Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRÓNICA

Kiko Casilla evita un mal mayor para el Elche

El portero del Elche salva a los franjiverdes ante el Levante, que tuvo más y mejores ocasiones - Lucas Pérez pone por delante a los ilicitanos, pero un error de Gonzalo Verdú propicia el empate granota - Los de Escribá realizan el partido más discreto de la temporada

La celebración del primer gol del Elche CF Matías Segarra

Todo depende de la manera que se quiera ver el vaso: medio lleno o medio vacío. Si vemos el lado positivo, el Elche sumó su sexto punto de la temporada en cinco partidos y acumula tres sin conocer la derrota. Pero si vemos el negativo, los franjiverdes desaprovecharon una buena oportunidad de lograr la segunda victoria consecutiva, que le hubiera permitido situarse en una zona privilegiada de la clasificación; y de poner tierra de por medio con los puestos de descenso.

Raúl Guti trata de llevarse el esférico ante Malsa, que se cruza para tratar de evitarlo, con Lucas Pérez y Postigo observando de cerca. | MATÍAS SEGARRA

El conjunto ilicitano tenía las importantes bajas de Pedro Bigas y, sobre todo, de Lucas Boyé. Y los granotas llegaron al Martínez Valero en una situación de necesidad y plagado de ausencias de futbolistas titulares como Campaña, Soldado, De frutos, Bardhi, Miramón o Melero.

Kiko Casilla evita un mal mayor

Si miramos el global del encuentro, el equipo de Paco López fue superior en la mayor parte del encuentro y tuvo más y mejores ocasiones de gol. Kiko Casilla fue el mejor jugador franjiverde y con varias grandes intervenciones evitó un mal mayor. El equipo de Escribá realizó su partido más discreto de los cinco que se llevan de la temporada, estuvo demasiado atascado en el juego ofensivo y apenas disparó a puerta.

Aún así, se encontró con un gol de Lucas Pérez, que se encuentra en estado de gracia y todo lo que toca lo convierte en oro, para ponerse por delante en el marcador a los 32 minutos en el primer o y casi único lanzamiento sobre la meta de Dani Cárdenas en todo el encuentro. Eso, a pesar de que el juego no terminaba de convencer, hizo albergar esperanzas de celebrar el segundo triunfo.

Jugada desafortunada

Pero en el inicio de la segunda parte, un error de Gonzalo Verdú abrió el camino del empate del Levante, que no mereció irse de vacío del coliseo ilicitano.

Escribá sigue confiando en el esquema de tres centrales y dos carrileros. Enzo Roco volvió al eje de la defensa junto a Verdú y Diego González ante la ausencia de Bigas. El técnico franjiverde mantuvo a Helibelton Palacios en el carril derecho, a pesar de que en los dos primeros partidos en casa había optado por un futbolistas de corte más ofensivo como Josan.

La sorpresa estuvo en el centro del campo. El preparador valenciano optó por un jugador de un perfil más vertical como Tete Morente para que hiciese diagonales y se situase en muchos momentos como mediapunta en lugar de Fidel, que no jugó ningún minuto. Algo que resultó un tanto extraño.

Con la ausencia de Boyé, Benedetto y Lucas Pérez formaron la dupla atacante.

El partido se prometía feliz cuando a los seis minutos Tete Morente se quedó solo ante Cárdenas tras un gran pase de Mojica. La jugada no tuvo consecuencias, aunque, posiblemente, si hubiera marcado, habría sido anulada por fuera de juego.

A partir de ahí, el Levante dominó, controló y creó más peligro. A base de una presión alta maniató la salida desde atrás del Elche. Además, con dos jugadores con mucha movilidad como Dani Gómez y, sobre todo, Morales, hizo mucho daño en el juego en largo a los espacios.

Ahí emergió la figura de Kiko Casilla como salvador de su equipo. Primero ante un remate de Morales y poco después ante un testarazo de Dani Gómez.

Pero el fútbol es, muchas veces, caprichoso, y en el minuto 32 un rebote con un despeje de cabeza de Tete Morente dejó con ventaja a Benedetto, el argentino recortó al llegar al área, en su segundo intentó el balón lo rechazó un defensa y Lucas Pérez, muy atento, de tiro cruzado, inauguró el marcador, con el que se llegó al descanso (1-0).

Todo estaba de cara. Pero en el comienzo de la segunda parte, el Levante salió a por la igualada. Dani Gómez remató mal de cabeza y cuando el Elche parecía que empezaba a ejercer el control llegó la jugada desgraciada del partido. En un saque de banda muy cerca del área visitante, incomprensiblemente, los franjiverdes sacaron hacia atrás, Mojica se entregó el balón a Diego González y éste, a su vez, a Gonzalo Verdú. Al cartagenero le robaron la cartera. Dani Gómez le quitó el esférico y fue a parar a Morales, que en esta ocasión no falló y marcó el empate.

Poco después, Morales, que fue una auténtica pesadilla, remató cruzado y Kiko Casilla, por tercera vez, evitó el gol.

En la última media de hora del encuentro, Escribá decidió que era el momento de hacer debutar a Pastore. El argentino se situó en la mediapunta -su posición preferida- por detrás de los dos delanteros. Pere Milla salió también por Benedetto para ayudar más en el repliegue.

Pastore dejó detalles de su calidad, pero todavía está muy lejos de su mejor forma. Estuvo a punto de provocar un penalti. Y entregó un buen balón a Raúl Guti, para que el zaragozano disparara de primeras rozando el poste.

La lesión de Morales y el cansancio de Dani Gómez, que también fue sustituido, rebajó el peligro visitante.

Guido Carrillo fue la última bala para el Elche para tratar de aprovechar los centros laterales. En el tiempo de prolongación tuvo uno Pere Milla y otro el propio Carrillo, pero no acertaron. Al final, un empate que deja un sabor un tanto agridulce.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats