Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Bienvenidos a la Resistencia

El Elche sobrevive ante el Sevilla, rival de Champions League, y mantiene la buena línea mostrada en este inicio de temporada, sumando un punto entre adversidades

bienvenidos a la resistencia

Punto de Champions. Otra lustrosa imagen de un Elche que suma dos unidades en su casillero clasificatorio, pero que en cuanto a imagen debería ocupar una posición mucho más cómoda en la tabla. Ante el Sevilla se vio un equipo con dos caras. Cuando el físico dio, plantó batalla a todo un Sevilla. Y cuando el físico bajó, en lugar de hundirse, ofreció un destacado ejercicio de supervivencia.

Lo que en otro tiempo hubiese sido un tramo final con los jugadores colgados del larguero, continuas pérdidas de tiempo y acumulación de milagros bajo palos, esta vez mutó en un equipo ordenado, capaz de contener el empuje de un oponente que es top europeo y de aguantar el punto que había merecido tras un sobresaliente primer tiempo, solo sombreado por el gol del empate hispalense.

Ese ejercicio de resistencia permite seguir soñando con el nivel que puede alcanzar este Elche, cocinado a fuego lento durante el verano por Christian Bragarnik desde los despachos y por Fran Escribá sobre el césped. Son solo tres partidos, pero ante tres rivales de suficiente entidad como para no escatimar en elogios hacia el nivel mostrado y, especialmente ayer, hacia la fortaleza física y mental franjiverde.

El equipo Red Bull. La puesta en escena del Elche fue buena, una vez superada una primera fase de mucho agobio por parte de un Sevilla que, no hay que olvidarlo, llegaba al Martínez Valero con pleno de victorias en las dos primeras jornadas. Los ilicitanos son el primer equipo capaz de frenar a los hombres de Julen Lopetegui, que se permitió el lujo de dejar a sus seis fichajes en el banquillo.

Ese dominio se lo quitó el Elche a base de empuje y forzar córners. Y, poco a poco, igualó el choque, jugando de tú a tú a todo un Sevilla. Destacó, como ya se venía apuntando sobre todo con el sistema de dos carrileros, el juego por bandas. Todos los ataques franjiverdes llegaron por los costados, especialmente por la izquierda, con un inagotable Mojica. Este equipo tiene muchas alas. Ojalá le duren y, eso sí, pueda añadirle algún jugador desequilibrante más por dentro, que nunca está de más.

Centrales caídos. Hubo un momento en el que pareció que el equipo se iba a quedar sin los cuatro centrales, todos por lesión. El primero en caer fue Pedro Bigas, que ni siquiera entró en la convocatoria. Luego le llegó el turno a Gonzalo Verdú, a quien el ojo que todo lo ve (la cámara) captó indicando a un compañero en el banquillo que tenía algún problema muscular. El goleador Enzo Roco agotó la última ventana de sustituciones por otra cuestión similar. Al chileno se le ve tan contundente en este inicio de curso como algo corto de fondo físico, ya que ha tenido que ser sustituido en dos de los tres partidos. Le vendría bien no viajar a América, sin duda.

La alarma final saltó cuando Diego González también se fue al suelo, con 20 minutos por delante y sin posibilidad de hacer más cambios. A partir de ahí tocó resistir, como ya se ha apuntado. Digno de elogio el aguante del andaluz, que se mantuvo en pie como buenamente pudo ante el intento de acoso y derribo sevillista.

Lucas Boyé también cayó en la primera media hora y el equipo se vacía tanto en lo físico, algo dignísimo de alabar, que da la impresión de terminar sin un gramo de energía en el cuerpo. Habrá quien lo vea como un posible defecto, pero debería ser lo normal estando aún en agosto. Lo preocupante sería que esta misma catarata de jugadores caídos en guerra se diera en noviembre o en abril.

Un cumpleaños feliz. Los libros de historia dictan que el 28 de agosto de 1922, en una cueva ilicitana, se fundó lo que hoy conocemos como Elche Club de Fútbol. O sea, que ayer la entidad cumplió 99 años de vida. Lo hizo en Primera División y con una sonrisa, pero de manera casi clandestina porque en los últimos años se ha insistido en señalar la fecha de inscripción en la Federación (10 de enero de 1923) como la de fundación.

Más o menos como si el día de tu nacimiento es el que te bautizan o te inscriben en el Registro Civil. Una polémica algo absurda e ilógica, difícil de explicar. El caso es que en su 99 cumpleaños, aquellos pioneros del balompié que salieron de una cueva con la idea de «su» Elche pueden sentirse orgullosos por la actuación franjiverde contra el Sevilla, al compás de los valores de la entidad: esfuerzo, lucha, carácter, honor, entrega, compromiso y fuerza. Todo eso sirve para competir con los mejores. Sean ustedes bienvenidos a la Resistencia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats