Elche y por los problemas para fichar en verano - En Getafe, Villarreal y Celta no consiguió la continuidad que ha tenido como franjiverde

Fran Escribá observa a sus jugadores durante el último amistoso de pretemporada. | M.LORENZO

Fran Escribá observa a sus jugadores durante el último amistoso de pretemporada. | M.LORENZO

«Vaya día más malo ha salido hoy, ¿no?», bromeaba ayer Fran Escribá al poner rumbo al entrenamiento diario del Elche y ser consultado sobre la configuración de la plantilla a estas alturas de la temporada. El técnico valenciano mantiene la calma y la confianza en los días que quedan hasta el cierre de mercado, pero no esconde tampoco cierto punto de desesperación por no haber podido trabajar con una plantilla más extensa en verano.

Escribá afronta un proyecto desde el inicio de temporada por séptima vez en su carrera como primer entrenador. Los tres primeros, todos en el Elche, le salieron casi a la perfección. Los tres últimos, en Getafe, Villarreal y Celta, acabaron en destituciones. Con un asterisco, eso sí, en su primer año en tierras castellonenses, club al que llegó apenas seis días antes del primer partido oficial del curso y que completó.

ELCHE (2012/13)

Histórico ascenso a Primera en un año perfecto de inicio a fin

Era su primera experiencia como técnico jefe de un club profesional y no pudo salir mejor. El Elche fue líder desde la primera hasta la última jornada y ascendió a Primera tras un cuarto de siglo de ausencia. Su gestión de la plantilla fue perfecta y encontró un bloque de jugadores que le hizo ganarse un puesto en la historia.

ELCHE (2013/14)

Permanencia muy sufrida tras una gran segunda vuelta

El equipo no empieza bien e incluso Escribá llega a estar discutido. Sin embargo, su bagaje del año anterior le sirve para mantener la confianza del presidente José Sepulcre y responde con una gran segunda vuelta, sobre todo en el Martínez Valero. Los franjiverdes echan el cerrojo en casa y consiguen los puntos suficientes para seguir en Primera. En la penúltima jornada, frente al Barça, un 0-0 da la salvación matemática, con una semana de antelación. Escribá debuta en Primera, tras sus años como segundo de Quique Flores, y lo hace confirmándose como el líder de una entidad que empieza a acumular mucho ruido extradeportivo.

ELCHE (2014/15)

Un año de continua tensión con un premio no correspondido

La 2014/15 es un máster para Escribá. Empieza con ilusión, por la llegada de Víctor Orta a la dirección deportiva, con quien hace buenas migas desde el primer momento. Sin embargo, en verano ya se avecinan los problemas futuros, cuando el equipo no puede fichar ningún jugador a partir del 8 de agosto. El valenciano exprime una plantilla corta de efectivos y, en un tramo final con cambio en la Directiva y el runrún del descenso administrativo, mantiene al Elche en Primera sobre el terreno de juego. Luego llegaría el descenso en los despachos y su marcha del club.

GETAFE (2015/16)

El matrimonio con Ángel Torres dura hasta la jornada 32

Su buen hacer en Elche le vale el fichaje por el Getafe, club consolidado en Primera. Sin embargo, la experiencia acaba siendo totalmente adversa a lo vivido deportivamente en los tres cursos anteriores. No consigue sacar rendimiento a su plantilla y es destituido en la jornada 32, con los madrileños penúltimos, a dos puntos de la salvación. Bajaron.

VILLARREAL (2016 a 2017)

Llegada traumática y despido al inicio de su segunda temporada

Escribá ficha por el Villarreal en pleno mes de agosto, unos días antes del partido de ida de la ronda preliminar de Champions, por el fulminante despido de Marcelino. En esa situación completa un más que aceptable primer curso, sin haber hecho pretemporada, con la quinta plaza en Liga y los dieciseisavos de final en Europa League. Sin embargo, la confianza en él nunca parece total y se demuestra con su despido a las seis semanas de empezar su segundo año en El Madrigal.

CELTA (2019)

Salva al equipo, pero no le vale para ganarse la total confianza del club

El Celta llama a Escribá al verse a dos puntos del descenso en la jornada 26. El entrenador logra el objetivo de la permanencia, aunque manteniendo la misma plaza que ocupaba al llegar, la primera de salvación. Sigue en el cargo y, pese a los refuerzos, no consigue arrancar bien. Su presidente solo tiene paciencia hasta la jornada 12 y decide despedirle, con la sensación de no haber podido sacarle jugo a un muy buen equipo.

ELCHE (2021)

Hace aún más grande su figura con una permanencia heroica

El Elche va a la deriva tras un buen inicio y acumular 16 jornadas sin ganar. Bragarnik confía en la aureola y el trabajo de Escribá. Y el milagro de la permanencia se consuma, en un final de locos en el que los ilicitanos ganan a Cádiz y Athletic en las últimas jornadas y se aprovechan de los pinchazos del Huesca de Pacheta. El valenciano renueva y este curso afronta un nuevo reto en su carrera.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats