Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

Escribá evita cruzarse con los jugadores y recoge sus cosas del estadio

El extécnico franjiverde acude por la mañana junto a sus ayudantes para hacerse con sus pertenencias personales

Escribá se despide del Elche tras casi diez meses como entrenador en su segunda etapa ANTONIO AMORÓS

Pese a que el entonces técnico del primer equipo del Elche, Fran Escribá, y algunos jugadores lo negaban, la relación entre el preparador valenciano y la plantilla llevaba tiempo sin ser buena. Prueba de ello ha sido la despedida -inexistente o vía mensaje de texto-, del que hasta el domingo fue el entrenador del equipo franjiverde de sus pupilos, como también el momento en el que tanto Escribá como su cuerpo técnico personal han recogido sus pertenencias personales del estadio Martínez Valero.

El preparador valenciano ha acudido esta mañana, sobre las 10.15 horas, a las instalaciones del club para entregar prendas y objetos que pertenecieran a la entidad franjiverde y recoger sus cosas personales. Poco antes han llegado David Generelo, su segundo entrenador, y Miguel Villagrasa, su preparador físico. A esas horas han evitado encontrarse con los jugadores, que estaban convocados para el entrenamiento a las 16.30 horas. Tampoco ha habido despedida con el máximo accionista del Elche, que se encontraba en Madrid o en el viaje de regreso. El otro técnico que llegó con el ya exentrenador franjiverde era el analista David Martínez, que recogió sus pertenencias en el día de ayer martes.

Escribá no quiso despedirse de la plantilla personalmente. Lo hizo mediante una carta que envió al capitán, Gonzalo Verdú, para que la leyera. Ayer tampoco quiso cruzarse con los que hasta el domingo fueron sus pupilos. Numerosos aficionados han señalado a los futbolistas como los culpables de la "decapitación" del técnico, como si ante el Betis quisieran provocar la destitución de Escribá. Algunos gestos de una y otra parte dan para pensar. Lo que sí es evidente es que la unidad que pregonaban no existía.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats