Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRÓNICA

El Elche paga sus errores (4-1)

Dos pérdidas en el centro del campo y un fallo en la salida del balón de Roco permiten los goles del Villarreal y condenan a los ilicitanos - El árbitro no quiso expulsar a Pedraza con 1-1 y en la jugada siguiente llegó el 2-1 que marcó el partido

Yeremi Pino celebra el segundo gol del Villarreal, logrado después de la jugada polémica del partido, ante la desesperación de Fidel. |. E.P.

Los errores individuales, las pérdidas en el centro del campo y un árbitro debutante que no quiso expulsar a Pedraza en el minuto 37, con empate a uno en el marcador, condenaron al Elche en Villarreal. Los franjiverdes, a pesar de realizar un buen primer tiempo, en el que puso contra las cuerdas al submarino amarillo, cayó de forma contundente en un partido que se terminó con el tercer gol de los castellonenses. El 4-1 resultó un castigo excesivo para el conjunto ilicitano.

Si la pasada jornada fue Gonzalo Verdú contra el Levante, en esta ocasión le ocurrió a Enzo Roco, que incurrió en un fallo grosero al perder la pelota en una salida del balón y permitió el 2-1 del Villarreal, segundos después de la jugada polémica en la que el lateral izquierdo amarillo debió ver la segunda tarjeta.

Escribá y Emery pensaron en el duro calendario que tenían por delante con tres partidos en apenas una semana. El técnico franjiverde realizó hasta seis cambios con respecto al anterior encuentro frente al Levante. Como estaba previsto, Barragán ocupó el puesto del sancionado Gonzalo Verdú. El centro del campo fue totalmente nuevo, con Marcone, Gumbau y Fidel por Mascarell, Guti y Tete Morente. Josan entró como carrilero derecho en lugar de Helibelton Palacios para darle más profundidad en la banda diestra y Carrillo dejó a Benedetto en el banquillo y formó la dupla atacante junto a Lucas Pérez.

El Elche vio cómo el encuentro se le ponía cuesta arriba nada más arrancar. La primera pérdida en el centro del campo permitió una buena triangulación, al primer toque, entre Trigueros y Paco Alcácer, que terminó con el gol de Yeremy Pino (1-0 m. 4).

A pesar del duro golpe, los ilicitanos no se amilanaron. Buscaron la igualada y la encontraron en el minuto 19 tras un espectacular disparo de Mojica, que sorprendió a Sergio Asenjo en su primer palo. Incluso, los franjiverdes pudieron marcar el 1-2 en una contra bien llevada por Fidel, que Lucas Pérez remató alto en buena posición.

El Villarreal tenía y tocaba más el balón, pero no podía con el entramado defensivo que había planteado Escribá.

El Elche marchaba por el buen camino hasta que en el minuto 37 cambió el devenir del encuentro.

Pedraza, que llevaba cartulina amarilla, derribó duro por detrás a Josan. Falta, segunda tarjeta y expulsión. Pero al debutante Muñiz Ruiz le influyó el escenario y no quiso expulsarle, en una jugada que vio clara todo el mundo. Prueba de ello fue que Emery cambió a su lateral izquierdo en el descanso.

Entre las protestas de los jugadores franjiverdes y de Escribá, el conjunto ilicitano sacó la falta hacia atrás, Enzo Roco se hizo un lío a la hora de tocar el balón, Paco Alcácer le robó la cartera y tras combinar con Yeremy, la pelota terminó en Trigueros que marcó desde la frontal del área con un tiro ajustado al poste. Del empate y jugar con uno más, los franjiverdes vieron como el 2-1 subió al marcador.

Esa injusticia no exime a Roco de su grave error, que fue doble al no haber sacado la falta hacia adelante. Los nervios empezaron a aflorar en el Elche. Muestra de ello fue un despeje hacia su área de Guido Carrillo en una acción defensiva, en la prolongación del primer tiempo, con la que a punto estuvo Mandi de marcar el 3-1. La salvó Casilla. Con los franjiverdes desesperados por la acción polémica se llegó al descanso.

El Elche paga sus errores JoséAntonioGalvañ

Otra pérdida, 3-1 y sentencia

El equipo de Escribá no se repuso del duro golpe y en el minuto 59 se produjo la sentencia. Otro error en el centro del campo. Fidel y Marcone perdieron la pelota, Paco Alcácer, que no marcó, pero participó en los tres goles, metió el esférico al hueco, Danjuma ganó en velocidad a los centrales franjiverdes y, a pesar de que Kiko Casilla paró el primer disparo, el rechace le cayó al delantero del Villarreal, que marcó a placer.

Ahí acabó el encuentro. Escribá intentó revolucionar el juego y cambió por completo el centro del campo, algo que ya tenía pensado antes de recibir el tercero. Sacó a Mascarell, Raúl Guti y Pastore. El Elche tuvo más el balón y estuvo más contundente en el centro del campo, pero todo estaba decidido.

Mojica pudo meter a los franjiverdes en el partido si llega a acertar en un remate de cabeza tras un centro de Josan. La cabeza de los jugadores franjiverdes no estaba al cien por cien en el juego, a pesar de que lo intentaron hasta el final, con más voluntad que acierto.

Escribá también movió más piezas a la desesperada y puso a Benedetto por un Lucas Pérez muy desgastado. Incluso, en los últimos minutos sacó a Pere Milla por Barragán y pasó a jugar con defensa de cuatro y con un equipo totalmente ofensivo. Guido Carrillo y Pastore dispusieron de una doble ocasión, pero no era el día del Elche. Y en el tiempo de prolongación llegó la puntilla definitiva. Con el equipo ilicitano totalmente volcado en ataque, el Villarreal montó una contra y Alberto Moreno, que acababa de salir por Danjuma, aprovechó que la defensa franjiverde estaba desprotegida. Raúl Guti trató de provocar el fuera de juego, pero no lo consiguió y el sevillano se plantó solo ante Kiko Casilla e hizo el 4-1 definitivo y un castigo excesivo para el Elche.

Fran Escribá se mostró muy enfadado al final del encuentro. Dijo que a partir de la jugada de la no expulsión de Pedraza cambió todo y que ya hubo partido. Que el resultado no se ajusta a la realidad, porque esa acción resultó definitiva y que el árbitro no se atrevió a expulsar al lateral izquierdo del submarino amarillo.

El técnico franjiverde estaba mucho más enojado de lo que es habitual. Y en el fondo tenía razón. Pero eso no debe confundir con los errores que tuvo el Elche ayer en el estadio de La Cerámica. Pérdidas que no se pueden permitir y más en Primera División en las que los equipos te castigan. En el término medio está la virtud y el árbol no debe impedir ver el bosque y el equipo de Escribá hizo ayer demasiadas concesiones.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats