Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benedetto evita el desastre

Un gol del argentino permite al Elche rescatar un punto ante el Espanyol, que remontó en poco más de un minuto el gol inicial de Boyé. Los franjiverdes, con Pastore de titular, realizan una de las mejores primeras partes del campeonato

Benedetto celebra el empate a dos, que permitió al Elche rescatar un punto

Elche y Espanyol se repartieron los puntos (2-2) en un partido que fue una montaña rusa de sensaciones, emociones y bonito para los aficionados de ambos equipos, pero que dejó mucho que analizar para los entrenadores. Cualquiera pudo ganar, pero también perder y, al final, el empate se puede considerar como el resultado más justo.

Los franjiverdes realizaron una de las mejores primeras partes de la temporada. Fueron un equipo con personalidad, que quisieron y tuvieron el balón y que encontraron el premio con el gol de Lucas Boyé (1-0, m. 22).

Sin embargo, los ilicitanos estuvieron a punto de tirar todo al traste en poco más de un minuto. Tras la reanudación, los catalanes le dieron la vuelta al marcador, con los tantos de Morlanes (50) y de Raúl de Tomás (51), que aprovecharon dos desajustes defensivos del Elche. 

El conjunto perico dejó tocado a los franjiverdes y pudo sentenciar. Pero no lo hizo y Benedetto aprovechó un regalo en el minuto 83 para poner las tablas en el marcador. Incluso, Pere Milla tuvo el 3-2 en el 95, que evitó Diego López en una gran parada. 

De salida, la alineación de Escribá ya fue una clara declaración de intenciones. El preparador valenciano realizó hasta cinco cambios con respecto al anterior encuentro frente al Rayo. Apostó por un once inicial más reconocible con Pastore, por primera vez, en el equipo titular. El argentino jugó escorado en banda izquierda y tuvo la ayuda de Lucas Pérez, otra de las novedades, a la hora de defender su zona. Raúl Guti volvió como acompañante de Omar Mascarell en el centro del campo y el equipo lo notó. Fidel se desplazó a la derecha. El onubense se ha convertido en un auténtico comodín y cumple en cualquier parte del campo. Las otras dos variaciones estuvieron en los laterales, con Barragán y Mojica.

A pesar de que el Espanyol comenzó con ímpetu y disparó en varias ocasiones, se le acabó rápido la pólvora. El Elche se hizo con el dominio de la pelota y le eso permitió tener el control del juego. En el minuto 9 le fue anulado un gol por claro fuera de juego de Fidel. Y en el 22, Lucas Boyé, el más listo de la clase, le robó el balón por la espalda a David López y, desde la frontal del área grande, enganchó un potente disparo, que se coló ajustado al poste (1-0). 

Los franjiverdes trataban la pelota con sutileza y criterio, algo que siempre gusta al espectador. Este equipo sí que mola. Seguro que pensaron muchos aficionados del Elche desde las gradas.

Con la ventaja en el marcador, el conjunto ilicitano tuvo el partido donde quería y encima supo tener paciencia con la pelota para buscar la mejor opción. 

El cuadro catalán no podía frenar el dominio del esférico del cuadro ilicitano, que dejó atrás los pelotazos y apostó por rasear la pelota. Tan solo en la recta final del primer tiempo el Espanyol tuvo más presencia en el área de Kiko Casilla, pero sin crear peligro. Al descanso se llegó con la ventaja mínima, pero muy merecida de los franjiverdes.  

Giro radical

Sin embargo, tras la reanudación todo cambió por completo. Vicente Moreno, viendo la superioridad del Elche, realizó dos cambios en el tiempo de asueto. Sacó a Morlanes y a Nico Melamed y esas variaciones le dieron resultado. En el minuto 50, Morlanes, a quien estuvo a punto de fichar el club ilicitano el pasado verano, anotó el empate a uno con un disparo lejano desde la frontal del área que sorprendió a Kiko Casilla (1-1). El portero franjiverde llegó a tocar el esférico con la punta de los dedos. Al igual que sucedió el pasado domingo con el tanto de Nteka en Vallecas, faltó más presión para que el futbolistas espanyolista no disparara con tanta comodidad. Y hasta el portero del Elche pudo hacer algo más. Los viejos fantasmas y el debate de la portería volvían a aparecer. 

Y todo fue a peor poco más de un minuto después. Raúl de Tomás aprovechó un desajuste deefnsivo y un grave error Mojica. El delantero del Espanyol le ganó claramente la espalda al colombiano -también recordó al gol de Mario Hernández en Vallecas- y aprovechó un gran centro de Pedrosa para poner por delante a su equipo (1-2).

Los dos goles dejaron muy tocado al Elche. Fue entonces, en ese carrusel de sensaciones que ofreció el encuentro, cuando el Espanyol lo tuvo donde quería, incluso pudo ampliar la ventaja ante un conjunto franjiverde casi hundido. 

Escribá realizó tres cambios de golpe. Quitó a Mascarell, Lucas Pérez y Pastore y sacó a Gumbau, Benedetto y Tete Morente. A pesar de la voluntad, la dinámica no cambiaba. Tan solo Tete Morente era capaz de crear algo de peligro por la banda izquierda. 

Todo se veía muy negro y pocos daban un duro por los franjiverdes. Pero en el fútbol, al igual que sucedió con los dos goles espanyolistas en poco más de un minuto, puede cambiar un partido en un abrir y cerrar de ojos. En el minuto 83, un centro de Fidel lo despejó Cabrera de cabeza, con la mala suerte de que el balón rebotó en la espalda de Yangel Herrera y se le quedó en bandeja a Benedetto. El argentino no desaprovechó el regalo para establecer el empate (2-2).

Diego López impide el triunfo

Ahí volvieron a cambiar las sensaciones. El Elche se vio capaz de ganar un encuentro que tenía perdido. Y el Espanyol veía como podía perder un partido que había tenido en su mano. 

   Poco antes de la igualada, Escribá se la había jugado a la desesperada sacando a Pere Milla por Guti y a Helibelton Palacios por Barragán, para intentar tapar mejor la banda derecha. Gumbau y Fidel se quedaron como únicos centrocampistas. 

Espoleado por sus aficionados, los franjiverdes realizaron un último intento y la locura provocó que en la en la recta final, ambos equipos tuvieran oportunidades para decantar el encuentro de su lado. Primero Embarba, en un golpe franco que despejó Kiko Casilla. Y con el encuentro a punto de terminar, Pere Milla pudo convertirse, una vez más en héroe. Tuvo el 3-2 tras una gran jugada entre Fidel y Benedetto, que dejó el balón de tacón para que el catalán rematase, pero se encontró con una gran parada de Diego López. 

Al final, justo reparto de puntos. La derrota hubiera sido un castigo inmerecido para cualquiera y el empate deja, al menos, un pequeño botín que permite reflexionar y analizar los errores mejor. 

FICHA TÉCNICA:

ELCHE: Kiko Casilla, Barragán (Helibelton Palacios, m. 82), Gonzalo Verdú, Pedro Bigas, Mojica, Omar Mascarell (Gumbau, m. 63), Raúl Guti (Pere Milla, m. 82) , Fidel, Pastore (Tete Morente, m. 63), Lucas Pérez (Benedetto, m. 63) y Lucas Boyé.

ESPANYOL: Diego López, Óscar Gil (Fran Merida, m. 82), Sergi Gómez, Cabrera, Pedrosa, David López (Morlanes, m. 46), Darder (Yangel Herrera, m. 66), Melando (Aleix Vidal, m. 75), Embarba, Wu Lei (nico Melamed, m. 46) y Raúl de Tomas,

GOLES: 1-0 m. 22, Lucas Boyé. 1-1 m. 50, Morlanes. 1-2 m. 51, Raúl de Tomás. 2-2 m. 83, Benedetto.

ÁRBITRO: Figueroa Vázquez, del colegio andaluz. Mostró tarjetas amarillas a Gonzalo Verdú (m.33), Diego López (m. 73), Helibelton Palacios (m. 85) y a Pedro Bigas (m. 93)

ESTADIO: Martínez Valero, ante 13.449 espectadores

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats